(Tiempo de lectura: 2 min)

Tres de cada cuatro cabritos o corderos previamente cotizados se quedan en los pastos a un mes desde que inició el estado de alarma en España. El presidente de la Interprofesional del ovino y el caprino de carne (Interovic), Raúl Muñiz, estima que 160 millones de euros se habrán perdido desde marzo hasta mayo.

Suman 2,5 millones de lechales, corderos y cabritos que no se han comercializado durante el estado alarma, según los cálculos que Muñiz ha sacado “siendo optimista”. De acuerdo con lo que comentó en su entrevista con el medio Fedeagro, el sector llegó incluso a suspender las cotizaciones en algunas lonjas agropecuarias y por la incertidumbre dejaron de indicar precios de referencia para la compra venta.

La pandemia de COVID-19 ha afectado en un 80% a la industria hostelera, lo cual ha incidido en la mitad de las ventas de los ovinos, que están destinadas a los restaurantes.

Por otro lado, las exportaciones se han “frenado” especialmente a otros países de la Unión Europea (UE). Y también les ha perjudicado un menor consumo en el hogar.

“El cliente tiene menos tiempo y posibilidades de hacer la compra: no puede ir a buscar un lechal o un cabrito”, ha dicho el ganadero.

“Todo esto, sumado a que se trata de un producto estacional, ha provocado que en torno al 75 % de la producción se esté congelando, se quede entre las explotaciones y los cebaderos” agregó. Desde entonces, no han cesado las donaciones a los colectivos más afectados.

Muñiz prevé que haya “muchas” de las 150.000 explotaciones no superarán la situación, sobre todo los productores independientes que no están bajo el paraguas de una cooperativa, o los que no trabajen para grupos industriales “potentes” que tienen sus ventas diversificadas en la exportación, la distribución o la venta directa.

Resistencia

Para Muñiz los productores de ovino y caprino son “resistentes de por sí” y “ganaderos-empresarios” con vocación para continuar sus negocios.

De hecho, a pesar de las pérdidas industriales la crisis ha servido para acelerar uno de los objetivos que la Interprofesional tenía planteado: la presentación de nuevos cortes en tiendas comerciales, para hacer más cotidiano el consumo del cordero en la casa.

Ahora con la cuarentena hay mayor penetración de esta carne en los hogares y la entidad ha lanzado la campaña #yococinoparamivecino para dar a conocer esta nueva opción de carne animal, mientras que el vacuno sigue siendo el preferido hogareño.

También con esa acción se anima a regalar ese alimento a los vecinos a los que se les está ayudando con la compra, “especialmente los mayores” ha remarcado Muñiz.

Sin embargo, para paliar la crisis el sector ovino necesita ayuda, y un aporte mayor que los 10 millones de euros que tiene previsto aportar el Gobierno.

En la lista de prioridades de Interovic está aplicar el IVA súper-reducido para hacer a estas carnes “más competitivas”- e repotenciar la importación que se ha perdido en estos dos meses, especialmente ahora que se abrió la nueva puerta del mercado chino.

De igual manera el sector agradece la “rápida respuesta” del Ministerio Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El ovino y el caprino de carne generan anualmente un valor cercano a los 1.260 millones de euros (el 6,5 % de la producción final ganadera cárnica)

 

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here