Actualidad Escrivá plantea que las pensiones del ‘baby boom’ se puedan financiar con...

Escrivá plantea que las pensiones del ‘baby boom’ se puedan financiar con nuevos impuestos

En una comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo, el ministro de Seguridad Social, considera que las pensiones del ‘baby boom’ conllevarán una insostenibilidad “temporal” del sistema

0
La prórroga de los ERTE sigue en el aire a cuatro días de finalizar el plazo
(Tiempo de lectura: 4 min)

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, vuelve a poner matices sobre la propuesta de remodelación de las pensiones que prepara el gobierno y que afectarán a la generación del ‘baby boom’. Según ha asegurado hoy el ministro en una comparecencia en la Comisión del Pacto de Toledo, la financiación de las pensiones del ‘baby boom’ se podría saldar con nuevos impuestos “pagados por todos” o con “mecanismos selectivos aplicados” a esta generación. Según ha asegurado hoy Escrivá, los problemas de solvencia de la Seguridad Social serán “temporales”, entre 2025 y 2050. Un periodo de 25 años que coincidirá con la jubilación de la generación más numerosa de España. En todo caso, el ministro ha matizado que el punto de partida de la Seguridad Social es “solido”.

Por otro lado, el ministro español ha asegurado que el pacto existente con la mesa de diálogo social puntualiza que cualquier gasto ajeno a las pensiones de la Seguridad Social deberá contar con el visto bueno del Ministerio de Hacienda.

Otro de los frentes abiertos del Ministerio a corto plazo es el déficit que ha generado la Covid-19 en las arcas públicas de la Seguridad Social. Un déficit que, según José Luis Escrivá, ya se ha cubierto “en un 80%”. La cobertura del déficit del sistema de pensiones registrado antes de la Covid-19 se ha saldado con los últimos Presupuestos Generales del Estado, con una aportación de 14.000 millones de euros.

Incrementar la edad de jubilación efectiva: la obsesión del gobierno para hacer viable el sistema de pensiones

Durante su intervención, Escrivá ha defendido que los actuales problemas de sostenibilidad del sistema de pensiones tienen una solución concreta: incrementar la edad de jubilación fijada y generar más incentivos para conseguir una edad efectiva de jubilación más alta que la existente actualmente. En este sentido, el ministro de Seguridad Social del ejecutivo español ha matizado que el objetivo del gobierno es hacer efectiva la actual edad de jubilación, fijada en los 67 años. De este modo, el ejecutivo descarta, a corto y medio plazo, volver a incrementar la edad fijada de jubilación. Según Escrivá, se trata de una edad “adecuada” de la que “no debe ser considerada su modificación”.

Pero lo que sí se convertirá en uno de los caballos de batalla del gobierno es la jubilación anticipada, sobre todo la que se produce en edades tempranas. Escrivá ha explicado que actualmente tan solo un 10% de los trabajadores se jubilan un año antes de la edad que se les establece por ley. Por el contrario, existe un gran número de trabajadores que optan por jubilarse a los 63 años, el mínimo legal que establece la ley para acceder a la jubilación.

Para modificar esta tendencia, Escrivá ha anunciado ciertas medidas que supondrán “pequeños cambios de comportamiento” respecto a la jubilación anticipada. Unas medidas que, según el ministro afectarán “de manera sustantiva al sistema”. En todo caso, Escrivá ha asegurado que las medidas restrictivas para desincentivar la jubilación anticipada se aplicarán “de manera gradual” en los próximos 10 años. “Ninguna persona que esté en edad próxima de jubilación y tenía pensado un planteamiento, tendrá que cambiarlo como resultado del cambio de incentivos “, ha asegurado el ministro.

La creación de nuevos impuestos como “mecanismo corrector” a las pensiones del ‘baby boom’, en el aire

En todo caso, el debate de fondo sobre la viabilidad de las pensiones a largo plazo tras la jubilación de la generación del ‘baby boom’ está todavía por decidir. Hoy, por primera vez, Escrivá ha mencionado la posibilidad de crear “un mecanismo corrector” en el caso que falten ingresos para pagar las pensiones de la generación del ‘baby boom’. Esta generación, que contempla las personas nacidas entre 1959 y 1970, supondrá un auge del gasto de la Seguridad Social en pensiones sin precedentes. Un incremento del gasto que, según el ministro, podría añadir “más tensión al sistema”. Y para sufragar dicho incremento, Escrivá plantea la posibilidad de crear nuevos impuestos aplicables a toda la población para hacer incrementar las arcas públicas del Estado.

Estos nuevos impuestos se podrían empezar a valorar a partir de 2027 y formarán parte de la segunda fase de negociación de la reforma de las pensiones con las patronales y los sindicatos. De momento, el pacto alcanzado la semana pasada pide “evitar hacer recaer en las generaciones más jóvenes el coste derivado de la llegada a la edad de jubilación” de la generación del ‘baby boom’.

Sin posicionarse claramente, el ministro ha añadido que “las generaciones jóvenes tienen una tasa de precariedad y desempleo superior”. Esto dificulta que la Seguridad Social pueda asumir el gasto de las pensiones previsto para los próximos 25 años. “Del mismo modo que ahora nadie discute la equidad de género, la equidad intergeneracional también se abrirá paso en las políticas del futuro”, ha añadido Escrivá.

La duda sobre la sostenibilidad de las pensiones es una problemática “temporal”, según el gobierno.

Finalmente, Escrivá ha insistido en que esta problemática es “temporal” y que, una vez pasada la jubilación de la generación del ‘baby boom’, las altas de pensionistas vuelven a disminuir hasta niveles similares a los actuales. En su intervención, el dirigente socialista ha defendido que el acuerdo rubricado con los agentes sociales, diciendo que “intenta recuperar la credibilidad perdida con la reforma de 2013”, que ha tildado de “mal planteada”, “sin recorrido” y de “sólo generar incertidumbre y desconcierto”.

De esta forma, el ministro de Seguridad Social del gobierno de España ha hecho un llamamiento a “defender la solidez” ante el contexto de “pesimismo infundado” de la ciudadanía hacia la sostenibilidad del sistema de pensiones. Un “pesimismo infundado” que, según una encuesta del propio ministerio de Seguridad Social, aglutina un 70% de la población que es escéptica con la cantidad a recibir en el momento de su jubilación.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil