(Tiempo de lectura: 4 min)

El presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, considera que para finales de año la economía retornará a los niveles normales que tenía antes de la aparición del virus de origen chino. Powell basa sus pronósticos en la esperanza que ofrecen las vacunas contra el covid-19 que se están aplicando masivamente en el país.

Sin embargo el presidente de la FED, alertó que la a recuperación económica de EE.UU se mantiene “desigual y está lejos de ser completa”.

Pronosticó además que deberá pasar “algún tiempo” antes de que el banco central estadounidense considere cambiar las políticas implementadas con el objetivo de recuperar la tasa de pleno empleo prepandémico.

Aún están lejos los objetivos de empleo e inflación

Jerome Powell compareció el martes ante la Comisión de Banca del Senado. Esta es la primera aparición del jefe de la FED ante el Congreso, después de que los demócratas tomaron el control de la Casa Blanca y las cámaras legislativas. El representante de la FED tiene la obligación de comparecer dos veces al año para ser interpelado en el Capitolio.

Dijo que la política adoptada por la FED a través de los recortes a las tasas de interés y las compras mensuales de bonos del gobierno por 120,000 millones de dólares, “han aliviado materialmente las condiciones financieras y están brindando un apoyo sustancial a la economía”.

En sus declaraciones leídas durante la audiencia en Senado acerca del estado de la economía, Powel precisó que el desempeño económico aún “está muy lejos de nuestros objetivos de empleo e inflación”.

Indicó que “es probable que tome algún tiempo para lograr un progreso sustancial adicional”. Solo cuando esto ocurra será que la FED discuta cuál sería el momento más apropiado para proceder a recortar el respaldo financiero que viene inyectando a la economía.

En otra parte de su intervención, Powel señaló que hay una mejora evidente en la crisis de salud que ha azotado al país. “Las vacunas ofrecen la esperanza de un regreso a condiciones más normales a finales de este año”, destacó.

Pero explicó que el rumbo de la economía “sigue dependiendo significativamente del curso del virus y las medidas tomadas para controlar su propagación”. Esta comparecencia del jefe de la FED ante el Senado tiene lugar en un momento crucial para la economía de EE.UU.

La eficiencia de las vacunas definirá el rumbo

El país ha visto progresos después de la segunda oleada de coronavirus que se propagó rápidamente. Hay una notable recuperación por sectores de la pandemia. Sin embargo, Powell considera que la economía podría estar lista para despegar con fuerza a finales de este año. Todo dependerá de la eficiencia del programa de vacunación en marcha.

La pandemia ha provocado la muerte de un poco más de 500 mil estadounidenses  y dejado sin empleo a millones de personas debido a la quiebra o colapso de decenas miles de empresas. La economía se ha sostenido gracias al gigantesco chorro de estímulo financiero y el apoyo que ha recibido del banco central.

Actualmente, se prepara para recibir otra montaña de dólares de gasto federal. El Plan de estímulo de Biden por $1.9 billones ha generado hondas preocupaciones. La posibilidad de que el nuevo estímulo aumente la inflación a niveles alarmantes y que los mercados activos se sobrecalienten, son dos de los mayores temores.

Tales preocupaciones están asociadas a un posible escenario de “reflación” que estaría dominando los mercados en las próximas semanas. Pero el mensaje de Powell al Congreso y a los inversionistas es el mismo: debe mantenerse el pie en el acelerador

Pero el mensaje de Powell al Congreso y a los inversionistas es el mismo: debe mantenerse el pie en el acelerador. Proyecciones independientes de bancos de inversión como JP Morgan estiman que de mantenerse el ritmo actual de vacunación para marzo habrá terminado la pandemia.

Recuperar los 10 millones perdidos es la meta

Con el plan de vacunación a una tasa de más de 1.5 millones por día y la caída progresiva de los contagios, los responsables de la política monetaria y financiera de la FED siguen concentrados en recuperar los 10 millones de empleos perdidos en la economía desde el inicio de la pandemia.

Powell y sus colegas han asumido el compromiso de bajar las tasas de interés y utilizar todas las herramientas de política monetaria posibles con el fin de acelerar la recuperación del mercado laboral.

El presidente de la reserva Federal lanzó hace dos semanas un llamado a asumir un “compromiso de toda la sociedad”, especialmente dirigido a los congresistas que debaten la aprobación del plan de estímulo de Biden.

La escala del estímulo propuesto ronda los $ 4 billones en ayuda federal. A ello hay que agregar las gigantescas compras de bonos ejecutadas por la FED el año pasado.

Esto ha provocado incomodidad en los llamados “halcones” de la inflación. Al tiempo que ha atizado las críticas contra el organismo por impulsar a niveles insostenibles el precio de las acciones y otros activos.

Pero los funcionarios de la FED no quieren desviar su rumbo. Al contrario de lo que piensan muchos inversionistas y analistas de Wall Street, consideran que la inflación no representa un riesgo.

Más bien ven en el reciente aumento de los precios de las acciones una señal de la confianza de los mercados, porque vaticinan que después de la pandemia habrá un repunte económico importante. La FED no cree que el aumento de las acciones se deba a una subida artificial estimulada por la disponibilidad de dinero barato.

Preocupaciones por el paquete de estímulo de Biden

El paquete de ayuda presentado por los demócratas en el Congreso por 1,9 billones de dólares incluye cheques de estímulo, ayudas por desempleo y compra de vacunas, entre otros beneficios.

Aunque las crecientes preocupaciones de los demócratas relacionadas con la disposición del salario mínimo de $ 15,000 que incluye el paquete de ayuda, podrían forzar algunos cambios.

Hay presión en el bando demócrata para cumplir la fecha límite de mediados de marzo y aprobar este paquete de alivio, antes de que se agoten los beneficios actuales, entre estos el seguro de desempleo mejorado.

A principios de febrero, la Cámara de Representantes y el Senado aprobaron una resolución presupuestaria para elaborar este paquete de ayuda. El paquete no ha tenido modificaciones desde que fue presentado por Biden antes de asumir la presidencia.

Previamente, un grupo de 10 republicanos habían presentado una propuesta de estímulo de $ 618 mil millones que fue rechazada por Biden. El gobierno considera que el tamaño es correcto y que la economía requiere de un alivio de esta magnitud para disminuir la tasa de desempleo estimada por la FED en 10%.

Según la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, “es muy importante tener un paquete grande que aborde el dolor que esto ha causado”. Por otro lado, los republicanos argumentan que la caída de las tasas de contagios en el país y los fondos no gastados de los paquetes de ayuda anteriores, constituyen una razón para bajar el monto de  los estímulos.

En Wall Street mientras tanto, algunos analistas son optimistas sobre el desempeño de la economía este año y han elevado sus apuestas de crecimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here