(Tiempo de lectura: 3 min)

El presidente de Gobierno español, Pedro Sánchez, va a pedir este domingo a los presidentes autonómicos extender dos semanas más el estado de alarma. El 9 de mayo podría ser el último día de esta situación impuesta el pasado 14 de marzo como medida para evitar la propagación de la Covid-19.

Sin embargo, este nuevo periodo de extensión llega con novedades, aunque todavía no se han dado todos los detalles, dado que los niños podrán salir a las calles. Pese a que no se ha dicho el límite de edad, lo que marca la ley de salud pública es de 12 años, precisó el jefe del Ejecutivo.

El 10 de mayo, si las cifras lo avalan, podría ser el primer día de una fase de desescalada que Sánchez dijo que será “cautelosa y progresiva”.

Además, indicó que probablemente no sea igual en todas las comunidades autonómicas, o incluso provincias, ya que algunas han sufrido más que otras.

“Podremos dar una respuesta diferenciada y asimétrica pero no tiene por qué ser una comunidad autónoma ni una provincia, será por territorios”, aseguró.

La desescalada del confinamiento

Pero para dar ese paso a la fase de desescalada, Sánchez dejó claro que España va a tener que seguir cumpliendo con las seis pautas que ha marcado la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de llegar a esa “nueva normalidad”.

“Hemos dejado atrás los momentos más extremos y hemos contenido la embestida brutal de la epidemia“, ha valorado el presidente hablando en pasado de una enfermedad que ha dejado más de 20.000 muertos en España, siendo uno de los países más afectados por el nuevo coronavirus en el mundo.

“Tenemos que lograr mayores avances antes de entrar en la segunda fase y levantar el confinamiento general y comenzar la desescalada”, aseveró.

Entre esas medidas recomendadas por la OMS, hay que tener “controlados e identificadas los afectados” por la enfermedad para que sean “aislados” y advertir a sus contactos que podrían haber sido contagiados. Pero para llegar a ello, se necesita que se disponga de suficientes test de diagnóstico.

A esta primera medida le sigue la obligación de que el sistema de salud esté “en condiciones de detectar con tests cada caso de infección” para que cada nuevo infectado pueda “ser aislado” y se pueda advertir a las personas a las que pudiera haber contagiado.

“Hemos duplicado los tests diarios, de 20.000 a 40.000 diarios para alcanzar este objetivo de la OMS”, dijo Sánchez, que afirmó que también se tiene que tener “bajo control”, de acuerdo a las recomendaciones de la agencia de la ONU, los lugares que han sido el foco de infección de la enfermedad y donde está la población más vulnerable, como han sido las residencias de ancianos o los hospitales.

Otra de las pautas que se deberá seguir en esta fase de desescalado es la responsabilidad individual: la que la población española tendrá que adaptarse a esta nueva normalidad respetando la distancia social y la higiene.

“Establecer estrictas medidas preventivas en centros de trabajo y en lugares formativos como los centros educativos” es otra de las pautas que le sigue. Por último, un sistema de control para evitar que casos importados hagan rebrotar de nuevo la pandemia.

Estabilización

Fernando Simón, quien encabeza el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha señalado que las cifras se “han estabilizado”, aunque prima en la reducción de las hospitalizaciones y los ingresos en Unidad de Cuidados Intensivos para seguir dando pasos.

Ha insistido en que esto “no ha terminado todavía” por lo que aboga “por no tirar por tierra” todo el esfuerzo que se ha ido realizando con el confinamiento optando por una apertura total.

Apertura en Europa

Sobre esta apertura, otras naciones europeas han empezado con su plan de desescalada.

Alemania empezará a partir de mañana a relajar algunas de las medidas restrictivas. Por ejemplo, los comercios que cuenten con una superficie de hasta 800 metros cuadrados podrán abrir sus puertas, pero solo en algunos estados federados. Asimismo, los colegios podrán, a partir de la semana que viene, ir abriendo sus puertas.

En la actualidad, el factor de reproducción de la enfermedad (R) es de 0,7, es decir, que cada persona contagiada lo transmite a 0,7 personas. Al principio de la pandemia, estaba a 5.

Otro de los países que está preparando también ese plan de reapertura es Italia, una de las más afectadas en el mundo por el nuevo coronavirus, por detrás actualmente de Estados Unidos. El próximo 3 de mayo expira el decreto de confinamiento en el país y a partir de ese día, se podrá reanudar “buena parte” de la actividad productiva e industrial .

Estas medidas de confinamiento han provocado un parón en la actividad económica mundial que, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), creará una contracción económica de una magnitud nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial.

La buena noticia es que, según las mismas previsiones del FMI, en 2021 mejorará la situación económica mundial y habrá una progresiva recuperación.

Para España, se prevé que la deuda suba hasta el 113,4% de su producto interior bruto en 2020 y que al año siguiente hasta el 114,6% por las medidas que se están adoptando para aliviar la crisis. Asimismo, se estima que la tasa de desempleo llegará este año al 20,8%, una subida del 6,1% respecto el 14,7% de desempleo que cerró el 2019.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here