(Tiempo de lectura: 2 min)

Con la idea de evitar mayores impactos en el medio ambiente, Francia está por prohibir los vuelos domésticos cortos. No afectaría a los vuelos con conexiones.

La idea es que todos aquellos viajes que pueden hacerse en tren y demanden menos de dos horas y media, no se realicen en aviones.

Es un intento más de los legisladores de ese país por reducir las emisiones de carbono a la atmósfera.

La norma fue votada a favor durante el fin de semana. Resta ahora someter la iniciativa a una nueva votación en el Senado francés para que pueda convertirse en ley.

El proyecto avanza mientras las aerolíneas de todo el mundo, Francia incluida, se han visto afectadas gravemente por la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con datos de la industria, la cantidad de vuelos en 2020 cayeron algo más del 40 por ciento en relación con el año anterior.

Las medidas, que se suman a otras iniciativas de ese país en favor del ambiente, como la prohibición de calefactores exteriores, afectarán los vuelos entre la capital francesa y las ciudades de Burdeos, Nantes y Lyon.

Vuelos: proyecto en Francia

El objetivo inicial de la llamada Convención de Ciudadanos por el Clima de Francia, organismo que fue creado por el presidente Emmanuel Macron hace dos años y que está compuesto por 140 miembros de diversas extracciones, era impedir los vuelos en avión cuando hubiera una alternativa en tren de menos de cuatro horas.

Esa propuesta no tuvo consenso entre los legisladores, y se bajó a dos horas y media.

La primera votación del legislativo francés para ponerle fin a los vuelos de cabotaje cortos se produjo un día después de que el Estado galo anunciara que duplicaría su participación en la aerolínea Air France. 

Se trata de un paquete de ayuda multimillonario para evitar la bancarrota de la empresa, de la que hasta ahora tiene un 15 por ciento de las acciones. 

El acuerdo entre Francia y Air France-KLM tiene algunos condicionantes. Uno de ellos es que la línea aérea libere algunos lugares en el aeropuerto de París para permitir más competencia.

Otra condición: que Air France deje de volar en algunas conexiones domésticas cortas por el tema medioambiental. Es la idea que ahora busca aprobar el gobierno con el voto de los senadores.

El aporte del Estado para salvar a Air France ya tiene el visto bueno de la Comisión Europea, que autorizó el desembolso de 4 millones de euros.

Air france

Air France en problemas

La línea aérea más importante de Francia, parte del holding Air France-KLM, es propiedad también del Estado holandés, que detenta un 14 por ciento de las acciones, una cantidad similar a la de Francia (hasta que la duplique).

Air France tiene disponibles para volar algo más de 300 aviones y su presencia es vital en relación con la economía y el empleo en este segmento de negocios.

También es importante en las conexiones entre Francia continental y sus posesiones en ultramar.

La empresa está tratando de diseñar una estrategia en relación con su futuro, aunque en un estado de permanente incertidumbre debido a la no resolución de la situación de la pandemia de Covid-19, con una brutal caída del tráfico aéreo y del turismo internacional.

Antecedente en Austria

Esta no es la primera oportunidad que en Europa se avanza con medidas de este tipo.

En 2020, Austrian Airlines dejó sin efecto una conexión entre Viena y la vecina Salzburgo y la reemplazó con más servicios de trenes.

Fue una de las condiciones que puso el gobierno austriaco al rescatar a la aerolínea en medio de las restricciones por la pandemia de coronavirus.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here