(Tiempo de lectura: 2 min)

Endesa culminó el primer trimestre de este año con un beneficio neto de 884 millones de euros. Esto representa un crecimiento del 132,5% en comparación al ejercicio del 2019, que cerró con 363 millones en el mismo período.

Los resultados en las cuentas de Endesa muestra un extraordinario neto de 267 millones de euros, producto de la entrada del nuevo convenio colectivo  para hacer frente a determinados compromisos laborales, además del registro de determinadas provisiones por reestructuración de plantilla. 

Haciendo a un lado dichos efectos extraordinarios, la empresa tuvo un aumento del 59% entre enero y marzo. El resultado bruto de explotación (Ebitda) se ubicó en los 1.476 millones de euros, teniendo así un crecimiento del 59% frente al porcentaje registrado el año pasado.

Este crecimiento viene, en parte, por el impacto de las medidas estipuladas en el convenio colectivo aprobado en enero, lo cual implicó el retorno de una provisión de 515 millones de euros. 

Asimismo, Endesa obtiene beneficios cuando los precios se desploman, puesto que produce menos energía de la que vende. Por ello, la compañía tiene que comprarla en el mercado. Igualmente, si efectuó ventas a futuro, cuando los precios estaban más altos, obtiene más ganancias.

Por otro lado, la empresa hizo una provisión de 159 millones de euros para planes de reestructuración de plantilla. De esta forma, el impacto de estas dos variables ha sido de 356 millones de euros en el ebitda en términos positivos. Por consiguiente, el mismo aumentó un 21% por el buen desarrollo del negocio liberalizado y la solidez del negocio regulado. 

En lo que respecta a ingresos, Edesa obtuvo un 0,3% menos que en 2019, con solo 5.069 millones de euros. 

Las medidas de Endesa contra el coronavirus

José Bogas, consejero delegado de Endesa, aseguró que los buenos resultados del primer trimestre de este año servirán para afrontar con garantías el impacto del virus durante el próximo período. Por ello, hasta ahora, no se cambiarán las provisiones de negocios para este 2020. El objetivo de Endesa es llegar a los 1.700 millones de euros en beneficio neto ordinario, con 3.900 millones de ebitda. 

“Esta situación financiera nos da fortaleza y flexibilidad para afrontar la situación derivada del COVID-19 y el fuerte proceso de inversión en energías renovables y digitalización que se ha decidido llevar a cabo para cumplir el plan estratégico y los objetivos de la transición energética”, informó la directiva de la empresa energética.

De acuerdo con Bogas, incluso están considerando el implementar plantas eólicas y solares para ayudar con la reactivación económica, generando puestos de trabajos y riquezas.

No obstante, la demanda acumulada peninsular de energía eléctrica cayó un 3,2% hasta marzo, 2,8% menos que el año pasado. En los territorios no peninsulares, la baja fue del 5% en las Islas Baleares, mientras que en las Islas Canarias fue del 1,4%.

Endesa argumentó que este descenso en la demanda fue producido por el decreto del estado de emergencia. A pesar de este percance, la compañía afirmó que los efectos de la pandemia no han sido significativos en sus resultados del primer trimestre.

En cuanto al dividendo, la empresa distribuirá entre su junta de accionistas la retribución total correspondiente al 2019 por un importe bruto de 1,475 euros por acción, lo que supone un importe total de 1.562 millones de euros.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here