(Tiempo de lectura: 3 min)

La propuesta de la Comisión Europea de llevar a cabo un plan de reconstrucción económica de la UE valorado en 750.000 millones en dos años generaría grandes ventajas para todos los Estados miembro. Y según los detalles del plan recuperación de la Comisión Europea, España sería uno de los países más beneficiados de la Unión Europea. En concreto, sería el segundo país que más recursos obtendría, solo por detrás de Italia. El Estado español tendría acceso a 140.446 millones de euros. De estos, 77.324 millones serían a fondo perdido y llegarían a través de transferencias directas. El resto, unos 63.000 millones se transferirían en concepto de préstamos a devolver, según datos a los que ha tenido acceso Europa Press.

Así, solo Italia, con un total de 172.745 millones de euros, obtendría más ayudas que España. En el caso italiano, la cifra total de dinero a fondo perdido ascendería a 81.807 millones de euros. Con estos criterios establecidos, la Comisión Europea concluye que las economías de Italia y España serán las más afectadas por los efectos de la Covid-19. Sin embargo, la propuesta de la Comisión Europea debe ser todavía debatida y acordada por los ejecutivos de los Estados miembro y, posteriormente, ser aprobada por el Parlamento Europeo.  Por eso, las cifras podrían variar, ante una posible falta de entendimiento entre los estados del norte y los estados del sur.

El plan de la Comisión Europea superaría la propuesta de Francia y Alemania

La propuesta de la Comisión Europea difundida ayer amplía y mejora el plan de reconstrucción de la UE planteado hace una semana por Francia y Alemania. Los ejecutivos de las dos principales economías europeas abrieron el pasado 19 de mayo la veda a un plan de recuperación económica  valorado en 500.000 millones de euros. El anuncio, realizado por la Canciller alemana, Angela Merkel y el primer ministro francés, Emanuel Macron, ponían fin a dos meses de desacuerdos sobre la generación de un fondo europeo común para hacer frente a la Covid-19.

En la propuesta anunciada por Francia y Alemania ya se contemplaba que el grueso de ayudas fueran destinadas a Italia, España y Grecia, y tenía como objetivo recuperar la actividad económica y luchar contra el desempleo en las zonas más vulnerables de Europa. Sin embargo, la propuesta de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen va mucho más allá de la propuesta franco alemana.

En primer lugar, el fondo se incrementaría en 250.000 millones de euros hasta los 750.000 millones. De ellos, un 66% (500.000 millones) irían a fondo perdido y el resto serían préstamos. La propuesta de Merkel y Francia también contemplaba la generación de deuda comunitaria y ayudas a fondo perdido. Sin embargo, en el texto, Merkel y Macron establecían la necesidad de “aplicar políticas económicas sanas y un programa de reformas ambicioso”. Es decir, Merkel y Macron supeditan los fondos perdidos a planes de contingencia del gasto y austeridad.  Todavía está por ver si la Comisión Europea establecerá requisitos para acceder a las ayudas a fondo perdido.

Financiación con emisión de bonos a 30 años

A la espera que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presente la propuesta en el Parlamento Europeo, la institución europea ya ha dado a conocer algunos detalles más del plan de la UE para la reconstrucción económica del viejo continente. En concreto, la Comisión Europea propone elaborar un nuevo presupuesto comunitario para el período de 2021 a 2027 con una dotación total de 1,1 billones de euros.

La propuesta de añadir 250.000 millones de euros en concepto de créditos puede ser visto con buenos ojos por países del norte, como Países Bajos o Austria. En concreto la Comisión Europea propone que la Unión Europea acuda a los mercados de deuda para conseguir los 750.000 millones de euros. La deuda se contraería con emisiones de bonos, conocidos como “coronabonos”, con un vencimiento máximo de 30 años.

La Comisión Europea también contempla que la deuda se empiece a devolver a partir de 2028 y hasta 2058. Y, por otro lado, el ejecutivo comunitario propone la creación de nuevos impuestos para poder financiar el fondo de recuperación. Entre los nuevos tributos propuestos, destaca un impuesto al plástico, un nuevo gravamen a las multinacionales digitales y una tasa a la entrada de carbono al bloque. Así, los nuevos tributos propuestos por la Comisión Europea irían en consonancia con el Green Deal aprobado por la Unión Europea, y que pretende centrar los esfuerzos comunitarios en reducir las emisiones de los Estados Miembro en los próximos 10 años.

La propuesta también prevé liquidez para las empresas.

Por otro lado, el borrador del plan de reconstrucción económica de la UE realizado por la Comisión europea también plantea un presupuesto de 31.000 millones de euros para movilizar inversiones en compañías que se hayan visto afectadas por la Covid-19.  Con este presupuesto, la Comisión Europea prevé movilizar 300.000 millones en inversiones. La propuesta, bautizada por la Comisión Europa como “Instrumento de Solvencia”, pretende rebajar la presión de los Estados miembro para ayudar al tejido empresarial. El plan, también iría encarado a la voluntad de la Unión Europea de reconstruir y fortalecer el tejido industrial de la comunidad.

De este modo, el plan de la Comisión Europea, iría en consonancia con las medidas del Banco Central Europeo, centradas en asegurar la liquidez y la capitalización de las empresas. Y para conseguirlo, la Comisión Europea propone doblar el presupuesto del plan de financiación ‘InvestEU’ (antiguo plan Junker). De hecho, el presupuesto se duplicaría hasta los 15.000 millones de euros, con el objetivo de “movilizar hasta 150.000 millones de euros en inversiones en sectores y tecnologías clave”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here