(Tiempo de lectura: 2 min)

La Comisión Europea (CE) ha apostado hoy por un fondo temporal que estará dotado de 100.000 millones de euros para conceder préstamos a los países que se han visto más afectados por la crisis del nuevo coronavirus. EL objetivo de este fondo es ayudar a reanimar el empleo tras la aplicación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y que así las empresas puedan seguir manteniendo a sus trabajadores.

La CE va a buscar obtener esos 100.000 millones de euros a partir de la financiación voluntaria de los Estados miembros, por lo que este mecanismo solo empezará a funcionar en caso de que todos los países que lo conforman se comprometan a aportar los avales.

Para poder crear este instrumento la CE precisará garantías equivalentes al 25% de los 100.000 millones, cuya aportación será “voluntaria” y conjunta para todos los países de la Unión Europea.

De conseguirse, la CE afirmó hoy que este fondo se podrá beneficiar de la “buena calidad crediticia de la UE”, así como sus “bajos costes de financiación”. Bruselas propone que los países usen esos créditos para pagar la reanudación de los ERTE para mantener a los trabajadores.

Objetivo: los países más afectados

Esta iniciativa ha sido bautizada como SURE, lo que traducido al español es “están de acuerdo”, según afirmó en una rueda de prensa hoy la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen.

Se recalcó que se trata de un instrumento temporal con el fin de abordar las consecuencias de esta crisis y así ayudar a los países más afectados, como pueden ser España o Italia, cuya mortalidad ha superado ya las 10.000 personas en ambos países. Este fondo de ayuda también tiene la voluntad de ayudar en las consecuencias que han causado las restricciones que se han tomado desde el pasado mes de marzo para intentar contener la propagación del virus. Restricciones que, recordemos, han supuesto una hibernación en la economía de los países.

“Plan Marshall” europeo

Von der Leyen ha abogado también que el próximo presupuesto financiero a largo plazo de la UE, que corresponde a 2021-2027, funcione como un “Plan Marshall”.

“El presupuesto europeo debe ser el Plan Marshall que proponemos juntos para la ciudadanía europea”, aseguró, e indicó que se trata de una herramienta “extraordinaria” de inversión en la que todos los Estados miembros deberían confiar.

Esta propuesta llega en un momento en el que se vive una profunda división entre los países de la UE sobre la dimensión y dotación de las cuentas para esos años.

Mientras que algunos países han rechazado la mutualización de la deuda que genere esta crisis, Von der Leyen ha pedido que este presupuesto sea signo de la “solidaridad y responsabilidad” llevada a su “mayor expresión”.

En el caso de España, hoy se ha informado de que marzo se ha convertido en el peor mes de la historia del país en el mercado laboral.

Por ello, la iniciativa que está clamando Bruselas con el fondo temporal puede ser vista como una versión “de emergencia” del Reaseguro Europeo por Desempleo –-cuya iniciativa se iba a presentar a finales de año pero que se han visto obligados a adelantar– para complementar a las medidas que cada país ha tomado.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here