(Tiempo de lectura: 1 min)

El Departamento de Defensa de Estados Unidos aparentaba estar muy entusiasmado con el nuevo portaaviones Gerald R. Ford. Este buque militar está valorado en unos 13 mil millones de dólares y pareciera que las cosas no salen como se esperaba.

El USS Gerald R. Ford es considerado el buque militar más caro del mundo y debía haber entrado en servicio desde septiembre de 2014. No obstante los incrementos en el costo de su construcción han causado que esta fecha se siga posponiendo.

Pero parece que ese no es el único problema. Según se pudo conocer, la alta tecnología usada en este portaaviones podría ser ahora todo un lastre. Esta afirmación la hizo Frank Kendall, responsable de compras de armas del Pentágono, a la agencia de noticias Sputniknews. En su opinión, evidentemente no fue buena idea incluir tantas tecnologías no probadas en el buque. Kendall encargó una revisión independiente del portaviones con el objetivo de detectar los defectos de este buque.

Cabe recordar que el USS Gerald R. Ford (CVN-78) está destinado a ser el barco líder de su clase en la Marina de los Estados Unidos. Este portaaviones lleva el nombre del 38º presidente de los Estados Unidos, Gerald Ford. Se reconoce, con este nombramiento, el servicio naval prestado por Ford durante la Segunda Guerra Mundial. Especialmente se le reconoce su desempeño a bordo del portaaviones Monterey en el Teatro del Pacífico.

2021 es la fecha límite para solucionar las fallas en el portaaviones

Según se pudo conocer de fuentes ligadas al Pentágono, el  USS Gerald R. Ford estaba pautado para empezar sus operaciones en el año 2021. En vista del tiempo faltante para llegar a esa fecha, aún se muestran esperanzados sobre la resolución de los problemas. 

Pero… ¿cuáles son los verdaderos problemas de este buque? Según la inspección hecha por el Pentágono, las fallas alcanzan a sistemas vitales del portaaviones. Consta en el informa que existen problemas en sus sistemas de propulsión, así como en los programas de lanzamiento. También se hace mención a fallas en los programas de recuperación y en uno de sus potentes radares.

Tal y como recoge Sputniknews, existe preocupación acerca de la fiabilidad de los sistemas. Al respecto declaró Michael Gilmore, jefe de pruebas del Pentágono. Este técnico reconoce que existe “ riesgo de que el buque no tenga éxito en el combate”. Queda entonces esperar el destino que le espera a este costoso portaaviones en el seno de la Armada de Estados Unidos.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here