(Tiempo de lectura: 3 min)

Tal ha sido su desarrollo y rápido crecimiento en los últimos años, que las FinTechs se han convertido en servicios de uso universal. Tanto así que, estas startups del sector financiero,  están preocupando nada más y nada menos que al principal banco privado del mundo: el JPMorgan Chase de los Estados Unidos.

Es cierto que la banca tradicional todavía mantiene ciertas ventajas competitivas con respecto a estas novedosas empresas de servicios financieros. La fuerza de marca, el know how del negocio y las relaciones cercanas con los clientes, por mencionar tres de las más importantes.

Sin embargo, también es verdad que los bancos tienen muchas debilidades y enfrentan serios desafíos. Las FinTechs (finance and technology) son una floreciente industria que reúne a empresas basadas en tecnología punta para brindar a sus clientes servicios financieros que no presta la banca.

Se caracterizan por ser eficientes, ágiles, cómodos y sumamente confiables. Y ya están comenzando a impacientar a los banqueros más poderosos. Al menos eso es lo que deja entrever el CEO del JPMorgan Chase, Jamie Dimon, quien las ha catalogado como unas de las mayores “amenazas competitivas” para la banca tradicional.

En Silicon Valley está naciendo la competencia de la banca

En una carta anual dirigida a los accionistas del banco estadounidense, que cuenta con un capital de 449,09 billones de dólares, Dimon expresó sus preocupaciones. Dijo que la banca enfrenta “una amplia competencia de Silicon Valley”. No solo en forma de fintechs sino también con respecto a las grandes empresas de tecnología.

El poder de los gigantes tecnológicos estadounidenses Google, Amazon, Apple, Facebook y Walmart, se extendería irremediablemente al mundo financiero. Así lo entiende el prominente banquero, quien ha advertido que las GAFAM son una realidad que “llegó para quedarse”.

Las tecnológicas planean incursionar en el negocio financiera también. Hasta ahora no hay nada que se los impida. A menos que el Congreso de los Estados Unidos finalmente apruebe una legislación para recortarle las alas a estas megaempresas.

La preocupación de Jamie Dimon por las empresas de tecnología financiera, no es un mal sueño repentino. Conforme han venido ganando terrenos en nichos y segmentos de población no atendidos por la banca, ahí están presentes las FinTech.

El banquero reconoce que estas empresas “están haciendo grandes avances en la creación de productos y servicios de banca digital y física”. Precisa que su portafolio de servicios es gigantesco.

Ahora están atacando el área de préstamos, inversiones y sistemas de pago. Además de soluciones financieras para empresas, crowdfunding, criptomonedas y blockchain. Estos últimos sectores, por cierto, son otro de los dolores de cabeza de la banca.

Servicios “intuitivos, rápidos e inteligentes”

Pero esto no es todo. Es que son compañías mucho más ágiles en cuanto a la atención al cliente. Entre otras cosas porque sus servicios son fáciles y sencillos de usar. Según Dimon, las fintech “han hecho un gran trabajo” al desarrollar productos de fácil uso, “intuitivos, rápidos e inteligentes”.

En opinión del CEO de JP Morgan Chase, en cambio, los bancos desempeñan actualmente “un papel cada vez más pequeño en el sistema financiero”. El banquero se refería específicamente a compañías como Robinhood, Paypal, Stripe y Payoneer. Estas compañías han tenido un desempeño exitoso y un crecimiento formidable en los últimos años.

Aun con la amenaza que suponen las fintech a los bancos, para Dimon todavía la banca está en una posición de liderazgo. Destaca que el valor de la marca, la rentabilidad, las economías de escala y la cercanía con el cliente representan ventajas significativas. Sin dejar de mencionar -en su criterio- que “tal vez sean una opción más segura”.

Las regulaciones bancarias como desventaja

Pero, no deja de reconocer que los bancos tienen en la actualidad grandes debilidades. Subraya que tales desventajas son “sistemas heredados” e inflexibles. A todo esto se deben agregar las extensas regulaciones impuestas en los últimos años a la banca después de la crisis financiera de 2008-2009.

Para el CEO de JP Morgan Chase las regulaciones pueden ser un obstáculo para la innovación bancaria. Mientras que las FinTech no tienen tal camisa de fuerza y pueden actuar con mayor libertad en el negocio financiero.

Por otro lado, en un mundo que marcha indetenible hacia la automatización de todos los procesos, la tecnología se impone. Las FinTech tienen una gran capacidad de adaptación y aprovechamiento de la tecnología existente.

Pueden fusionarse con las redes sociales, “usar los datos de manera inteligente e integrarse con otras plataformas rápidamente”, señala Dimon. Con la ventaja de que no son un banco real. Todo apunta, entonces, a que ganarán una participación en el mercado cada vez más grande, vaticina el banquero.

Las FinTech se posicionaron más durante la pandemia

Reveló que productos bancarios importantes como los pagos y algunas formas de depósitos, se están yendo del sistema bancario. Durante la pandemia de origen chino, los consumidores de Estados Unidos han mostrado una mayor disposición al uso de estas plataformas financieras.

Así lo evidenció una encuesta aplicada por McKinsey & Company el año pasado. En su informe, la consultora encontró que el modelo las empresas fintech viene ganando confianza entre los clientes, al punto que podrían alcanzar a la banca tradicional.

Entre los segmentos de población más jóvenes, el uso de los servicios de las FinTech está más arraigado. Destaca el informe, que entre la llamada Generación Z y los Millennials se está distribuido el mayor número de cuentas de tecnología financiera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here