(Tiempo de lectura: 3 min)

Los socios de la Unión Europea firmaron un acuerdo que hará historia por lo inédito: conformarán un fondo de reactivación para contrarrestar la crisis económica generada por el coronavirus que estará compuesto por 750 mil millones de euros.

Además, se prevé un sostén financiero regional de más de un billón de euros que perdurará entre 2021 y 2027. 

La cumbre duró cinco días y finalizó casi en la madrugada del 21 de julio. Los 27 estados miembro de la Unión Europea votaron a favor de la decisión final.

El acuerdo estuvo a punto de fracasar cuando las negociaciones se vieron amenazadas por una posible retirada francesa y por el veto húngaro, además de la oposición de los Países Bajos y de Austria.

La firma se confirmó cuando estaba por amanecer en Bruselas. Fue cuando el presidente de la cumbre, Charles Michel, escribió en su cuenta de Twitter: “Deal”. “Este acuerdo envía una señal concreta de que Europa es una fuerza de acción”, dijo luego Michel en una conferencia de prensa.

Según el titular de la cumbre, el acuerdo es “mucho más que dinero”. Dijo que “se trata de trabajadores y de familias, de sus trabajos, su salud y su bienestar”.

140 mil millones de euros para España

El paquete destinará decenas de miles de millones de euros a los países más afectados por el virus, especialmente a España e Italia, los dos que se han endeudado más por el mayor impacto que debieron soportar de la pandemia.

Europa se endeudará para financiar un estímulo económico calculado en 750 mil millones de euros: 390 mil millones serán subvenciones estatales y otros 360 mil millones corresponderá a créditos.

El primer ministro español, Pedro Sánchez, calificó el programa como “un Plan Marshall para Europa”, que inyectará en la economía de España 140 mil millones de euros en los próximos seis años, de los cuales 72.700 serán ayudas sin retorno.

Emmanuel Macron, presidente de Francia calificó el pacto como “¡Un día histórico para Europa!”, así, con signos de admiración, tal y como lo escribió en las redes sociales.

Macro, junto con la canciller de Alemania, Angela Merkel, fueron los mayores impulsores del plan financiero más grande en la historia de la UE.

Merkel dijo: “No fue fácil, pero al final lo logramos”.

Para tener una dimensión del volumen de la ayuda, los 140 millones de euros que le llegarán a España representan poco más del 10 por ciento del PIB del país.

Días difíciles en la Unión Europea

Pero arribar al acuerdo no fue fácil. De hecho, los cinco días de negociaciones lo demuestran. Fue la segunda reunión más larga de la historia de la UE, luego de una en el año 2000 en Niza, que se extendió por casi seis jornadas.

La oposición llegó desde un grupo de países comandados por el primer ministro de la Países Bajos, Mark Rutte, que intentó reducir el monto de ayuda todos los días en los que participó de la cumbre.

Rutte tuvo el apoyo de Suecia, Austria y Dinamarca, que argumentaban que se estaban endeudando para financiar subsidios.

El acuerdo es clave porque nunca en la historia presupuestaria de la UE había ocurrido algo de esta magnitud. La pandemia golpeó de manera inédita a la región, sólo comparable con lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial. 

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde (expresidenta del FMI), habló de “un paso adelante para ayudar a la gente de Europa”.

El acuerdo destinará 360 mil millones en préstamos que se deberán devolver en un 70 por ciento entre 2021 y 2022. 

En total, se prevé que se inyecten recursos por aproximadamente el 16 por ciento de la renta nacional bruta de todos los países de la Unión Europea.

Esto es más de lo que está destinando para enfrentar la pandemia los Estados Unidos (cerca del 15 por ciento) y China (menos del 5 por ciento).

Según dice el texto del pacto, el gasto estará muy controlado y deberá dedicarse sólo a políticas consideradas compatibles con las prioridades europeas, incluidas reformas económicas y apoyo al medio ambiente.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, se encargará de distribuir los fondos, y los 27 estados miembros podrán rechazar un plan de gastos si una mayoría ponderada de ellos decide intervenir.

El paquete de rescate se acordó junto con el presupuesto a largo plazo de la UE, lo que eleva el gasto acordado a 1,8 billones de euros hasta 2027.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here