(Tiempo de lectura: 5 min)

Felipe VI, en su segundo mensaje de Navidad, hizo un llamamiento al diálogo y la concertación entre partidos en beneficio del interés general. Asimismo, ha instado a fortalecer la unidad de España frente a los independentismos. De igual manera, ha defendido los servicios públicos esenciales y la creación de empleo digno. A continuación One Magazine les trae un extracto con los pasajes más resaltantes:

Felipe VI reconoce la grandeza y legado español

Felipe VI inicia su discurso presentando a los españoles el saludo de los integrantes de la casa real. Hace especial mención a su esposa la Reina Letizia, a la Princesa Leonor y la Infanta Sofía y a nombre de ellas desea al pueblo unas muy felices fiestas. Acto seguido, establece un vínculo emocional al decir: “Este Palacio es de todos los españoles y es un símbolo de nuestra historia”. Luego remata con: “está abierto a todos los ciudadanos que desean conocer y comprender mejor nuestro pasado”.

Más adelante, Felipe VI recuerda el legado al referirse al palacio: “en todo su patrimonio, se recogen siglos y siglos de nuestra historia común”. También refuerza la unión española diciendo: “esa historia, sin duda, debemos conocerla y recordarla, porque nos ayuda a entender nuestro presente y orientar nuestro futuro”. Hace hincapié en que es precisamente la historia vivida la que nos permite definir y explicar nuestra identidad a lo largo del tiempo.

El Rey resalta la necesidad de unión diciendo “creo sinceramente que hoy vivimos tiempos en los que es más necesario que nunca reconocernos en todo lo que nos une”. Remata diciendo que “es necesario poner en valor lo que hemos construido juntos a lo largo de los años con muchos y grandes sacrificios”. Para luego cerrar con: “Es necesario ensalzar todo lo que somos, lo que nos hace ser y sentirnos españoles”.

El Estado ante todo

El tema Estado fue abordado por Felipe VI dejando claro que España tiene una solidez basada hoy en valores constitucionales compartidos. Remata su idea declarando que tiene las reglas comunes de convivencia asumidas son el elemento de unión.

Más adelante en su discurso, el Rey reconoce que es “un Estado que reconoce nuestra diversidad en el autogobierno de nuestras nacionalidades y regiones. Que además tiene al respeto a la voluntad democrática de todos los españoles como el fundamento de nuestra vida en libertad”.

Concluye Felipe VI en relación a esta parte que se siente con muchas razones para sentirse español, querer, admirar y respetar a España. Destaca que es un sentimiento profundo, una emoción sincera y un orgullo muy legítimo.

Las recién finalizadas elecciones 

En relación a las elecciones generales celebradas el pasado día 20, el Rey comentó que son un proceso normal constitucional para renovación de Congreso de los Diputados y del Senado. Recordó que a España la gobierna un “régimen constitucional y democrático de Monarquía Parlamentaria”

Las Cortes Generales, son las “depositarias de la soberanía nacional”, dijo Felipe VI. En consecuencia, son las dueña del poder de decisión sobre los asuntos que conciernen y afectan a todos españoles”. Dijo aún más: “Son la sede donde, tras el debate y el diálogo entre las fuerzas políticas, se deben abordar y decidir los asuntos esenciales de la vida nacional”.

Alabó el proceso electoral diciendo que “La pluralidad política, expresada en las urnas, aporta sin duda sensibilidades, visiones y perspectivas diferentes”. En su opinión, esto “conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso”. La finalidad es si duda “tomar las mejores decisiones que resuelvan los problemas de los ciudadanos”.

España estrena un nuevo gobierno legislativo que necesita todos los esfuerzos, todas las energías y todas las voluntades de nuestras instituciones democráticas. Esta es la manera correcta  para asegurar y consolidar lo conseguido a lo largo de las últimas décadas. Es menester, por otro lado, adecuar el progreso político a la realidad de la sociedad española de hoy.

Con miras al futuro, expresó que España necesita “unas instituciones dinámicas que caminen siempre al mismo paso del pueblo español al que sirven y representan”. Deben también ser “sensibles con las demandas de rigor, rectitud e integridad que exigen los ciudadanos para la vida pública”.

