(Tiempo de lectura: 2 min)

Entre enero y agosto, el sector turístico de España perdió alrededor de 50 mil millones de euros en comparación con el mismo periodo de 2019.

Es una demostración cruda del duro efecto que produjo (y sigue produciendo) la pandemia de coronavirus en el país.

Igualmente, y a pesar del incremento de los casos de Covid-19 en las últimas semanas en algunas regiones, Gobierno español descartó retroceder hacia un confinamiento más estricto.

Por ahora, se entiende que la realidad de agosto es diferente a la que se vivía en marzo.

De acuerdo con los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), en los primeros ocho meses de 2020 España recibió unos 40 millones de turistas internacionales menos en comparación con 2019.

Se calcula que estos viajeros hubieran dejado en territorio español unos 50 mil millones de euros.

La pandemia de coronavirus obligó al cierre de las fronteras, situación que todavía no se ha normalizado.

Según el INE, en 2019, entre enero y el pasado mes de agosto, arribaron a España 58,2 millones de turistas desde el extranjero. Sólo en agosto se habían registrado 10,1 millones de llegadas.

Estos datos contrastan radicalmente con lo ocurrido en 2020: entre enero y julio sólo atravesaron las fronteras 13,2 millones.

Los datos del INE están elaborados con una proyección de agosto, ya que la información completa se publicará en octubre. 

Según el organismo, de seguir la mala tendencia en el mes de agosto (se calcula unos 2,5 millones de turistas), la suma de llegadas en ocho meses se situará en alrededor de 16 millones, 40 millones por debajo de 2019.

Menos personas, menos gasto

En relación con el gasto, entre enero y agosto del año pasado los turistas internacionales dejaron en impuestos y comercios españoles (hoteles, líneas aéreas, agencias, esparcimiento) 64.120 millones de euros. De ese total, 11.700 se erogaron sólo en el mes de agosto.

En 2020, por el contrario, entre enero y julio apenas gastaron 14.290 millones. Por ejemplo, en julio, dejaron la suma de sólo 2.450 millones.

Así, de seguir este ritmo en agosto (algo que se descuenta), los ingresos desde enero apenas superarán los 16.000 millones de euros, en contraste con los 64.120 de 2019.

Además del cierre de fronteras, por supuesto impactó la decisión de millones de personas de no viajar por miedo a los contagios, tanto en los aviones como en los destinos. Más si estaban los hospitales colapsados.

Hasta ahora, 55.000 españoles han perdido oficialmente sus puestos de trabajo. La cifra no es más alta porque muchos trabajadores todavía están cubiertos por programas de trabajo.

Sin embargo, un estudio de la asociación empresarial Fedea predice que el 70 por ciento de los empleados del sector turístico perderán su empleo.

Muy especialmente afectadas han sido las Islas Baleares, donde el turismo aporta el 35 por ciento de los ingresos totales.

En comparación, el turismo representa alrededor del 12 por ciento del producto interno bruto (PIB) en el resto del país.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here