(Tiempo de lectura: 4 min)

El impacto de la pandemia en la economía europea no ha impedido que la mayoría de los estados del viejo continente hayan vuelto a incrementar su salario mínimo este 2021. Así lo asegura un informe publicado por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound). Los últimos datos analizados por la Fundación sostienen que tan solo cuatro países europeos han congelado el salario mínimo este último año: España, Grecia, Bélgica y Estonia. Por el contrario, el resto de los estados comunitarios han apostado por incrementar, aunque de forma más comedida que otros años, el salario mínimo interprofesional del país. En concreto, Eurofound detecta que 18 de los 22 estados analizados han incrementado su salario mínimo este año.

Así bien, la organización tripartita de la Unión Europea asegura que “la pandemia ha ralentizado el proceso de marcha de fuerte crecimiento del salario mínimo y de convergencia entre los países de la UE”. Las subidas del SMI realizadas por los estados miembro son discretas, pero varían entre el 05 y el 5%. Los países que más han incrementado el salario mínimo son Lituania, Eslovenia, Polonia, Eslovaquia, Bulgaria y Lituania, con incrementos superiores al 5%. Pero, según el informe, este incremento sustancial no ha sido la norma en el resto de países de la Unión Europea.

Así, las principales potencias del viejo continente han decidido incrementar el SMI en cifras cercanas al 1 o el 2%. Alemania lo ha incrementado un 1,6% y Francia un 1%. Algo más sustanciales han sido los incrementos de los Países Bajos (+1,9%) y el Reino Unido (+2,2%). Por otro lado, también destaca el incremento del SMI en Portugal, que sube un 4,7% este año.

La Comisión Europea descarta aplicar un salario mínimo comunitario, pero pide a los Estados que cuenten con salarios “dignos”

El informe de Eurofound constata las diferencias abismales en relación con el salario mínimo entre estados de la Unión Europea. De hecho, la propia Comisión Europea planteó la posibilidad de establecer un SMI homogéneo para toda la UE antes de la pandemia. Sin embargo, esta medida no se encuentra en estos momentos encima de la mesa del ejecutivo comunitario. En este sentido, el Comisario europeo de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Shmit, aseguró la semana pasada que la Comisión Europea descarta, por ahora, la creación de un salario mínimo europeo. Sin embargo, Schmit aprovechó para pedir a los estados que eleven sus salarios mínimos para adaptarlos al coste de vida y la productividad de su realidad social. “No podemos aceptar que en algunos países los salarios no permitan una vida digna. El trabajo tiene un valor y esto tiene que verse reflejado en salarios dignos”, aseguró Shmit.

De este modo, la Comisión Europea no pretende generar un salario mínimo comunitario debido a las diferencias salariales de los estados miembro. Sin embargo, si contempla generar un proceso para asegurar que todos los países de la Unión Europea cuentan con unos salarios mínimos dignos. La propuesta se transformará en una directiva de la Unión Europea para garantizar el amparo de los trabajadores en la Unión Europea a unas condiciones de trabajo que permitan a los ciudadanos vivir dignamente, dondequiera que trabajen.

La enorme diferencia entre salarios en la Unión Europea hace inviable un salario mínimo. Actualmente, el salario mínimo más alto se encuentra en Luxemburgo, con un sueldo base de 1.668 euros mensuales. Por el contrario, el sueldo mínimo en Bulgaria se sitúa en 623 euros, una tercera parte de los sueldos mínimos más altos.

España se sitúa en el Top 8 con salarios mínimos más altos de la Unión Europea

A pesar de que España haya congelado el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) este 2021, los incrementos de los últimos años han permitido que el Estado español haya avanzado posiciones en el ranking europeo. Según datos de Eurostat, actualmente España cuenta con el octavo salario mínimo más alto de la UE. Sin embargo, el salario español se encuentra todavía lejos de las primeras posiciones, ocupadas por Luxemburgo, Alemania, Países Bajos, Bélgica y Francia.

El grupo de expertos de Trabajo considera que el salario mínimo de España debería subir hasta los 1.047 euros en 2023

En este sentido, el Gobierno de España podría preparar un nuevo incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en los próximos meses. La congelación de salario mínimo del mes de diciembre relegó la decisión de incrementarlo a la opinión de un comité de expertos nombrado por el Gobierno para analizar la necesidad de incrementar el salario mínimo. Meses después de la creación del comité, los expertos ya tienen prácticamente listo el informe, donde se recomienda incrementar paulatinamente los salarios base en España en los próximos tres años.

En concreto, el informe del comité de expertos recomienda incrementar el salario mínimo entre 1.012 euros y 1.047 euros en 14 pagas durante los próximos dos años. La propuesta supondría un incremento de entre el 6,5% y el 10,2% en los próximos dos años, respecto a los 950 euros actuales. Los datos, publicados hoy por El País no son todavía definitivos, y tanto el ministerio de Trabajo como el de Economía dan la propuesta por zanjada.

El informe realizado por el comité asegura que el salario mínimo en España ha vivido mejoras substanciales en los últimos tres años. Unas mejoras que han conseguido que el SMI se sitúe por encima del 50% del salario medio de España. Según los expertos, los incrementos aplicados por el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos ha permitido a España “alejarse” de las últimas posiciones de Europa en términos de retribución salarial. En todo caso, el comité también recomienda que se sigan realizando estudios que puedan medir el impacto del incremento del salario mínimo en el mercado laboral, como realizó la semana pasada el Banco de España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here