(Tiempo de lectura: 2 min)

El G20 ha anunciado este lunes que todos los países miembros se encuentran actualmente trabajando en un frente unido para garantizar el continuo suministro de abastecimientos y equipamiento médico, además de productos agrícolas críticos y otros bienes esenciales.

Lo han transmitido de forma conjunta todos los Ministros de Comercio e Inversiones del G20 mediante un comunicado de prensa que recoge las medidas acordadas en una reunión remota organizada por Arabia Saudí, actual presidente pro tempore del grupo de los 20.

En dicho comunicado, han enfatizado que “tomarán de forma inmediata las medidas necesarias para facilitar el comercio de esos bienes esenciales”, añadiendo que también se encargarán de garantizar los suministros farmacéuticos a “un precio asequible”.

Para conseguir lo anterior, los ministros del G20 han afirmado en su texto que se asegurarán de que las redes logísticas funcionen de forma continua y fluida, además de “explorar vías logísticas por mar, tierra y aire” no sólo para el tránsito de suministros esenciales; sino que también para el libre movimiento de personal sanitario y gente de negocios.

Con miras a los países menos favorecidos

Los Ministros del G20 han afirmado estar especialmente preocupados por el impacto que el COVID-19 pueda tener en países menos desarrollados, “notablemente en África y estados que son pequeñas islas”.

Por su parte, Programa Mundial de Alimentación ha advertido que la rápida expansión mundial del COVID-19 es una amenaza para los millones de personas que ya se han vuelto vulnerables por la “inseguridad alimentaria, la desnutrición y los efectos de los conflictos y otros desastres.”

Hasta ahora no ha sido posible calcular el inmenso impacto económico de la pandemia. La inversión en equipos médicos y farmacéutica ha sido constante en todo el mundo desde el inicio de la crisis. Además de garantizar los medicamentos, los países deben centrarse en una reestructuración para la distribución de alimentos.

En ese sentido la organización adscrita a las Naciones Unidas ha adaptado su planificación para garantizar que los 86 millones de personas que beneficia continúen recibiendo la asistencia que necesitan. Por eso, también ha recordado la asistencia humanitaria que requieren los países más pobres.

Temen que la escasez de mano de obra, las interrupciones en el transporte, las medidas de cuarentena que limitan el acceso a los mercados y las interrupciones en la cadena de suministros podrían afectar el surtimiento de la alimentación.

Para minimizar el impacto que la epidemia tendrá en los mercados alimentarios, el jefe del programa, Harif Hussain ha recordado que los países deben “mantener la calma incluso ante pequeños problemas en la cadena de suministro” y que no deben recurrir a las políticas proteccionistas que “dañan al vecino”.

 

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here