(Tiempo de lectura: 4 min)

Son múltiples las hipótesis en torno al lugar exacto desde donde se inició la propagación de la pandemia del virus de origen chino, que ya ha matado a más de 3 millones 470 mil personas en todo el mundo y contagiado a 167 millones.

El laboratorio de virología de la ciudad de Wuhan y un mercado mojado en esa misma ciudad donde se venden especies salvajes, han ocupado los primeros lugares en la búsqueda del origen del mortal virus.

Sin embargo, ahora una mina en desuso está en el radar principal de la comunidad científica. La caverna ubicada en las afueras de una aldea, justo en el corazón de las montañas del suroeste de China, parece ser el origen del covid-19.

La vieja mina de cobre cubierta de un denso follaje de bambú, era la guarida de una horda de murciélagos. Este es el lugar que algunos científicos están señalando como posible punto de contagio original del virus que ha devastado la economía mundial en el último año.

El hogar subterráneo del coronavirus covid-19, ahora está reorientando las miradas de la comunidad científica sobre el posible punto inicial de propagación del virus. En consecuencia, las solicitudes al gobierno chino y a la Organización Mundial de la Salud para que realice una investigación más a fondo sobre el laboratorio de Wuhan van en aumento.

¿China sabía del covid-19 desde 2012?

En abril de 2012, nueve años antes de que el virus se esparciera por todo el mundo, ya seis mineros chinos habían enfermado misteriosamente, después de ingresar a la mina para limpiar el excremento (guano) de murciélago. Tres de los seis mineros murieron.

Entonces, un grupo de científicos del Instituto de Virología de Wuhan fue llamado por las autoridades para investigar el hecho. Los científicos tomaron muestras de murciélagos en la mina y pudieron identificar varias cepas nuevas de coronavirus.

Este caso no fue revelado nunca por el gobierno chino y apenas está surgiendo hasta ahora en las investigaciones. El nuevo hallazgo ha suscitado una serie de preguntas sin respuesta por parte del gobierno chino, que no ha permitido que el caso sea investigado exhaustivamente.

Primero, las distintas cepas del virus halladas en la mina. Luego la extraña enfermedad de los mineros y después los exámenes a los mineros cuyos resultados tampoco han sido revelados.

Hospital Wuhan Leishenshan en Wuhan donde habrían recibido atención médica los investigadores del laboratorio.

Virus escapando del laboratorio de Wuhan

La idea de que el virus pudo haberse escapado de un laboratorio chino ahora está en el centro del debate nuevamente. Lo que inicialmente se consideró una teoría de la conspiración más, es más consistente que nunca en estos momentos.

Ha quedado claro que China ya sabía del covid-19 al menos desde diciembre de 2019. Fue en ese momento cuando aparecieron en la ciudad de Wuhan los primeros casos de personas contagiadas con el virus. Y sin embargo, el gobierno chino no alertó al mundo sobre sus peligros para que se tomaran las previsiones sanitarias con mayor antelación.

Pero que los científicos del laboratorio de Wuhan hubieran tomado muestras del virus en la vieja mina de cobre, suscita serias interrogantes entre la comunidad científica mundial. ¿Estuvo acaso el virus SARS-CoV-2, que causa el Covid-19, almacenado en el Instituto de Virología de Wuhan durante varios años y de allí se filtró?

Fue en esa ciudad justamente donde se encontraron los primeros casos de covid-19. La nueva evidencia relacionada con el origen de la pandemia descubierta por dos científicos estadounidenses le ha dado un giro a la investigación.

¿Teorías de conspiración o un hecho cierto?

Entrada a la cueva de la mina abandonada de Wanling cerca de la aldea de Manhaguo en la provincia de Yunan.

Las teorías de conspiración más sonadas han ubicado la propagación de la pandemia en la ciudad de Wuhan. Algunos han afirmado que se originó en el mercado mojado, otros dijeron que comenzó en el Instituto de Virología que funciona en esa ciudad.

Incluso, hubo quienes señalaron que se trataba de un arma biológica de China o que intencionalmente el gobierno chino propagó el virus en el mundo para golpear a las economías de Occidente y sacar ventaja de los daños.

Los científicos sostienen que el virus se desarrolló en el pozo de la mina de Mojiang hace nueve años. La mina se encuentra en la provincia china de Yunnan. Los seis mineros que enfermaron en 2012, permanecieron durante 14 días removiendo excrementos de murciélago.

Desde entonces, presentaron síntomas similares a los de los enfermos de covid-19: tos, dificultades para respirar, fiebre alta, dolores de cabeza y dolor en todo el cuerpo.

El caso fue documentado por el médico chino Li Xu como parte de una tesis de maestría. El trabajo fue traducido y estudiado por los científicos estadounidenses Jonathan Latham y Allison Wilson.

La conclusión de ambos médicos es que el covid-19 en efecto se fugó de un laboratorio. Desde 2003 se han documentado al menos seis brotes de SARS. El informe de los científicos estadounidenses es enfático sobre el rol de China en la pandemia.

Mutaciones del SARS-CoV-2

Las muestras del virus contraído por los seis mineros fueron enviadas al Instituto de Virología de Wuhan para su estudio. La interrogante que surge inmediatamente es: ¿Fue del laboratorio de Wuhan desde donde partió la pandemia?

Si no fue así, de lo que si no hay dudas es que China ya estaba al tanto del covid-19 desde hacía nueve años. Si el virus fue estudiado y ya se sabía cuáles eran los síntomas que presentaban los enfermos ¿por qué no se actuó a tiempo cuando comenzaron a aparecer los primeros casos en Wuhan?

Además de China, otros dos países del sudeste asiático han informado sobre cepas infecciosas del covid-19. En la ciudad de Quezon en Filipinas fue encontrada la cepa G-614 con una capacidad de propagación mayor que la del virus hallado en Wuhan.

También en Malasia se encontró la mutación D-614G, diez veces aún más contagiosa que el virus de Wuhan. En Reino Unido, Sudáfrica, India y Brasil se han detectado también variantes del covid-19.

A medida que se ha propagado, el virus ha mutado hacia variantes más letales. China no ha mostrado signos de querer compartir su conocimiento sobre el virus al resto de la comunidad científica internacional, a pesar de ser el país donde se originó.

Informe de inteligencia atiza los pedidos de investigación sobre Wuhan

Acaba de conocerse que al menos tres investigadores del Instituto de Virología de Wuhan (WIV) enfermaron en noviembre de 2019 y fueron internados en un hospital de la ciudad. Así lo reveló un informe periodístico publicado por The Wall Street Journal, basado en un informe de inteligencia estadounidense inédito.

El informe citado por el periódico aporta nuevos elementos sobre el número de investigadores chinos contagiados. El momento en que los investigadores enfermaron y las visitas al hospital, podrían presionar para que se realice una investigación más profunda sobre la fuga del covid-19 del laboratorio de Wuhan.

Este informe es revelado antes de la reunión que realizará el órgano de toma de decisiones de la OMS. Se espera que el organismo dependiente de las Naciones Unidas discuta y apruebe la siguiente fase en torno a una investigación sobre los orígenes del virus de Wuhan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here