(Tiempo de lectura: 2 min)

La Fuerza Aérea estadounidense pone en marcha un año más la Escuela de Supervivencia en el Ártico en su base de Eielson, Alaska. Los cursos de esta escuela son impartidos cada año durante cinco días de entrenamiento intensivo. La escuela también es llamada la “Escuela Fría” (“Cool School”), porque la temperatura ambiente llega a ser de unos 30ºC bajo cero. En ella, más de 700 alumnos aprenden técnicas de supervivencia con las que podrán mantenerse vivos en terrenos inhóspitos.

Entre otras cosas, en la Escuela Fría los soldados aprenden a usar un fuego para calentarse, preparar comida o marcar su posición. Asimismo aprenden a construirse un refugio o incluso cambiarse los calcetines a temperaturas polares sin sufrir hipotermia.

Tal y como dice el sargento Seth Reab, uno de los profesores de la escuela y miembro de la Fuerza Aérea estadounidense, la Madre Naturaleza es violenta y es dura allí. Los extraños no son bienvenidos. En relación a las condiciones ambientales señala que la naturaleza siempre busca “la forma de arrebatarte la vida”.

La zona de Norteamérica bañada por el Ártico se ha convertido en un área de gran importancia estratégica. La principal razón para esta importancia radica en los yacimientos de hidrocarburos que permanecen por explotar bajo sus aguas. En consecuencia, el personal destacado en esa zona, debe estar preparado física y mentalmente, para soportar las duras condiciones climáticas. 

Fuerza Aérea estadounidense y la nueva estrategia global

Estados Unidos está lanzando una nueva estrategia global para su actividad militar en la zona del Ártico. Esta se focaliza en equilibrar tanto la seguridad humana como la seguridad ambiental en la región. Paralelamente, y en la opinión de los activistas ambientalistas, hay una intención en crear mejores condiciones de negocios para la explotación de sus ricos yacimientos de hidrocarburos.

Fuentes del Pentágono señalan que están tratando de ampliar su comprensión del ambiente del Ártico. Esa es la explicación para la presencia de miembros de la Armada y la Fuerza Aérea estadounidense en la región. En la actualidad, Estados Unidos mantiene apostados unos 27.000 efectivos militares en la región de Alaska.

Por otro lado, fuentes del Instituto Ártico, un centro de estudios de Washington, esta nueva estrategia es importante porque reconoce la creciente influencia de la región del Ártico, para Estados Unidos. Explican estas fuentes que cada año hay una reducción de la capa de los hielos y un aumento de la actividad humana en la zona.

En el año 2012, los científicos registraron los menores niveles de hielo ártico en la historia. Mientras tanto, unos 500 barcos navegaron las aguas del océano Ártico entre Alaska y Rusia. Este fue un número 50 por ciento superior al que transitaban la zona a mediados de la década pasada.

Pese a estas cifras, en algunos aspectos Washington se ha movido muy lentamente en este asunto. Prácticamente arranca desde una posición relativamente débil. Otros países del Ártico ya se movieron con mayor decisión para ocupar su lugar en la región, puntualizan por su lado fuentes del gobierno norteamericano.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here