(Tiempo de lectura: 2 min)

El ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, ha pronosticado este lunes que el país galo va a vivir este año la mayor recesión de su economía desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, en 1945, por la pandemia del nuevo coronavirus.

En 2009 hubo un retroceso de la economía francesa de un -2,2%, después de la gran crisis económica, pero ese porcentaje estará “muy por encima” de ese numero, lo que supondría el peor dato desde el fin de la guerra, afirmó el responsable económico en una comparecencia en el Senado.

“Esta crisis será violenta, global y duradera”, dijo en tono pesimista Le Maire, aunque defendió las medidas “innovadoras” que ha ido tomando el Gobierno.

Aseguró que “más de medio millón de empresas” han pedido al fondo de solidaridad, un “compromiso presupuestario de 1.700 millones de euros por mes”.

Ese fondo de solidaridad es una propuesta a nivel europeo para financiar un gran plan de inversiones estatales con el objetivo único de relanzar las economías afectadas por la crisis del Covid-19 en todos los países, que ha provocado el cierre de la gran mayoría de los negocios y, en algunos casos, incluso la “hibernación económica”.

El fondo también podría servir para reforzar la sanidad o la investigación, así como el transporte aéreo o el turístico, de los más afectados por la crisis.

Y, además, 100.000 compañías han utilizado préstamos garantizados por el estado, por un monto total de “20 mil millones de euros”, dijo el ministro.

Sin respuesta, la UE “explotará”

Le Maire arguyó que si no hay respuesta coordinada entre los 27 Estados miembros de la UE, esta “no podrá soportar las crecientes disparidades económicas entre sus miembros”.

Y si los Estados miembros divergen en su respuesta, “explotará”, se aventuró a decir el responsable, ya que haría insoportable la supervivencia del euro como moneda común.

Uno de los peligros que Le Maire ve es que haya economías sólidas, como pueda ser la alemana, que “pongan sobre la mesa cifras astronómicas para proteger su economía”. Éstas se podrían recuperar “más rápidamente” que otras con menos margen, como podría ser la italiana.

Eurogrupo estudia línea de crédito para países afectados

Unos 28.000 millones de euros se podrían inyectar en España gracias al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que no implicaría condicionalidad, según el ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz. Añadió que el Eurogrupo está estudiando una línea de créditos rápida de ese fondo para los países más afectados, como España e Italia.

Este rescate por la crisis podría suponer hasta el 2% de su PIB, con lo que se intentaría “estabilizar la economía”, dijo el ministro alemán, que sí se mostró convencido de que se llegará a una “decisión común”. Scholz aclaró que el MEDE dispone de una capacidad crediticia de 410.000 millones de euros.

El MEDE, junto al Banco Europeo de Inversión (BEI) y el nuevo programa impulsado por la Comisión Europea, llamada “SURE” serán los pilares de esa respuesta europea ante la crisis.

Con estos instrumentos Alemania lo que quiere evitar es los llamados “coronabonos”, ya que ve más factible que se apueste por las “ayudas directas”, que dijo que “funcionan inmediatamente”.

Por último, Alemania llamó a la “solidaridad” europea para que se proceda a un “programa de recuperación” una vez que esta crisis sanitaria pase.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here