(Tiempo de lectura: 3 min)

A partir del año 2023, todos los modelos de las marcas Ford y Lincoln sumarán aplicaciones y servicios de Google.

Así lo confirmaron ambas compañías en una alianza que promete cambiar el escenario global de la industria de la fabricación de vehículos, hoy en ebullición por la irrupción de los coches eléctricos y la conducción autónoma.

Una parte de la unión de Google y Ford se hará a través del nacimiento de una nueva compañía de control conjunto que tendrá como objetivo la innovación y la creación de nuevos esquemas de adquisición y propiedad de los vehículos.

El primer acuerdo tendrá una duración de seis años y, de manera inicial, es válido para que todos los vehículos de Ford apelen a los servicios y sistemas de informática desarrollados por el gigante de Silicon Valley.

Google y Ford acuerdan trabajar juntos

Ford es el último de los grandes fabricantes en dejar en manos de Google el sistema de operación de sus vehículos.

La icónica empresa que tiene sede central en Dearborn, estado de Michigan, en los Estados Unidos, dijo que utilizará software Android para sus sistemas de información y entretenimiento en los millones de automóviles desde 2023.

En la práctica, supone que los asistentes activados por voz de Google, habilitados en Google Maps y otras aplicaciones, estarán disponibles en los vehículos de Ford sin la necesidad de apelar al uso de un smartphone.

Habrá una “fuerte integración con Android”, dijeron desde Ford.

Los dueños de iPhone, de Apple, no deberán preocuparse, porque según la marca estadounidense los sistemas seguirán siendo compatibles con Apple CarPlay.

Además, Ford también ofrecerá Alexa, de Amazon, como alternativa.

Todo cambiará desde 2023

En relación con cuáles serán los modelos que contarán con Android nativo, Ford no dio detalles. Sólo habló de “millones” de vehículos de Ford y Lincoln desde 2023.

Las disponibilidades estarán disponibles en todo el mundo, con la excepción de China, donde Google está prohibido.

Un dato técnico importante es que Ford no explicó si usará el producto Android Automotive, que se desarrolló para integrarse de manera nativa a los vehículos, o si apelará a Android Auto, que hoy funciona desde los smartphones.

En la actualidad, el actual proveedor de backend de Ford es Blackberry, con QNX.

En la nube

Por otra parte, Ford dijo que el acuerdo incluye la utilización de la nube del gigante de la tecnología con la idea de que sea su proveedor por defecto para sus servicios de vehículos conectados.

Además, nacerá Team Upshift, una empresa conjunta entre Ford y Google que se encargará de bucear en nuevas áreas de innovación. Tendrá empleados de ambas empresas.

Según David McClelland, director de estrategia de Ford, la idea es “aprovechar el talento y los activos de ambas compañías” con el objetivo de “ampliar el límite de la transformación de Ford” y de “desbloquear experiencias” para acercar a los coches a los consumidores nuevos.

McClelland dio los detalles en una publicación en Medium.

Para McClelland, estos desarrollos pueden ser desde la modernización de las plantas de producción con inteligencia artificial hasta el avance en estudiar renovadas experiencias de los usuarios que adquieran vehículos. 

También se avanzará en nuevas ofertas de vehículos, más allá de la compra directa.

Una alianza estratégica

Estratégicamente, es una gran noticia para Google, que desde hace tiempo viene apostando a la industria automotriz.

Varios fabricantes ya utilizan Android en sus vehículos, como Volvo, GM y la alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi. 

Para Ford, hay dos análisis que hacer respecto de la alianza.

Por un lado, dejará en manos de Google miles de millones de datos de quienes compran vehículos, algo que hasta ahora no tenía que compartir con nadie.

Por otro, unirse con un gigante tech probablemente le genere más ventas entre los clientes más jóvenes que prefieren una experiencia en el uso de los automóviles más parecida a la de un teléfono inteligente.

El software actual de Ford dista mucho de eso. De hecho, esta es una de las grandes incógnitas: ¿Qué pasará con el sistema de información y entretenimiento Sync?

Todos los últimos modelos del fabricante de Michigan (el Mustang Mach-E, por ejemplo)  utilizan la versión 4 de Sync para sus funciones de navegación, radio y configuración de clima.

Respecto de este tema, McClelland dijo que Sync seguirá siendo una “marca” de Ford y que no tiene relación directa con lo que ocurra con Android. Algo difícil de creer porque la aplicación de Google hace lo mismo, y mejor.

Igualmente, McClelland defendió la “popularidad” de Sync.

Lo que los especialistas del sector entienden es que la marca Sync seguirá existiendo, pero ya no bajo el sistema operativo QNX de Blackberry, sino con Android, lo que hará que sufra un cambio radical en su funcionamiento.

Haría algo similar a lo que se hizo en Volvo. En la marca sueca, la interfaz del sistema Android integrado en los vehículos Polestar (Volvo y Geely) se parece mucho al sistema de información y entretenimiento Sensus, de Volvo.

Otros acuerdos

El acuerdo entre Google y Ford se produce semanas después de otro gran contrato entre una tecnológica y una compañía fabricante de automóviles: Microsoft y GM Cruise.

Trump le ordena a General Motors a fabricar respiradores

También hay rumores de una asociación entre Apple y Hyundai para acelerar el desarrollo de vehículos autónomos..

En 2016, ya había versiones sobre un acuerdo secreto entre Ford y Google, algo que nunca se materializó o que no pudo confirmarse. 

Igualmente, con las nuevas noticias, está claro que hubo acercamientos y que siempre estuvieron en contacto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here