(Tiempo de lectura: 4 min)

El gigante de los viajes compartidos del sudeste asiático, Grab, está preparando un escenario óptimo para lo que se considera será un espectacular debut en Wall Street.

La startup con sede en Singapur anunció este martes 13 de abril que se fusionará con una compañía de adquisición de propósito especial (Spac, por las siglas en inglés de Special Purpose Acquisition Company) respaldada por Altimeter Capital y, con ese acuerdo, tendrá el camino libre para debutar en la bolsa con una cotización estimada en más de 39.500 millones de dólares.

No es un dato menor, el volumen esperado es más del doble que los 15.900 millones de dólares en los que la empresa fue valorada por última vez.

Por otra parte, marcaría el acuerdo más grande con una Special Purpose Acquisition Company o “compañía de cheques en blanco”.

El récord anterior de este tipo de acuerdos con alguna Spac era de United Wholesale Mortgage, un facilitador de préstamos hipotecarios de los Estados Unidos que consiguió una valoración de 18.300 millones de dólares en 2020.

El Uber del sudeste asiático: Grab

De acuerdo con la información provista por Grab, la compañía que es el equivalente a Uber en el sudeste de Asia, ya ha recaudado más de 4.000 millones de dólares en efectivo de la mano de inversionistas entre los que se destacan fondos como Fidelity, Black-Rock, T. RowePrice, el fondo soberano de inversión de Abu Dhabi Mubadala y el brazo de inversión del gobierno de Singapur, Temasek.

La compañía estadounidense Altimeter Capital aportará 750 millones de dólares para respaldar el acuerdo.

Grab tiene previsto comenzar a cotizar en Nasdaq con el símbolo de cotización “GRAB” en los próximos meses, aunque no se ha detallado aún un tiempo exacto.

¿Qué son los Spac? Básicamente se trata de compañías “fantasma” con activos operativos limitados o nulos, que generalmente cotizan en bolsa sólo para recaudar dinero y comprar negocios ya existentes.

Estas empresas solían ser objeto de burla en el pasado en Wall Street, pero eso ya no es así. En especial desde que resurgieron (y ganaron mucho dinero) en 2020.

Grab es la última gran empresa en subirse al coche de una Spac. Y no está sola.

En los últimos meses, una gran cantidad de compañías importantes han optado por tomar el mismo camino para llegar a ser públicas. Playboy y Draft-Kings fueron dos muy notables.

También las nuevas empresas relacionadas con los vehículos eléctricos, como Nikola y Arrival.

Nikola es una de las rivales de Tesla en el negocio de los camiones eléctricos. Su último producto, la camioneta Badger, es un prototipo del que se esperan grandes cosas.

Su fundador es Trevor Milton, quien asegura que su pickup logrará ser más vendida que la F150, de Ford, la más vendida en EE.UU.

Nikola debe su nombre al inventor Tesla y se hizo pública a través de una fusión inversa en junio de 2020.

Nikola

Nikola logró relevancia en el segmento de negocio de los coches eléctricos gracias a los proyectos de semirremolque que fueron muy populares en Alemania. Allí ya se analiza la fabricación en serie.

Algunos multimillonarios, como Richard Branson y Peter Thiel, también se sumaron a la tendencia de la creación de Spac.

Un debut diferente

La fusión inversa de Grab es diferente a otros acuerdos similares, según dijo Grab este martes.

Señaló, por ejemplo, que las acciones adquiridas por Altimeter estarán sujetas a un período de bloqueo de tres años.

Esto es “significativamente más largo que en transacciones similares”, dicen en Grab. También destacan la confianza en el potencial a largo plazo de la startup.

Consultado respecto de por qué la empresa eligió salir a bolsa en los Estados Unidos, en lugar de en algún mercado del sudeste asiático, el cofundador de Grab, Tan Hooi Ling, dijo que la empresa quería aprovechar mejor su amplia base de inversores.

Según Tan, “la cotización en Estados Unidos es importante porque da acceso a una base global de liquidez más amplia”.

Al mismo tiempo, Grab analiza la posibilidad de hacer un listado concurrente en alguna bolsa de Asia, pero no está confirmado.

Grab nació en 2012 y en 2018 compró el negocio de Uber

Grab fue fundada por Tan y un socio malasio en 2012. Rápidamente, la empresa creció hasta convertirse en la compañía privada más valiosa del sudeste asiático.

En 2018, adquirió el negocio de Uber en esa región y desde entonces se ha expandido a una variedad de otros servicios, que incluyen entrega de alimentos, pagos digitales e incluso servicios financieros.

En los últimos años, la firma está tratando de convertirse en una “super-aplicación” a través de la cual los usuarios puedan hacer de todo: desde reservar viajes hasta contratar seguros y obtener préstamos.

Su negocio creció hasta llegar a más de 24 millones de usuarios activos mensuales y está presente en 425 ciudades de 8 países.

La compañía, en rigor, es comparable con una especie de combinación de Uber, DoorDash y Ant Financial, todo en una única aplicación.

Gigantes por detrás de Grab

Antes del acuerdo, Grab ya había recaudado más de 11.000 millones de dólares de inversionistas muy importantes. Uno de ellos, el holding japonés SoftBank. El otro, la empresa china de transporte compartido Didi Chuxing.

Didi Chuxing está planeando presentar su propia oferta pública inicial en Nueva York en las próximas semanas, aunque nadie lo ha confirmado oficialmente.

Grab también fue uno de los ganadores de la crisis del coronavirus.

El año pasado, el valor bruto de sus servicios, una forma de medir sus ventas, alcanzó los 12.400 millones de dólares, más que los niveles de la pre pandemia y más del doble que en 2018.

Grab opera en Singapur, Malasia, Camboya, Indonesia, Myanmar, Filipinas, Tailandia y Vietnam. 

Los últimos datos expuestos de manera pública por la empresa dicen que en la región hay mucho por hacer (y por ganar) en lo que se refiere a la entrega de comida y a la movilidad. 

El cálculo más optimista dice que el mercado total saltaría de 52.100 millones anuales actuales a 175.000 millones para 2026.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here