(Tiempo de lectura: 2 min)

Los costos de los alimentos posiblemente se mantengan elevados el próximo año debido a que las discontinuidades en las cadenas proveedoras a nivel global van a persistir, según indica Cargill.

La multinacional ha destacado la escasez de personal como uno de los riesgos más grandes a los que se enfrenta la industria.

Por la falta de empleados procesadores de carne, camioneros, operadores de bodegas y trabajadores portuarios, la industria alimentaria global se encuentra inmersa en una lucha entre ellas por conseguirlos.

David MacLennan, presidente ejecutivo de la compañía estadounidense, indicó que las instalaciones no funcionan en su capacidad total, algo que limita el abastecimiento de productos alimenticios y da lugar a potenciales crecimientos en los precios. El temos de la inflación azota y ya parece inevitable.

Cargill dijo antes que la inflación en los productos alimenticios y agrícolas se trataba de un fenómeno transitorio. Sin embargo, actualmente, ya no piensa eso porque hay una “continua escasez en el mercado laboral” de este sector.

Indicó además, durante un reportaje en Bloomberg New Economy, que ese es uno de los elementos de la cadena de abastecimiento que están observando con mayor atención.

Los precios globales de los alimentos aumentaron hasta tocar un máximo de diez años en octubre de este año, lo que significa una amenaza con registros aún más altos en las compras de alimentos y es algo que puede empeorar el hambre en el mundo.

Resumiendo: el sistema alimentario mundial se encuentra presionado por la escasez de trabajadores.

Clima y energía: más problemas

Por otra parte, las condiciones climáticas negativas han afectado las cosechas este 2021, los costos de transporte se mantienen en alza y la falta de personal afecta la cadena de suministro de alimentos.

Además, una crisis en el abastecimiento de energía está causando un incremento en los costes de los fertilizantes para los agricultores a nivel mundial.

El mismo ejecutivo de Cargill indicó hace dos meses que la suba en los precios de los alimentos iba a ser transitoria y que debería desaparecer con el paso del tiempo.

Desde ese momento, el aumento de los precios de la energía y continuos problemas en las cadenas de abastecimiento hicieron que los mercados se encuentren todavía más ajustados que antes.

Invertir en materias primas

Cotizaciones

Por su parte, los futuros de la soja en EE.UU. han subido un 2 por ciento esta semana hasta tocar su cifra más alta en casi dos meses, respaldadas por nuevos convenios de exportación y la fortaleza en los mercados.

Los futuros de trigo y maíz son otros que han tenido una buena semana.

Las inquietudes por la inflación han fortalecido el mercado de cereales, porque los compradores hicieron el esfuerzo por asegurarse de adquirir suministros con el objetivo de protegerse de nuevas alzas en los precios.

Greg Grow, director de agronegocios de la firma Archer Financial Services, dijo que ya no se trata de una posibilidad; es un hecho que los precios serán más altos en los meses futuros de lo que son actualmente.

Este viernes 18 de noviembre, los exportadores privados han informado de la venta de más de 130 mil toneladas de soja a China, el cuarto día hábil seguido en que las autoridades anunciaron un acuerdo para la oleaginosa.

Mientras tanto, los futuros de la harina de soja crecieron casi un 2 por ciento a un máximo de 20 semanas.

El trigo está subiendo para el mes próximo 13 centavos a un poco más de 8 dólares el bushel, con el mercado que está siendo respaldado por las preocupaciones acerca de la falta de suministros globales y la gran demanda.

El maíz a diciembre, en tanto, ha subido 5 centavos hasta tocar los 5,75 dólares por bushel.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here