(Tiempo de lectura: 2 min)

La disputa para encontrar una vacuna efectiva contra el coronavirus corre en paralelo al desarrollo de las defensas que cada país está implementando para frenar la pandemia.

El gigante de la industria farmacéutica AstraZeneca anunció la semana pasada que estaba listo para desarrollar una nueva vacuna contra el coronavirus y que la misma podría desplegarse en todo el mundo a partir de septiembre de 2020.

A la vacuna, llamada AZD1222, la está desarrollando con la Universidad de Oxford, en el Reino Unido.

El avanzado estado de este descubrimiento impulsó a los Estados Unidos, país que tiene el récord de contagios de Covid-19 y en el que sólo este miércoles 20 de mayo murieron 1.500 personas, a anunciar una fuerte inyección de fondos para Astra en su filial local.

En efecto, acosado por las críticas a su respuesta a la pandemia, Donald Trump prometió hasta 1.200 millones de dólares para AstraZeneca con el objetivo de acelerar el desarrollo del medicamento. 

Vacuna del coronavirus: todos en el mismo camino

No es la primera apuesta de Estados Unidos para respaldar este tipo de investigaciones, ya hizo inversiones en las últimas semanas en Johnson & Johnson, Moderna y la francesa Sanofi.

A medida que las empresas y los gobiernos invierten dinero en el desarrollo de estas vacunas, clave para levantar los estados de alarma y confinamiento que han paralizado las economías a nivel mundial, los mercados bursátiles miran atentos lo que pasa en los grandes laboratorios.

A pesar de los grandes fondos invertidos, las acciones de estas grandes compañías farmacéuticas no se disparan simplemente porque las vacunas están en plena etapa de desarrollo, sin garantía de éxito.

Astra Zeneca Vacuna

Astra recibirá los fondos directamente del organismo estatal estadounidense que regula las investigaciones y el desarrollo biomédico avanzado.

Según la compañía británica, tiene la capacidad para producir mil millones de dosis en lo que resta de este año y 2021.

“Tragedia global”

El presidente ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, describió a la pandemia de coronavirus como “una tragedia global” y “un desafío para toda la humanidad”.

“Necesitamos derrotar al virus juntos o continuará causando sufrimiento, dejando cicatrices económicas y sociales por largo tiempo en todos los países del mundo”, dijo a la BBC.

Astra está colaborando con la Universidad de Oxford para convertir las innovaciones descubiertas en el ámbito académico en un medicamento que se pueda producir a escala mundial.

Más allá de los laboratorios mencionados, se están llevando a cabo decenas de otros proyectos de vacunas en todo el mundo.

Los desarrollos tienen el apoyo de países de todos los continentes y atraen a los grandes jugadores de la industria farmacéutica y a los laboratorios universitarios.

Por ejemplo, las acciones de Moderna Inc subieron a principios de esta semana después de que la biotecnológica estadounidense revelara resultados iniciales positivos de una vacuna experimental que estaría por lanzar en China.

El presidente del gigante de Asia, Xi Jinping, dijo que cualquier vacuna exitosa desarrollada allí estará disponible como un bien público global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here