(Tiempo de lectura: 2 min)

España es el tercer socio comunitario de la Unión Europea (UE) que recibió más financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para hacerle frente a la pandemia. 

A lo largo del 2020, la entidad le otorgó 8.454 millones de euros en proyectos aprobados. Esta cifra representa un 11% de los fondos totales, de los cuales un 50% fueron para las Pymes y un 27% al medio ambiente.

El país ibérico está por detrás de Italia y Francia en el ránking de este año, los cuales recibieron 11.917 millones y 10.082 millones de euros, respectivamente. Alemania ocupa el cuarto lugar, con 6.901 millones, y en quinto lugar está Polonia, que captó 5.212 millones en ayudas. 

Los países miembro que recibieron menos financiamiento del BEI en 2020 fueron Chipre, con 245 millones, Eslovaquia, cuya ayuda fue de 211 millones, Malta, con 31 millones, Letonia, que recibió 78 millones, y Luxemburgo, con 106 millones de euros. 

En comparación al 2019, la financiación a España se redujo un 5,7%. Por otro lado, si se toma en consideración el tamaño de su economía, está en octavo lugar, ya que el monto concedido por el BEI equivale a un 0,77% del PIB nacional. 

Dentro de esta clasificación, Estonia encabeza la lista, pues la financiación concedida a proyectos equivale a un 2,48% de su PIB. Siguen Lituania, con el 2,04%, Grecia, con el 1,71%, y Portugal, con el 1,18%. En contraparte, los socios que recibieron menos dinero bajo estos términos fueron Alemania, con el 0,21%, Eslovaquia, con el 0,23%, y Malta, con el 0,25%.

Apoyo para España desde dos frentes

Antonio Mourinho, vicepresidente del BEI, informó que el 2020 ha sido un ejercicio excepcional para la economía de España. “La inversión del BEI en el país es su impacto en la economía y en la movilización de fondos a raíz de la financiación otorgada, donde España tiene un alcance muy superior que en otros países”, aseguró. 

Las medidas del organismo financiero para aliviar el impacto de la pandemia en España se centraron en dos áreas: el apoyo al sector sanitario y las pymes. Fueron firmadas 46 operaciones por importe de 4.900 millones. Además, se aprobaron operaciones por 12.100 millones.

Un 50% de la ayuda otorgada por el BEI fue destinado a solventar las necesidades de liquidez de las pymes. Estas recibieron 4.195 millones de euros para ayudarles a sobrellevar los efectos de la crisis sanitaria.

Por otro lado, la inversión en medioambiente fue de 2.030 millones de euros. En tercer lugar está la ayuda dirigida a las infraestructuras, cuyo crecimiento fue del 45%, hasta los 1.350 millones. 

Mourinho indicó que, globalmente, el BEI destinó 76.800 millones de euros en ayudas. 66.600 millones de euros fueron dirigidos a los 27 países miembros. Los 10.230 millones restantes fueron concedidos a países vecinos del Este o del Mediterráneo, asiáticos y africanos.

Lucha contra la pandemia

Unos 25.500 millones de euros fueron invertidos en dar una respuesta inmediata a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus. Esta cifra representa un tercio del financiamiento aprobado por el organismo en 2020. 

La mayoría fue a parar a pequeñas y medianas empresas, con el fin de “evitar procesos de insolvencia y pérdida de puestos de trabajo”. Se puso especial atención en aquellos países que “no tenían los medios presupuestarios para adoptar paquetes de rescate masivos”.

De esta forma, el valor de la financiación de proyectos aprobados para pymes creció hasta llegar a los 30.600 millones de euros. 425.000 compañías de la eurozona se vieron beneficiadas por esta medida y más de 4,2 millones de empleos recibieron apoyo. 

Igualmente, la inversión medioambiental del BEI aumentó hasta los 16.800 millones de euros. Fueron aprobados proyectos de infraestructura con un valor de 15.000 millones de euros, mientras que 14.400 millones fueron destinados a proyectos innovadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here