(Tiempo de lectura: 2 min)

El Gobierno británico ha anunciado este lunes 7 de septiembre un posible retroceso al pacto Brexit debido a una disputa con la Unión Europea por las actividades comerciales en territorio marítimo.

De acuerdo a un comunicado compartido por el diario “financial Times”, el ejecutivo, Boris Johnson ha preparado un texto de legislación que podría anular partes del acuerdo de la retirada británica de la Unión Europea (UE).

El reparto de las cuotas pesqueras en aguas británicas es uno de los temas controversiales en las conversaciones.

Gran Bretaña podría cederle a la Unión Europea las mercancías que pasan por su territorio y el de Irlanda del Norte, lo cual consiste en un retroceso para el gobierno británico respecto a su texto original. Sin embargo, la UE considera un nuevo acuerdo para evitar una infraestructura fronteriza entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, a fin de no perjudicar el proceso de paz.

Úrsula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea ha manifestado el día de hoy que confía en que el Reino Unido implementará este acuerdo.

Confío en que el Gobierno británico implemente el acuerdo de salida, una obligación bajo la ley internacional y un requisito previo para cualquier asociación futura”, ha escrito Von der Leyen esta mañana en un tuit.

En su mensaje en Twitter, Von der Leyen ha insistido que el nuevo protocolo irlandés “es esencial para proteger la paz en la isla”, y la protección del mercado único en este territorio marítimo.

La completa retirada

El negociador comunitario para la relación post-Brexit con la Unión Europea (UE), Michel Barnier, se mostró preocupado por los sectores de comercio, pesca, seguridad, transporte y energía. Para él se ha tratado de una negociación “difícil” por lo cual no cree que esta semana sea “la última ronda”.

“Habrá otras a finales de septiembre y en octubre. Es una negociación difícil porque los británicos quieren lo mejor de los dos mundos”, ha advertido en una entrevista con France Inter.

El Gobierno británico ha insistido en que la implementación “completa del acuerdo de retirada” es un “prerrequisito” para consensuar la futura relación con el bloque europeo.

“Compartimos el deseo del primer ministro Johnson de lograr un acuerdo con rapidez. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para lograr un acuerdo, que debería ir en línea con los intereses económicos y políticos a largo plazo de la UE”, ha declarado en portavoz de la negociación por parte del gobierno comunitario, David Ferrie.

Boris Johnson, el primer ministro encargado de la transición de Reino Unido, ha dado un plazo hasta el 15 de octubre para finalizar los acuerdos, de manera que puedan ratificarse en el parlamento antes de finalizar el período parlamentario y entren en vigor el 1 de enero.

De no haber logrado sus objetivos para esta fecha ambos firmantes tendría que “aceptar (el fracaso) y pasar página”, en palabras de Johnson. Riesgo que la UE está dispuesta a asumir si no hay un pacto bajo los términos de la Organización Mundial del Comercio.

Sobre el capítulo irlandés, Ferrie ha añadido que “la decisión del Reino Unido de dejar el mercado único y la unión aduanera creará inevitablemente barreras al comercio y los intercambios transfronterizos que no existen hoy”.

 

Reino Unido no será subordinado

El pasado domingo David Frost, el homólogo británico para la negociación, ha recalcado que su país no estará “subordinado” a los Veintisiete, por lo que no cederá “en puntos fundamentales” como tener control sobre sus propias leyes.

La octava ronda de negociaciones comienza este martes para intentar cerrar un nuevo tratado de libre comercio que evite que el próximo 31 de diciembre se produzca un fin abrupto de la actual relación. Sin embargo considera que existe un acuerdo “posible”.

“Querrían recuperar la totalidad de las aguas territoriales británicas, y eso implica excluir a los pescadores europeos, lo que no es aceptable para nosotros, pero creo que un acuerdo es posible. Es complicado, porque pescamos un centenar de pescados diferentes”, ha subrayado.

“Es una cuestión de buena voluntad”, ha añadido.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here