(Tiempo de lectura: 4 min)

Los estragos de la pandemia provocada por la Covid-19 en el mercado laboral español han sido devastadores durante el segundo trimestre de 2020. Y ha afectado principalmente en el número de puestos de trabajo del mercado laboral del país. Según datos de la Encuesta de Población Activa, en el segundo trimestre del año la ocupación cayó en más de 1 millón de puestos de trabajo. Concretamente, la EPA cifra en 1.074.000 millones los puestos de trabajo destruidos durante el segundo trimestre de 2020 por la pandemia. La destrucción de empleo supone un 5,4% del total, obteniendo así los peores datos en generación de empleo de la historia del mercado laboral español. En términos desetacionalizados, la variación anual del empleo ha bajado en cerca de 1,2 millones de personas. Esta cifra supone un descalabro del -6,05%.

Según los datos de la EPA, al número de personas desocupadas subió en 55.000 personas durante el segundo trimestre del año. Este dato de paro supone la peor cifra en paro registrado de un segundo trimestre desde 2012, el peor año de la crisis económica y financiera de 2008. Los datos de la EPA fijan una tasa de paro registrado del 15,3%. Pero los datos más preocupantes es la cifra de afiliados a la Seguridad Social. De hecho, la pérdida de más de un millón de empleados en el segundo trimestre contrasta con las cifras positivas conseguidas en los últimos siete años.

En 2019 el mercado laboral español sumó 333.000 puestos de trabajos nuevos en el segundo trimestre, mientras que en 2018 fueron cerca de 470.000. De hecho, el segundo trimestre había sido un buen período para el mercado laboral español. En los últimos siete años siempre se había creado empleo durante el segundo trimestre del año.

Los trabajadores inactivos justifican la diferencia entre ocupación y paro registrado

La diferencia entre las cifras de paro registrado (+55.000) y las de ocupación (-un millón) se explica principalmente por los trabajadores considerados “inactivos”. La EPA justifica que durante el segundo trimestre más de un millón de personas han pasado de estar ocupadas a ser consideradas inactivas. Esto hace que un grueso importante de la población no sea contabilizada por el Servicio de Empleo Público (SEPE) como persona parada. Dicho incremento de la inactividad se debe principalmente a la falta de generación de nuevo empleo durante el confinamiento. La EPA cifra en 1,6 millones el número de personas en búsqueda activa de empleo durante el segundo trimestre que no encontraron trabajo.

La cifra del desempleo, pues, es mucho mayor al 15,3% fijado por el paro registrado. De hecho, la EPA asegura que cerca de 1,2 millones de hogares cuentan con todos sus miembros en situación de desempleo. Esta cifra supone un incremento de 74.900 hogares en comparación con el primer trimestre del año. Por el contrario, el número de hogares en que todos sus miembros se encuentran empleados se sitúa actualmente en 10.385.100. Una cifra que supone una reducción de más de 311.000 hogares en comparación con el primer trimestre de 2020.

Otra cifra preocupante publicada por la EPA es la incapacidad, tanto del sector público, como del sector privado de generar empleo. Según los datos del informe, el sector privado destruyó más de un millón de empleos en el segundo trimestre de 2020. Pero también el sector público destruyó empleos, aunque con una cifra mucho menor (22.000).

Baleares, Cantabria, Canarias, Navarra y Andalucía, las comunidades que más empleo destruyen

Los datos de la EPA son desoladores para todos los territorios del Estado español. Ninguna Comunidad Autónoma (a excepción de las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla) fueron capaces de generar empleo durante el segundo trimestre de 2020. Las Comunidades Autónomas más afectadas son las Islas Baleares (-11,5%), Cantabria (-9,97%), Canarias (-8,61%), Navarra (-7,56%) y Andalucía (-7,23%). Por el contrario, el Principado de Asturias (-3,48%), Aragón (-4,19%), la Comunidad de Madrid)-4,22%) y Galicia (-4,4%) son las Comunidades Autónomas que menos empleo han destruido en comparación con el segundo trimestre de 2019.

De esta forma, los datos de la EPA reflejan descensos considerables de la actividad empleadora, tanto en la variación anual como trimestral. Y la destrucción de empleo no se produjo solamente en el segundo trimestre del 2020, sino que los datos son más impactantes si se suma el global de 2020. Así, en Andalucía se han destruido 273.900 empleos en los últimos meses. En Catalunya, la destrucción de empleo ha sido de 162.000 personas y en la Comunidad Valenciana de 97.500.

La tasa de paro también es altamente preocupante en provincias como Cádiz, Canarias, Granada, Córdoba, Huelva o Jaén, donde se supera claramente el 20% de tasa de desempleo registrado. En cambio, la tasa de paro registrado solo se sitúa por debajo del 10% en Álava, Guipúzcoa y Soria. Unos indicadores que muestran la incapacidad del mercado laboral español de eliminar la tasa de empleo estructural del país.

El flujo de ocupados a inactivos se dispara

Por otro lado, cabe tener en cuenta que los datos de la EPA no contabilizan los cientos de miles de personas que se encuentran en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). En este sentido, la EPA detecta flujos anormales de personas entre tres áreas de empleo: ocupados, desempleados e inactivos. Según la EPA el dato más preocupante se encuentra en el número de trabajadores que se encuentran fuera del mercado laboral (inactivos) por su incremento en más de un millón de personas.

La EPA identifica que cerca de un millón de empleados han pasado a ser inactivos, mientras que solo 400.000 inactivos han vuelto al mercado laboral. Lo mismo pasa con el número de desempleados. La EPA identifica que más de un millón de desempleados han pasado a formar parte de las personas fuera del mercado laboral. En cambio, solo medio millón de inactivos han pasado a considerarse desempleados.

De hecho, según los datos, el número de personas que han entrado al mercado laboral en el segundo trimestre de 2020 (tanto a ser ocupados como parados) se ha mantenido similar al resto de periodos. Un total de 1,2 millones de personas han entrado al mercado laboral en el segundo trimestre. En cambio, se ha disparado la cifra de personas que han salido de su actividad. Si normalmente esta cifra se situaba de forma histórica en el millón de personas, este trimestre se ha disparado en más de 2,2 millones.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here