(Tiempo de lectura: 4 min)

Las previsiones de crecimiento para las economías de los países de la eurozona han mejorado considerablemente este año. Las nuevas perspectivas son alimentadas por varios factores que están convergiendo en estos momentos.

El despliegue del gigantesco apoyo fiscal del bloque y la intensa campaña de vacunación en toda la región, están acelerando la actividad económica. Igualmente, la recuperación de la economía mundial supone un gran aliento para las exportaciones europeas.

El crecimiento de la zona euro para 2021, fue elevado por la Comisión Europea desde 3,8% a 4,3%. Esta es la primera vez que el organismo considera el fondo de recuperación de 800 mil millones de euros como un factor clave en la expansión de la zona euro.

Europa alcanzará para finales de año niveles prepandémicos

Según las proyecciones de la Comisión, el Producto Interno Bruto (PIB) de los 27 estados miembros de la Unión Europea para finales de este año, debería alcanzar los niveles registrados antes de la pandemia de coronavirus.

De cumplirse el pronóstico de que la ayuda financiera y fiscal del bloque es un factor importante para que Europa cumpla sus objetivos de crecimiento y cumplimiento de las metas de emisiones de carbono, la tesis de la permanencia del fondo y la mutualización de la deuda europea podría justificarse e imponerse.

Los estados europeos del sur, entre los que destacan España y Grecia, apoyan la emisión conjunta de deuda europea de forma regular. Incluso el Fondo Monetario Internacional considera que Europa necesita de un estímulo extra.

El organismo es partidario de inyectar ayuda “adicional del orden del 3 por ciento del PIB durante 2021-22” con el fin de “elevar la producción en aproximadamente un 2 por ciento para fines de 2022”.

Anteriormente se creía que el bloque europeo podría recuperarse totalmente de la crisis del coronavirus para mediados del próximo año. Pero, todo apunta a que si no ocurre nada extraordinario, la economía europea alcance su tamaño prepandémico este mismo año.

La recuperación será desigual

Otra previsión de la Comisión Europea es que el bloque de divisas crecerá de forma más rápida el próximo año. Un gran porcentaje del dinero proveniente del plan de estímulo conjunto, será invertido en proyectos destinados a crear una economía más verde y más digital en cada país.

Eso no quiere decir que la recuperación sea igual para todos los países miembros de la Unión Europea. Las economías más golpeadas del bloque como España, Francia e Italia deberán esperar hasta 2022 para alcanzar sus niveles previos a la pandemia de origen chino.

Un comunicado suscrito por el vicepresidente ejecutivo de la Comisión de la UE, Valdis Dombrovskis destacó que “Si bien todavía no estamos fuera de peligro, las perspectivas económicas de Europa se ven mucho más brillantes”.

Dombrovskis resaltó que “Aún queda mucho trabajo por delante, y muchos riesgos se ciernen sobre nosotros mientras dure la pandemia”.

La Comisión casi iguala sus previsiones con las del FMI que el mes pasado ubicó la recuperación de Europa este año en 4,4%. Para junio se espera que el Banco Central Europeo presente las nuevas perspectivas. El organismo emisor comunitario también está analizando los beneficios de mantener el estímulo fiscal en el bloque.

Crecimiento de la deuda y recuperación de la confianza

Aunque la Comisión mencionó que el apoyo estatal a las empresas y las familias para amortiguar los estragos dejados por la pandemia ha elevado la deuda pública de los países de la UE al 100% del PIB.

Esta es la primera vez en la historia que las naciones de la zona euro alcanzan tales niveles de endeudamiento. Se espera que luego de alcanzar un nivel promedio de 102% este año, el nivel de la deuda con respecto al PIB caiga un punto (101%) en 2022.

Entre los países más endeudados de la eurozona figuran Italia, España y Grecia. La economía italiana en 2021 alcanzará un 160% del PIB. La deuda española en general es de alrededor de 270% del PIB y la de Grecia cerró el 2020 en 205,6% / PIB.

Las estadísticas del bloque indican que al menos un tercio de la población resultó afectada por la crisis del coronavirus. Sin embargo, ya comienzan a presentar signos de recuperación. En Alemania, la economía más grande de la UE, la confianza de la inversión privada ha regresado.

Este mes, ha dado un salto hasta alcanzar niveles históricos en los últimos 21 años. Mientras que la el ritmo de fabricación en toda la zona sigue en auge. Todo esto a pesar de la escasez de materias primeas y piezas necesarias para ensamblajes que enfrenta el sector industrial.

La inflación podría dar un salto

Estos datos contribuyen al debate sobre un eventual aumento de la inflación, después de varios años de subidas de precios moderadas. Pero los responsables de la política monetaria del BCE esperan que cualquier subida brusca de la inflación sea temporal.

Los miembros de la Comisión apoyan tal pronóstico. Estiman que el nivel de inflación en 2021 llegará a 1,7% para luego caer nuevamente a 1,3% el año que viene. Estas previsiones podrían modificarse si los precios crecen más de lo esperado en los próximos meses o persiste el cuello de botella actual para los suministros.

A pesar del optimismo de la Comisión Europea, los funcionarios están claros que los riesgos se mantienen presentes. Mientras el coronavirus y sus nuevas variantes no estén controladas del todo a nivel global, la certidumbre no es total.

El ahorro no tendrá mayor incidencia

El ritmo de contagio en los países menos avanzados sigue siendo alarmante. Otras economías más grandes como India y Brasil donde se han detectado mutaciones del virus constituyen una amenaza para el mundo. No es arriesgado pensar que el covid-19 podría reaparecer en cualquier momento en las naciones desarrolladas.

De acuerdo con los análisis de la Comisión Europea, los ahorros no representarán un gran impulso para apuntalar el gasto de los consumidores. Según Valdis Dombrovskis, quienes han podido ahorrar durante la pandemia han sido solo los grupos menos afectados.

Más bien cree que esto contribuirá al aumento de la “desigualdad de riqueza y una creciente brecha de riqueza generacional”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here