(Tiempo de lectura: 3 min)

La Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) anunció a comienzos de 2021 que China Unicom, China Mobile y China Telecom dejarían de cotizar en ese mercado por una orden ejecutiva (decreto ley) del ahora ex presidente Donald Trump.

En primer término, se había conocido que Wall Street no haría caso a la decisión del ex mandatario, pero luego hubo un cambio de opinión y, finalmente, anunció la eliminación.

Ahora, con Joe Biden al mando (Trump dejó de ser el presidente de Estados Unidos el miércoles 20 de enero), las tres compañías pidieron que NYSE las vuelva a incluir.

En tres comunicaciones públicas similares, las empresas, con el respaldo del gobierno de Xi Jinping, explicaron que han “cumplido estrictamente” con todas las normas, requisitos regulatorios y reglas de mercado que son necesarias para sostenerse en la NYSE.

El conflicto se relaciona con la llamada “guerra comercial” que desde 2018 enfrentó a Trump y China.

La disputa tuvo dos frentes, por un lado, la imposición de aranceles a las importaciones/exportaciones entre ambos países.

Por otro, ambas naciones, pero especialmente Estados Unidos, buscó limitar el accionar de grandes tecnológicas chinas en su territorio y en el de sus aliados, prohibiendo a algunas compañías, como Huawei, por ejemplo.

El argumento siempre ha sido que estas empresas están bajo el control fáctico de las fuerzas armadas chinas y que esto podría generar problemas de seguridad nacional.

Entre otras cosas, distintos decretos de Trump prohibieron a los estadounidenses invertir en empresas chinas.

Biden, Trump, China y Wall Street

La llegada de Joe Biden ha generado un gran interrogante respecto de cómo continuará la disputa entre las dos mayores potencias comerciales del planeta.

Lo cierto es que con pocas horas en el poder, Biden ha anulado algunas de las órdenes ejecutivas de Trump, pero no todas.

Por ahora, la NYSE no ha anunciado un cambio y sigue vigente la decisión de “banear” a las tres compañías de telecomunicaciones chinas.

La explicación, según la Bolsa, “nuevos datos específicos” del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

La salida de las tres empresas de Wall Street derivó en la eliminación de 4.500 millones de euros de las negociaciones de distintos índices bursátiles.

El dato surge de la suma de los valores de las acciones negociadas en Hong Kong, mercado en el que continuaron cotizando.

En materia comercial, no es un gran problema para China Unicom, China Mobile y China Telecom porque las tres obtienen casi la totalidad de sus ingresos en el gigante asiático y no tienen una presencia relevante en los Estados Unidos.

Como un gran número de compañías de origen chino, tienen una cotización doble: en Wall Street y en Hong Kong.

En la actualidad, más de 210 compañías de origen chino cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York.

En conjunto, tienen una capitalización bursátil de cerca de 1,9 billones de euros.

Cambios de última hora

Si bien la NYSE había decidido “evitar” el decreto de Trump y continuar permitiendo operar a las tres empresas del sector de las telecomunicaciones en su mercado de valores, el 10 de enero todo cambió.

Fue luego de que recibiera un planteo del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin.

Así, las negociaciones, que se habían retomado, se suspendieron el 11 de enero, y aún continúan.

Estas fluctuaciones, por supuesto, generaron desconcierto. Esa incertidumbre se trasladó a la bolsa de Hong Kong, donde los papeles de las tres empresas llevan días subiendo y bajando de forma aleatoria y poco frecuente.

En la bolsa asiática, una profunda caída arrastró al resto hacia abajo en la última semana.

“Intereses de los trabajdores”

El senador republicano Marco Rubio, uno de los más férreos defensores de la mayoría de las decisiones de Trump, habló de “priorizar los intereses de los trabajadores estadounidenses” y de los inversores locales “por encima de China y la NYSE”. 

“Estoy complacido de que Wall Street haya revertido su anuncio de permitir que China Unicom, China Mobile y China Telecom siguieran operando”, agregó.

En la misma línea opinó su par en el senado, Ben Sasse, además miembro del Comité de Inteligencia de ese cuerpo legislativo. “Las compañías chinas que no cumplen con el requisito fundamental de transparencia y que tienen relación con los ejércitos chinos no tendrían que obtener beneficios de las inversiones estadounidenses”, dijo.

Intercontinental Exchange, compañía propietaria de NYSE, es conducida por el magnate Jeffrey Sprecher. Su esposa, Kelly Loeffler, senadora por Georgia, perdió la posibilidad de ser reelecta para su lugar en la Cámara Alta.

A todo este enjambre de decisiones relacionadas con China, se sumó un artículo de The Wall Street Journal que decía que Trump estaba analizando prohibir el accionar de Alibaba y Tencent, dos verdaderos gigantes tecnológicos chinos.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here