Actualidad Glovo, Deliveroo y Uber Eats negocian para cumplir la nueva ley

Glovo, Deliveroo y Uber Eats negocian para cumplir la nueva ley

Las plataformas más importantes de España realizan pruebas para cumplir con los cambios reglamentarios. Habrá sobrecostes.

0
Uber Eats
(Tiempo de lectura: 4 min)

Las empresas encargadas del reparto de comida a domicilio están en plena negociación de acuerdos con el objetivo de cumplimentar con la nueva ley que ordena cómo deben ser las condiciones laborales de los “riders”.

De esta manera, plataformas como Uber Eats, Glovo y Deliveroo, por nombras algunas, deben acatar la ley que fue aprobada el 11 de este mes.

La denominada “ley de riders” mejora aspectos laborales para los repartidores de estas compañías, que ahora tienen un período de menos de tres meses para que pasen a formar parte del grupo de trabajadores asalariados, abandonando su supuesta autonomía.

Se trata de un cambio que alterará completamente el modelo de organización en el interior de los grandes de este sector, un segmento de negocio que genera 700 millones de euros por año en España.

Dos opciones

Las empresas del rubro manifiestan que tienen únicamente dos opciones para cumplir lo que la ley indica: contratar desde la misma empresa a los riders o que estos estén subcontratados a través de terceros.

Aún no se ha mostrado la puesta en marcha de ninguna de las alternativas, pero diferentes fuentes afirman que las plataformas no se inclinarían por la primera, ya que las complicaría.

Esto es así porque, a pesar del dinero que mueven anualmente, no tienen desarrollada una gestión logística de esta índole, que es necesaria para seguir brindando los mismos servicios que hasta el momento. 

De esta forma, la subcontratación parece que sería la opción más viable, viendo las pruebas piloto que han empezado a ejecutar.

Todas las empresas del sector recurrieron a empresas de trabajo temporal, que tendrían una participación notable a partir de ahora. Así, estas pretenden llevarse una buena parte del negocio.

Hablamos de las ETT (empresas de trabajo temporal), en especial las digitales, y de empresas de reparto de última milla que tienen en plantilla grupos de repartidores.

Aquí se hallan empresas como Deelivers y grupo MOX, que poseen aproximadamente 1.000 repartidores asalariados.

Grupo MOX, además, puso en marcha en el último tiempo una ETT con este tipo de servicios en mente, denominada Driver Jobs.

Qué harán las plataformas como Glovo

Las firmas más conocidas, Glovo y Uber Eats, manifiestan que se encuentran explorando diversas alternativas para trabajar con flotas de repartidores propias.

Sin embargo, las fuentes aclaran que Glovo ha estado haciendo diferentes pruebas pilotos, dentro de las cuales se encuentra la opción de la ETT Joband Talent.

Stuart y Deliveroo tampoco comentan públicamente sus decisiones, aunque la segunda se encuentra negociando con empresas de última milla.

Las empresas subcontratadas serían las encargadas de hacer el vínculo directo con los repartidores.

Aunque esta subcontratación sea legal, podrían surgir ilegalidades.

El tema es que si las compañías subcontratadas únicamente ponen la mano de obra, pero son las mismas plataformas digitales las que siguen siendo las organizadoras y controladoras de los riders con su aplicación y algoritmo, todo incurriría en una cesión ilegal de trabajadores.

Esto no es lo que quiere el gobierno, que multó hace poco a Cabify por esta misma causa.

No fue una multa menor: 431 mil euros.

Siempre que no usen el algoritmo de las plataformas, no habrá problemas. Así lo entienden desde Deelivers. Por otra parte, tampoco habría inconvenientes si esas contrataciones se producen cuando hay picos de demanda. Porque las ETT nacieron para eso, para que las compañías puedan contratarlas cuando hay picos de trabajo inesperados, no para que reduzcan sus pasivos laborales.

Si alguna de las plataformas intentara hacer esto, estaría incurriendo en penalizaciones.

Acuerdos con ETT

Fuentes cercanas a estos sectores dicen que todas las plataformas mantienen un análisis minucioso del tema para ver hasta dónde es posible que lleguen en sus acuerdos con la tercerización de empresas, ya que el texto de la ley es un tanto ambiguo.

Deelivers, por caso, está negociando actualmente con plataformas de delivery, pero no reveló con qué nombres.

La propuesta de Deelivers –que facturó más de 4 millones de euros en 2020 y espera lograr 8 millones en 2021– es amplia. Les ofrece a las plataformas dos modelos de acuerdos: por pedido o por hora de trabajo. 

MOX, otra de estas empresas, planea también estar por encima de los 8 millones en 2021.

En gran medida, este crecimiento será impulsado por el negocio que se termine de acordar con las plataformas.

Glovo, Uber Eats y los sindicatos 

La UGT criticó que los repartidores se encuentran contratados por compañías con el actual convenio de mensajería, con salarios con amplia diferencia que los de logística.

Las empresas manifiestan, defendiéndose, que el convenio de mensajería está encargado de entregas urbanas, que es a lo que se dedicas las compañías. Y que además, se encuentran por arriba del salario mínimo interprofesional.

En Deelivers, el salario aproximado que cobra un repartidor a jornada completa es de 1.200 o 1.300 euros, pero sí hay profesionales que rozan los 1.700 por pluses y demás, aclaran. 

Las empresas de reparto de última milla y ETT manifiestan que están avanzados sus acuerdos con diversas plataformas.

Su idea es que las tres principales (Uber Eats, Deliveroo, Glovo) y Stuart contraten dicho servicio con más de un proveedor, ya que algunos se mantengan más fuertes que otros en las diferentes ciudades y comunidades autónomas.

Es decir, no será óptimo atarse a un solo proveedor. 

Más costes

Cualquiera sea la opción que elijan estas plataformas de reparto para cumplir la nueva ley les significará un coste por encima de los actuales.

Las ETT no dan a conocer demasiados datos todavía sobre la intimidad de los acuerdos que están negociando, pero sí develan que se aplicará un coeficiente al salario que muestra el convenio mediante el cual trabaja la compañía destinataria de dichos trabajadores.

Quiçen será el encargado de pagar este sobrecoste, no se sabe aún. Se supone que es lo que están evaluando. Si deciden hacérselo a los usuarios, lo más probable es que usen en menor medida los servicios, pero, si se hacen cargo, penalizará su rentabilidad..

Joband Talent, Busco Extra, Deelivers o MOX son algunas de las empresas que se beneficiarían con la nueva ley.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil