(Tiempo de lectura: 4 min)

Mediante un correo electrónico, el director ejecutivo de Google les ha estado adelantando a los empleados del gigante tecnológico cómo será el retorno de la plantilla a las oficinas en el proceso de vuelta a manera presencial de trabajar.

La idea de Google es que los empleados regresen, al menos, tres días a la semana.

Todo esto, en la medida en que finalizan las restricciones para transitar luego de la caída de casos de coronavirus en la mayor parte del mundo (no en todos lados).

Poco a poco, Google ha comenzado a reabrir oficinas. El proceso comenzó en abril, una vez que la segunda ola de Covid-19 comenzó a aplacarse en los Estados Unidos y Europa, donde Google concentra la mayor parte de sus instalaciones.

En la compañía hablan de un modelo de “semana laboral híbrida”, con dos o tres días en formato “home office” y, el resto, asistiendo a los edificios.

El CEO de Google

En la comunicación vía email, Pichai pondera positivamente los beneficios del trabajo de oficina.

Twitter, por el contrario, les ha dicho a los empleados que pueden trabajar desde casa “para siempre”.

Facebook, en tanto, también ha comenzado un proceso de retorno, pero, en general, les ha manifestado la intención de extender el trabajo remoto hasta finales de 2021.

Google fue una de las primeras compañías en disponer el trabajo desde los hogares cuando se produjo la fase más intensa de la pandemia, a comienzos de 2020.

Por ahora, no hay obligatoriedad de comenzar con el regreso y los empleados pueden seguir trabajando de forma remota hasta septiembre, luego de las vacaciones de verano.

Hasta antes de la llegada de la pandemia (¡cuánto tiempo hace de eso!), los empleados de Google tenían que presentar una solicitud formal si querían trabajar desde una ubicación remota (que no fuera su casa) durante más de dos semanas.

Beneficios del trabajo en grupo

En el correo electrónico, Pichai describe los beneficios de trabajar en una oficina, dice que “por más de 20 años nuestros empleados han resuelto problemas de todo tipo tomando un café con sus pares o conversando sobre sus vacaciones en la playa”.

Pichai trata de mostrar que la interacción con otros trabajadores ha sido clave en el crecimiento de Google y que el “home office” debe ser la excepción, no la regla.

Google

El jefe de la compañía también cuenta que en los países donde han vuelto a abrir las oficinas corporativas (especialmente en Asia), casi el 60 por ciento de los empleados optaron por regresar.

Google prevé que seis de cada 10 empleados vuelva a trabajar a las oficinas, dos lo haga en nuevas ubicaciones (más pequeñas y cercanas a donde vive la gente) y otros dos continúen con el trabajo desde sus casas.

La idea es que los equipos se reunan al menos tres días a la semana y que los otros dos días cada uno trabaje “donde más le convenga”.

Esto no pasaría en todos los casos, ya que algunos empleados, por la naturaleza de sus trabajos, tendrían que estar en las oficinas corporativas más de tres días a la semana.

Especulaciones fallidas

La decisión de Google no está en línea de lo que se había especulado el año pasado respecto del trabajo en casa y, muy especialmente, en empresas muy relacionadas con la tecnología.

Los expertos decían que en Silicon Valley la mayoría iba a hacer “home office” de manera total luego de la pandemia. No ha sido así.

Pichai no perdió oportunidad para hablar de los problemas mundiales relacionados con el Covid-19 y describió como desgarradoras las imágenes que llegan desde Brasil e India donde día a día se baten récords de fallecidos. Este último, es el país de nacimiento del CEO de Google.

Para los empleados que viven en esos países, Pichai dice en el correo que “por favor se concentren en cuidarse a ellos mismos y a sus seres queridos”y que “Google está allí para brindarles apoyo en todo lo que podamos”.

Chispa creativa

A finales de 2020, uno de los economistas más importantes del del Banco de Inglaterra, Andy Haldane, habló en una conferencia online de los “efectos colaterales del abuso del home office”.

En ese sentido, Haldane dijo que el trabajo en los hogares genera una caída en el rendimiento y la productividad de muchas personas. Habló de un “sofocamiento creativo” y de “alejar a las personas de nuevas experiencias”.

Con una visión negativa respecto del home office, el británico explicó que esta modalidad reduce la capacidad de pensamiento creativo porque no hay “conversaciones informales en el trabajo”, algo que describe como”más útiles que las reuniones formales”.

Apuntó además que esos estímulos, como las conversaciones casuales en los lugares de trabajo, siven para escuchar a personas con muy distintas formas de contar experiencias.

En los Estados Unidos, el home office ha producido un efecto inverso en la tendencia inmobiliaria que dominaba en los últimos años.

Así es, la gente, en lugar de buscar hogares más pequeños, como era la evolución dominante del mercado, ahora necesita casas más grandes para poder tener un espacio dedicado a la oficina.

Home office en los bancos

Los cambios en las modalidades de trabajo atraviesan a todas las compañías de distintos segmentos de negocio.

El JP Morgan, por ejemplo, anunció a comienzos de abril que va a reducir de forma significativa los espacios que utilizará para oficinas en los próximos años.

Según dijo el bando de inversiones más grande de los EE.UU, esto ocurre porque la iea es que “un buen número de empleados” siga trabajando desde sus casas.

Al igual que Google, el JP Morgan no espera que todos puedan hacer sus tareas de forma remota. Sólo algunos pocos, con trabajos muy específicos, desempeñarán sus tareas diarias siempre desde sus casas.

La meta que se plantea el JP Morgan es usar seis de cada diez metros cuadrados actuales para oficinas futuras. Por consiguiente, reducirá su espacio laboral en un 40 por ciento.

A las novedades la impartió el mayor responsable del bando, Jamie Dimon, en un comunicado a los accionistas junto con los resultados contables.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here