(Tiempo de lectura: 4 min)

Durante la sesión de este lunes la divisa estadounidense tocó un mínimo que favoreció las materias primas cotizadas en dólares al hacerlas más atractivas. El dólar retrocedió un 0,47 frente a otras seis monedas extranjeras de referencia, generando un mayor apetito en el mercado por las materias primas y las inversiones de riesgo.

Por otro lado, también la renta variable europea obtuvo un amplio repunte en las últimas dos semanas. A pesar de las preocupaciones generalizadas por la segunda ola de covid-19, el crudo se revalorizó en los mercados. Aunque todavía el mercado del petróleo está lejos de estabilizarse dada su actual perspectiva incierta.

Chris Bake, miembro del comité ejecutivo de Vitol Group, dijo que el margen para que los precios del crudo suban más durante el cuarto trimestre, es bajo. El rebrote del coronavirus y las nuevas medidas de restricción en Estados Unidos, Europa y otros países, ha desacelerado la recuperación de la demanda mundial.

El reingreso de Libia al mercado petrolero luego de permanecer paralizada buena parte de su producción, debido a los bloqueos de sus pozos por fuerzas rebeldes lideradas por el general, Jalifa Haftar, es un factor adicional a considerar.

Luego del levantamiento parcial de estos bloqueos la semana pasada, la producción petrolera de Libia llegó a 250.000 barriles por día, casi el triple, revelaron expertos sobre este país miembro de la Opep.

Una recuperación de precios “larga y gradual”

Se prevé que Libia continue aumentando su producción al ampliarse la capacidad de carga de crudo de los tanqueros desde los puntos de almacenamiento. Esto permitirá que crezca el bombeo de crudo desde los campos petrolíferos.

Desde los acuerdos de recorte de la producción de la Opep + a finales de abril, el precio del petróleo se ha mantenido estancado cerca de los $ 40 el barril. A la incertidumbre sobre la recuperación del precio del petróleo de la organización se suman las noticias sobre la reaparición del covid-19 y las consiguientes medidas de bloqueo que se esperan.

El ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak, dijo el domingo que la recuperación de los precios será larga y gradual. Novak estima que la demanda global de petróleo durante este año será de un 10% en comparación con 2019.

“Primero, el repunte de las acciones y ahora la debilidad del dólar ha llevado al mercado del petróleo a subir. Las materias primas en general tardaron en actuar dados los vientos en contra fundamentales”, señaló por su parte el jefe de estrategia de materias primas de Saxo Bank, Ole Hansen.

La fuente de energía más afectada por el covid-19

A las 12:04 hora de Londres, el precio del West Texas Intermediate para entregar en noviembre subió un 0,5% a $ 40,46 el barril, luego de haber caído un 2,1% la semana pasada. Mientras que el marcador europeo Brent para ser liquidado en noviembre ganó 0.4% para ubicarse en $ 42.09.

El ejecutivo de Vitol, se refirió también al mercado mundial de refinación y apuntó que se encuentra “increíblemente apretado”. Al contraerse la demanda, las existencias de crudo aumentaron al acumularse la producción, excediendo la capacidad de almacenamiento.

Standard & Poor’s (S&P) estima que la demanda mundial de petróleo se va a reducir en 8,7 millones de barriles diarios en 2020, lo que representa un descenso de un 8,4% con respecto a 2019, como consecuencia de la crisis provocada por la expansión del Covid-19.

Las preocupaciones de la Opep y los expertos sobre la demanda de petróleo en los próximos meses son compartidas también por S&P. En su más reciente informe titulado ‘La transición energética y el Covid-19: un momento crucial para las políticas climáticas y las empresas energéticas’, concluyó que el crudo será la fuente de energía más golpeada por la pandemia.

Explica la calificadora de riesgo que tras seis años de aumento constante de la demanda, debido al debilitamiento de los bajos precios, el petróleo saldrá muy afectado de esta crisis. La razón es la dependencia de los combustibles fósiles del transporte terrestre, aéreo y marítimo, justamente los sectores más perjudicados por el virus.

Carbón, gas natural y renovables

Respecto al consumo de carbón, S&P estima como muy probable que se reduzca tanto en la industria como para la generación de energía. Especialmente en los países menos desarrollados que podrían reducir su demanda un 5,7%, equivalente a unos 4,4 millones de barriles de petróleo diarios.

En cuanto a la demanda de gas natural que lidera el mercado al ser usado en la calefacción de los hogares, considera que este combustible se ha visto menos afectado. Si bien disminuyó durante la etapa de cierres y confinamientos ordenadas para evitar la propagación del virus, su caída fue menor (3%) equivalente a 2,1 millones de barriles de crudo.

Las energías renovables, por otra parte, también resultaron afectadas durante el primer brote de coronavirus. Los retrasos que se han producido en la construcción de nuevas instalaciones de energía limpia en ciertos mercados clave, permiten proyectar una reducción de 3,6% de la producción de estas energías. Lo que representa un poco menos de un 500 mil barriles de petróleo diarios.

El informe de S&P advierte que para cumplir con el objetivo de disminuir el calentamiento global en 2 grados de aquí al 2050, será necesario multiplicar por 10 la reducción de las emisiones resultante de la pandemia.

Precisa así mismo que a pesar de ser el petróleo la fuente de energía más afectada por ahora, en los próximos 10 o 20 años una menor demanda amenaza al gas por encima de los demás combustibles fósiles. Mientras que las previsiones de consumo futuro de las energías renovables se mantiene intacta.

Menos financiamiento para compañías de petróleo y gas

Otro dato que preocupa sobre el futuro del petróleo es el crédito a las empresas de petróleo y gas. Ahora los bancos están prestando menos dinero a estas compañías. Un informe de Moody’s publicado la semana pasada, indica que algunas empresas de energía están confrontando problemas de crédito.

Al reducirse la demanda de sus productos en el mercado, su calificación de riesgo aumenta. Para mantener alto su nivel de crédito, será necesario que mantengan un acceso adecuado al capital. Al tiempo que tendrán que hacer seguimiento permanente de las “tendencias de desinversión”.

La agencia de calificación dijo que algunos bancos y aseguradoras han reducido sus préstamos a las firmas petroleras y gasíferas. Hay varios factores de riesgo que enfrentan a largo plazo estas firmas.

La falta de regulaciones en su respectivo sector y los cambios en los patrones de consumo son dos elementos claves. Sin perder de vista la irreversible transición hacia otras energías más limpias, pesan en su contra.

El analista de Moody’s, John Thieroff, comentó que “a medida que el mundo avanza hacia fuentes de energía más limpias, algunos bancos están reduciendo sus préstamos a las empresas de petróleo y gas”. Las respuestas de estas empresas al cambio climático sin duda serán factores claves para mantener el crédito.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here