La nueva España

Felipe VI afirmó que la España actual es muy distinta a la de los siglos anteriores gracias a la voluntad de entendimiento de todos los españoles. Otros elementos también ayudaron en este logro. Entre ellos destacan el espíritu de reconciliación y superación de las diferencias históricas y el compromiso de las fuerzas políticas y sociales con el servicio al pueblo. Puntualizó que los intereses generales de la Nación, “deben estar siempre por encima de todo”.

No se debe olvidar que la ruptura de la Ley, la imposición de una idea o de un proyecto de unos sobre la voluntad de los demás españoles, solo ha traído desgracias. Las imposiciones sólo han conducido a la decadencia, al aislamiento y al empobrecimiento. Puntualizó además que eran errores del pasado español que no debe repetirse”.

Predijo que el futuro era, de manera irrenunciable, uno de entendimiento, convivencia y concordia en democracia y libertad. En consecuencia, respetar el orden constitucional era defender la convivencia democrática aprobada por todo el pueblo español. Asimismo implicaba defender los derechos y libertades de todos los ciudadanos y es defender la diversidad cultural y territorial.

La economía

En relación a este tema, Felipe VI dijo de entrada: “la mejora de la economía es una prioridad para todos”. Continuó reafirmando la responsabilidad de las instituciones con los ciudadanos, las familias y especialmente los más jóvenes”. Destacó en esta parte la importancia de la tranquilidad y la estabilidad para afrontar el futuro y un proyecto de vida que apunte al mañana.

Resumió el deseo de todo el gobierno diciendo “todos deseamos un crecimiento económico sostenido”. Según  su punto de vista, el crecimiento debe permitir seguir creando empleos, y empleos dignos. Por otro lado debe fortalecer los servicios públicos esenciales, como la sanidad y la educación También debe reducir las desigualdades, que son acentuadas por la dureza de la crisis económica. Remató en esta parte aceptando que Europa tiene grandes desafíos en su seno.

El terrorismo internacional

Este segmento lo inició con: “todos hemos sentido la indignación y el horror ante los atentados que han costado la vida a compatriotas nuestro”. Acto seguido habló de los terribles crímenes de París y de otros lugares del mundo. Al respecto afirmó que todos ellos eran “auténticos ataques a nuestro modelo de convivencia y a los más elementales valores humanos”.

Con la misma intensidad habló de los migrantes y refugiados. Ante estos casos afirmó sentirse conmovido por el drama humano que ellos representan. Señaló a las guerras y a la pobreza como elementos detonantes de la situación. De igual manera incluyó en este grupo de dramas, el de los que luchan contra el cambio climático

Señaló Felipe VI que antes estos desafíos era necesario que España hiciera oír su voz en la Unión Europea y en las instituciones internacionales. De acuerdo a como él lo ve, “el mundo de hoy exige naciones fuertes, responsables, unidas, solidarias y leales a sus compromisos”. Los socios, aliados y, en general, el conjunto de la comunidad internacional debe ser uno solo.

La despedida

Finalmente expresó “no quiero despedirme esta noche sin deciros, con total convicción, que a los españoles de hoy nos corresponde seguir escribiendo la historia de nuestro tiempo”. Expresó su confianza de que esto sea logrado tal como ya se ha hecho en el pasado. Esto tiene que ser con: “hombres y mujeres, jóvenes y mayores, nacidos aquí o venidos de fuera; empujando todos a la vez, sin que nadie se quede en el camino”.

Con convencimiento expresó “Debemos mirar hacia adelante, porque en el mundo de hoy nadie espera a quien solo mira hacia atrás”. Con la misma emoción sugirió que “debemos desterrar los enfrentamientos y los rencores; y sustituir el egoísmo por la generosidad”. De igual modo pidió: “hay que reemplazar el pesimismo con la esperanza y el desamparo con la solidaridad”. 

Recordó que los españoles nunca se habían rendido ante las dificultades. Por el contrario, habían sido grandes, y siempre las habían vencido. Luego, cerrando ya su discurso dijo: “Con esa emoción, con esa confianza en nuestro futuro, en ese futuro de España en el que creo, os deseo a todos una muy Feliz Navidad”.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here