(Tiempo de lectura: 4 min)

El Fondo Monetario Internacional proyecta una mayor recesión de la economía global este año y una recuperación más lenta de la que preveía hace dos meses. El organismo multilateral advirtió sobre los efectos devastadores de la pandemia de coronavirus, luego de los recientes informes que hacen temer una segunda ola de contagios.

El FMI espera que este año el producto interno bruto mundial se contraiga un 4.9%, esto es 1,9% más de lo previsto en abril. Para el próximo año, el fondo estima un crecimiento del 5,4%, cuatro décimas por debajo del informe anterior.

En abril, el FMI ya había advertido acerca de los alcances de esta mayor crisis desde la Gran Depresión. Su pesimismo refleja las cicatrices que podría dejar un shock de oferta mucho mayor al esperado en el cierre anterior. A lo que hay que agregar el trastorno a la demanda causado por las medidas sanitarias y de distanciamiento personal.

Un bloqueo más prolongado en las naciones que luchan actualmente por controlar la propagación del COVID-19 se traducirá en una mayor afectación de su crecimiento, señaló el FMI.

$ 12,5 millones en pérdidas

Se espera que la economía mundial acumule este y el próximo año pérdidas de unos $ 2,5 billones debido a la recesión, comentó la economista jefe del FMI, Gita Gopinathos.

“Un alto grado de incertidumbre rodea este pronóstico con riesgos tanto al alza como a la baja. Por el lado positivo, mejores noticias sobre vacunas y tratamientos y un mayor apoyo político podrían desencadenar una recuperación más rápida”, afirmó Gopinath durante una conferencia de prensa virtual para ofrecer la actualización de las Perspectivas de Crecimiento de la Economía Mundial.

“En el lado negativo, nuevas oleadas de infecciones pueden revertir el aumento de la movilidad en el gasto y endurecer rápidamente las condiciones financieras, desencadenando problemas de deuda”, agregó.

Recesión global más profunda

Gopinath comparó la actual recesión con la pérdida de cerca del 10% que sufrió la producción económica mundial en la década de 1930.

Al hacer un balance entre las economías avanzadas y las emergentes, el FMI advirtió que las condiciones financieras han aliviado a los países más avanzados. En cambio en las economías emergentes, el repunte “parece desconectado de los cambios en las perspectivas económicas subyacentes”, poniéndolo en riesgo de reversión.

Las enérgicas medidas fiscales puestas en práctica por los gobiernos por un monto de $ 11 billones a nivel global, en contraste con los $ 8 billones que se habían estimado en abril, han sido claves para amortiguar los efectos negativos de la crisis en los trabajadores y las empresas.

Sin embargo, el gasto de emergencia de los gobiernos impulsará por primera vez la relación de la deuda global por encima del 100%, señaló el FMI. Sus pronósticos indican que solo este año, la carga de la deuda tendrá un salto de unos 19 puntos porcentuales. Nada comparado con un menor aumento registrado en 2009 durante la crisis financiera mundial.

La reducción de las expectativas de consumo en casi todas las economías por parte del fondo, está basada en las cifras que reflejan una interrupción de la actividad doméstica superior a la esperada. Así mismo, a la caída de la demanda por el distanciamiento personal y una elevación del ahorro cautelar.

No hacen falta nuevos bloqueos estrictos

Hace algunas semanas el fondo venía anunciando la probabilidad de rebajar sus pronósticos anteriores de mediados de mayo, a medida que analizaba los nuevos datos. Gopinath adelantó el 8 de mayo que las perspectivas mundiales habían empeorado.

De acuerdo con las proyecciones del FMI los países que tienen tasas de infección decrecientes no necesitarían restablecer los anteriores bloqueos estrictos. Se considera que podrían emplear métodos alternativos, incluyendo un mayor número de pruebas rápidas, rastrear contactos y mantener el aislamiento para contener los contagios.

Por otro lado, el extraordinario apoyo fiscal, unido a las decididas y rápidas intervenciones de los bancos centrales, ha impedido un aumento de los costos del dinero y el endeudamiento. Además, los flujos de cartera hacia los mercados emergentes han venido recuperándose de los retiros récord.

Un nuevo pronóstico del FMI dependerá de la duración de la pandemia y de los nuevos cierres. También de las medidas de distanciamiento personal voluntario y de la capacidad de los trabajadores desempleados para volver a los puestos de trabajo.

Crisis de la deuda y nuevos brotes

El fondo dijo que la actualización de su pronóstico se hará ante nuevos datos que surjan sobre la reanudación de la actividad empresarial más rápida o un avance médico sobre la pandemia.

Los riesgos a la baja, sin embargo, están influenciados por nuevos brotes para los que se requieran mayores bloqueos o, tal vez, condiciones de financiación más estrictas.

“Esto podría llevar a algunas economías a crisis de deuda y ralentizar aún más la actividad”, explicó el FMI.

Economía de EE.UU se contraerá 8%, en la Eurozona 10,2%

Según el pronóstico del organismo, la economía estadounidense tendrá una contracción del 8% del PIB. Anteriormente, se preveía una caída de solo 5,9%. Aunque en 2021, la mayor economía del mundo tendría una crecimiento de un 4,5%.

Las economías de los países de eurozona en su conjunto probablemente tengan un decrecimiento de un 10,2% este año, pero en 2021 su crecimiento sería de 6%, dijo el fondo.

El informe del FMI estima que las economías avanzadas tendrán una reducción mayor. La contracción será de un 8%, anteriormente se calculó en un 6,1%. Para los mercados emergentes y en desarrollo se espera que sus respectivas economías disminuyan un 3%. En abril el pronóstico era del 1%. En China el fondo espera que su economía crezca un 1%, gracias a los fuertes estímulos políticos.

Brasil y México, los más afectados

La mayor revisión hecha por el fondo para las economías más grandes fue para India. En abril se preveía una disminución del 1,9% y, según el nuevo informe, ahora se espera contracción del 4,5%.

En América Latina, fuertemente golpeada por la pandemia debido a la carencia de sistemas de salud adecuados, el pronóstico es peor. Sus dos economías más grandes, Brasil y México, sufrirán una contracción del 9.1% y el 10.5%, respectivamente.

Así mismo, volumen del comercio mundial de bienes y servicios podría caer probablemente un 11,9% en 2020, sostuvo el FMI.

El impacto de la pandemia podría aumentar más la desigualdad. En más del 90% de los mercados emergentes y las economías en desarrollo, se registrarán disminuciones significativas en el nivel de ingreso per cápita.

Escenarios de la crisis

Los dos escenarios alternativos que presenta el FMI en este informe son:

  1. Hay un segundo brote de coronavirus a principios de 2021. Esto provoca interrupciones en la actividad económica interna de los países, abarcando cerca de la mitad del tamaño de los supuestos para 2020.

Los mercados emergentes sufrirían mayores daños que las economías avanzadas debido a un menor margen de maniobra financiera, según este escenario. En tal caso, la producción se ubicaría en un 4.9% por debajo de la línea de base para el próximo año y se mantendría por debajo de la línea de base en 2022.

  1. Hay una recuperación más rápida de la esperada. La producción global se ubicaría cerca de medio punto porcentual mejor que la línea de base para 2020 y un 3% por encima de la línea de base en el siguiente año.
EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here