(Tiempo de lectura: 3 min)

La reapertura de las economías occidentales, tanto de Europa como de Estados Unidos, es diferente a la que se está produciendo en Asia.

Esto hace que las finanzas de los grandes retailers de la moda estén registrando fuertes divergencias.

Por ejemplo, Uniqlo ha tenido problemas en el sudeste asiático y en Japón, mientras Inditex, la compañía española detrás de Zara, ha mejorado sus ganancias gracias a la flexibilización de las restricciones económicas en sus principales mercados. 

Así es, las ventas se mueven al ritmo de los desconfinamientos, mientras mayores son las salidas del escentario de restricciones, mejores son los núeros de las distintas compañías que basan sus finanzas en las ventas minotistas. Veamos:

Zara vs Uniqlo

Después de adelantarse brevemente a Zara este año en términos de valor de mercado, Uniqlo se ha quedado muy por detrás del líder europeo del fast fashion, ya que las personas vacunadas en las economías occidentales salieron a actualizar sus guardarropas para empezar la “nueva normalidad” en los meses posteriores a la pandemia.

La capitalización de mercado de la empresa matriz japonesa de Uniqlo, Fast Retailing, asciende ahora a poco más de 8,69 billones de yenes (unos U$S 79.500 millones), muy por detrás de los 101.000 millones de euros (algo así como U$S 121.100 millones) de Inditex.

Fast Retailing ha experimentado un descenso constante desde la última vez que superó a Inditex, en febrero pasado.

En aquel entonces, la empresa se benefició de su fortaleza en los mercados asiáticos, a los que les fue comparativamente mejor que a las naciones occidentales al comienzo de la pandemia.

Sin embargo, desde entonces, la campaña de vacunación en los principales mercados occidentales ha cambiado la situación.

Vacunas

Hasta este miércoles 9 de junio, la tasa de vacunación por cada 100 personas era de 105 dosis en el Reino Unido, según datos de Nikkei y The Financial Times.

El mismo patrón se dio en otros países occidentales: Estados Unidos, por ejemplo, tiene una tasa de 91 dosis por cada 100 personas; y Alemania, 66 inyecciones cada 100.

En Asia, sin embargo, la realidad es muy distinta. Corea del Sur, por caso, está muy rezagada, con 20 dosis por cada 100 personas. 

A Corea le sigue Japón, con apenas 14 dosis por cada 100 personas. Y muy atrás Malasia, con 11 inyecciones.

Fast Retailing sólo se mantiene fuerte en su mercado clave, China, que logró controlar la epidemia muy temprano gracias a los confinamientos estrictos, para luego marcar el comienzo de una recuperación económica.

Pero en el sudeste asiático la historia es muy diferente.

En Malasia, Uniqlo cerró temporalmente las 50 tiendas debido al brote. En Vietnam, casi todas de las ocho tiendas Uniqlo debieron cerrar.

Mercados de Zara y Uniqlo

Fast Retailing también está luchando con sus ventas en Japón, su país de origen.

En mayo, las ventas de Uniqlo en las tiendas propias cayeron un 0,7 por ciento en relación con el año anterior, la primera lectura negativa en 12 meses. 

En comparación con mayo de 2019, antes de la pandemia, las ventas en las mismas tiendas han disminuido un 18,5 por ciento.

En el contexto de las persistentes epidemias de coronavirus en Asia y la desaceleración del mercado interno, las acciones de Fast Retailing han tenido una tendencia muy bajista.

Este miércoles, el precio de las acciones tocó un nuevo mínimo del año: 82.400 yenes, 750 yenes menos que el cierre anterior.

Los analistas del JP Morgan dicen que “Fast Retailing es fuerte en la venta de ropa interior y moda casual, lo que le generó un viento de cola en medio del coronavirus”. Sin embargo ahora, con la reapertura económica, la demanda avanza nuevamente hacia ropa de moda para exteriores, lo que beneficia a la estrategia de Zara, y los números de Inditex.

Inditex

Inditex informó este miércoles un beneficio neto de 422 millones de euros para el primer trimestre finalizado el 30 de abril.

Esto representa un cambio de tendencia respecto a la pérdida de 410 millones de euros del 2020. La clave: la flexibilización de las restricciones económicas.

Durante el primer trimestre fiscal de Inditex del año pasado, la compañía se vio obligada a suspender operaciones en el 90 por ciento de las tiendas en todo el mundo. Un año después, esa proporción se redujo a solo el 15 por ciento.

Zara de Inditex

Además, las ventas digitales aumentaron un 65 por ciento en el trimestre entre febrero y abril, siempre respecto del año anterior, ya que los clientes, por la pandemia, apuntaron a las compras online.

Pablo Isla, presidente ejecutivo de Inditex, dijo que la clave ha estado en “la diferenciación y transformación estratégica hacia un modelo integrado, digital y sostenible”.

Sin embargo, y más allá de esto, ambas marcas saben que Asia será un factor crucial en el crecimiento a mediano y largo plazo.

A finales del mes pasado, Fast Retailing totalizó 820 tiendas Uniqlo en China, superando el total en Japón (812 tiendas). Es la primera vez que la compañía tiene más puntos de venta en un país que no sea Japón.

Además, planea abrir 100 tiendas más entre China continental, Taiwán y Hong Kong, durante lo que queda del año fiscal actual, hasta agosto de 2021.

Inditex también planea una ofensiva en Asia. Por ejemplo, la compañía española abrió una tienda insignia de Zara en Beijing.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here