(Tiempo de lectura: 3 min)

A los problemas derivados de la lenta vacunación en la mayoría de los países de Europa se suma uno más: la suspensión de la aplicación del fármaco desarrollado por AstraZeneca en asociación con la Universidad de Oxford debido a problemas de salud que se están investigando.

España y otros países europeos, entre los que están Italia, Alemania y Francia, decidieron poner un freno a la vacunación con esa marca por al menos 15 días.

Días antes, la aplicación había sido suspendida por otras nacionales de Europa, como Dinamarca, Islandia, Noruega e Irlanda, entre otras.

La causa es la aparición de casos de trombos o trombosis (coágulos en el torrente sanguíneo) en pacientes vacunados con el fármaco. No son muchos, pero deben investigar.

Así, a las dificultades por la lentitud en la inmunización, se suma la imposibilidad de aplicar una de las vacunas que más se había extendido en la región.

La misma marca también se está aplicando en otros países, como México y Argentina, por ejemplo, pero en esas naciones, por ahora, no se ha decidido la suspensión.

La compañía, de origen anglosueco, ha rechazado la decisión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) de estudiar si los episodios de trombos tienen relación directa con la aplicación de la vacuna.

La empresa también dijo que su producto no es el causante de esos efectos y que el beneficio del fármaco supera ampliamente los riesgos.

“Merece una valoración adicional”

En España, puntualmente, se llamó a un encuentro de urgencia del Consejo Interterritorial de Salud en el que se anunció la suspensión de la inmunización con la vacuna de la empresa AstraZeneca.

Lo dijo la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en una reunión con periodistas convocada para analizar temas relacionados con la pandemia de coronavirus.

La alarma se encendió por la aparición de casos de trombosis infrecuentes en pacientes que pocos días antes habían sido inyectados, lo que obligó al Ministerio de Sanidad a tomar la determinación.

Según se dijo oficialmente, hubo un caso en España, que se sumó a otros en Dinamarca, Noruega y Alemania, y esto hizo cambiar la decisión del gobierno español, que en un principio había decidido continuar con la inoculación.

Esto “merece una valoración adicional”, dijo María Jesús Lamas, titular de la Agencia Española del Medicamento.

Más allá de estos últimos datos, Darias pidió calma y tranquilidad ya que se han manifestado apenas 12 casos en más de 16,9 millones de dosis administradas en Europa, y millones más en otros países.

Igualmente, dijo que “hay que estudiar si hay alguna relación de causa y efecto” con el producto.

En territorio español se han colocado al menos 900 mil dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Vacuna de Oxford y AstraZeneca

La decisión de España

Sanidad ha explicado que detendrá la inoculación por 15 días esperando que el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la EMA decida qué se va a hacer.

Por otra parte, Darias dijo que se alterará el tiempo de inoculación de la segunda dosis de la vacuna si hubiera una salida favorable de la EMA. Esto es así porque entre las aplicaciones de AstraZeneca puede haber una ventana de hasta 12 semanas.

Como sucedió en España, otros países de Europa decidieron frenar momentáneamente la aplicación de la vacuna de AstraZeneca.

Tanto el ministro de las Solidaridades y Sanidad  de Francia, Olivier Veran, como el de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, han asegurado que la decisión de frenar la aplicación de la vacuna “no fue fácil”.

Puntualmente en el país que lidera Angela Merkel, el centro público especializado en vacunación y biomedicinas recomendó la parálisis momentánea de la inoculación hasta descartar en forma completa que hubiera una conexión entre los casos de trombos y la vacuna de la compañía AstraZeneca.

Hasta este lunes 15 de marzo, Alemania ha colocado 1,5 millones de dosis y tiene otra cantidad similar para continuar.

Para evitar generar temor en la población, los especialistas han reiterado en varias oportunidades en sus intervenciones que se trata de una “medida preventiva” para hacer una revisión cuidadosa con expertos.

De forma inicial, Merkel había decidido no frenar la inoculación con AstraZeneca aún cuando varios países de Europa habían anunciado un parate.

AstraZeneca Coronavirus

Italia

Por su parte, La Agencia Italiana del Fármaco (AIFA) dijo que se iba a sumar a las medidas de otros países europeos ya que en Sicilia habían fallecido dos pacientes que habían sido inoculados con la vacuna

Estos casos de muertes, sin embargo, no habrían sido causados por trombosis.

Otras naciones de la Unión Europea, como Austria, Estonia y Lituania, también paralizaron de forma momentánea la vacunación con una serie de lotes específicos asociados con la posibilidad de efectos adversos.

Acciones de AstraZeneca

En Wall Street, las acciones de AstraZeneca no han sentido aún el impacto. Al menos los inversores no parecen haber decidido que es el momento de vender y han mantenido sus posiciones.

Los papeles de la empresa, si bien cayeron de 7,1 a 6,8 dólares, se podría esperar un golpe mayor.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en tanto, dijo que hasta el momento no hay evidencias de que la vacuna sea la responsable de las trombosis.

“No se ha hallado una relación directa entre el fármaco y los episodios de trobos identificados. En efecto, los porcentajes en los que se han producido los inconvenientes entre los que han recibido la vacuna son más bajos incluso que entre la población general”, dijo la OMS.

“No hay medicamentos que sean 100 por ciento seguros, pero hay que tener en cuenta los beneficios de vacunar a la población contra una afección que sabemos que está haciendo fallecer a millones de habitantes en todo el planeta”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here