(Tiempo de lectura: 4 min)

Ferrari obtuvo ganancias por 412 millones de euros en la primera mitad de año, lo que conforma un 130 por ciento más que durante el primer semestre del 2020, cuando el mundo estaba inmerso en la crisis más profunda derivada del coronavirus. 

Pero si no se tiene en cuenta la pandemia, Ferrari también tiene motivos para festejar, porque en los primeros seis meses de 2021 tuvo ganancias un 14 por ciento por encima del 2019.

Dicho en otras palabras: la marca italiana de automóviles deportivos se está recuperando de la crisis sanitaria y económica del año pasado.

La empresa confirmó todos estos datos esta semana, junto con una serie de objetivos propuestos para los años que vienen.

En detalle, comunicó que este último semestre tuvo un beneficio bruto de explotación de 763 millones de euros. Esto superó en un 22 por ciento los 626 millones del primer semestre de hace dos años.

El resultado neto de explotación, en tanto, ha sido de más de 535 millones de euros, que es casi un 12 por ciento más que los 470 millones de euros del año 2019 (el año pasado estuvo por debajo de los 250 millones), y las ganancias del segundo trimestre del año fueron de unos 2 mil millones, aumentando de esta forma en comparación al 2020 (mil 500 millones) y al 2019 (mil 900 millones).

En relación a lo ocurrido de abril a junio, la ganancia neta significó casi unos 210 millones de euros, y con respecto al segundo trimestre del año pasado, estuvo muy por encima, ya que el beneficio neto sólo fue de 10 millones.

En este mismo período del año, la compañía obtuvo un beneficio bruto de explotación de casi 390 millones de euros, que es más del doble que los un poco más de 120 millones del año pasado.

En tanto, el resultado neto de explotación ha sido de 275 millones de euros, en comparación con los 22 millones del año pasado, y lo que ingresó en este trimestre estuvo rondando los mil millones de euros, que es muchísimo más que los 500 millones que en estos tres meses del 2020 y un 5 por ciento por encima que hace dos años.

Ventas de Ferrari

La marca automovilística del Cavallino Rampante ha vendido casi 5 mil 500 vehículos en los primeros seis meses de 2021, que significa un 33 por ciento por arriba que lo vendido el año pasado y un 3 por ciento más que hace dos años.

De abril a junio, en tanto, los automóviles vendidos fueron más de 2 mil 500, casi un 94 por ciento más que las ventas en el 2020 y superando un 0,6 por ciento al 2019.

John Elkann, el presidente de Ferrari, ha considerado que estos números demuestran una gran solidez de la empresa y de un modelo de negocio que calificó como “único”.

Ferrari, más allá de los vehículos

La empresa italiana quiere diversificarse. Así es, el objetivo es que un porcentaje de las utilidades entre el 2027 y el 2030 sean resultado de áreas de negocios vinculadas de modo indirecto a los vehículos.

Esto quiere decir que la comercialización de automóviles y las ganancias de la F1 van a dejar cierto lugar a otros rubros de venta: un caso, por ejemplo, es la fabricación y comercialización de vestimenta de la marca.

Hace dos meses, en su ciudad natal, Ferrari lanzó oficialmente una enorme colección que tiene como objetivo llamar la atención a los apasionados de la marca y los automóviles.

Es una colección que está a mitad de camino entre la alta costura y la ropa informal, y cuyos precios están catalogados como de “lujo medio”, ya que varían entre los 250 y los 3 mil dólares.

Sacar al mercado esta línea de moda le demandó a la compañía italiana la más grande inversión por fuera del segmento de los vehículos.

Entre otras inversiones, el plan de la empresa abarca un restaurante en la ciudad italiana de Maranello, que será liderado por Massimo Bottura, un chef muy importante y premiado con estrella Michelin.

A la colección la ha diseñado ni más ni menos que un excreativo de las lujosas marcas de Giorgio Armani, Dolce&Gabbana y PalZileri: Rocco Iannone. 

La marca dijo que el nuevo camino elegido busca sumar un público más juvenil y, específicamente, a las mujeres, no solamente las que adquieren un vehículo, sino además aquellas que están interesadas por la marca y sus valores.

Además, en su línea de ropa, Ferrari tiene una gran variedad de talles, algo que muchas marcas todavía no poseen. La franja es de XXXS a XXXL, ya que la idea es incluir a todas las personas dentro de la comercialización de prendas.

Por otro lado, va a reducir a la mitad la venta por medio de licencias a terceros, pero continuará comercializando productos con su tradicional caballo negro, por ejemplo, camisetas, gorras y camperas.

Ferrari y su estrategia

Los lugares de comercialización serán las tiendas oficiales, como la principal en su ciudad italiana. Además, en otras dos ciudades importantes, como Roma y Milán.

En paralelo, se está planificando la apertura de otras en EE.UU. este año y en la capital china, el año que viene.

La primera línea de indumentaria posee más de 50 estilos, y lo innovador es que casi la totalidad de ellas son unisex.

Para la realización, se usaron diversos tipos de telas y el diseño varía, pero siempre se inspira en la “anatomía” de los vehículos.

La salida al mercado se realizó junto con dos de los partners de la compañía, que son la marca de indumentaria deportiva Puma y la de anteojos RayBan.

Los especialistas se cuestionan sobre la decisión de Ferrari de adentrarse en este rubro del mercado después de ganar más de 525 millones de euros y con ingresos de 3 mil millones y medio el año pasado, y de haber sido premiada como la marca más rentable a nivel global por la consultoría de valoración de marcas BrandFinance.

A estas dudas las contestó el diseñador italiano en el lanzamiento de la colección diciendo que la compañía busca una ampliación de fanáticos, con la inclusión de la juventud y específicamente las mujeres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here