(Tiempo de lectura: 4 min)

Mientras la vacunación contra el Covid-19 avanza en todo el mundo y la actividad retorna, de a poco, a la normalidad (o a una “nueva normalidad”), los precios internacionales de las materias primas se van recuperando.

Una de ellas es el petróleo, que cerró este lunes 15 de febrero a 63,20 dólares (para entrega en abril), un precio similar al que tenía en diciembre de 2019, cuando el virus recién se estaba conociendo en Wuhan, China, y aún no era una amenaza.

O, al menos, nadie sabía que iba a provocar una crisis sanitaria de magnitud planetaria.

Los datos pertenecen al mercado de valores de Londres, donde cotizan los futuros del Brent, la variedad de crudo que se utiliza como referencia en buena parte del mundo.

En abril de 2020, cuando la inactividad mundial por los aislamientos cursaba su etapa más feroz, el Brent llegó a venderse a míseros 18 dólares.

De esta forma, y en menos de nueve meses, ha más que triplicado su precio.

La otra variedad, el West Texas Intermediate (WTI), que se utiliza como referente especialmente en los Estados Unidos, está cotizando a 59,90 dólares. Se trata de un incremento del cinco por ciento respecto del valor del viernes 12 de febrero.

El WTI, en plena crisis pandémica y cuando el stock sobrepasaba la demanda de manera inédita, llevó a “venderse” a precios negativos, por debajo de cero (-37 dólares el 20 de abril de 2020).

La explicación de ese fenómeno tenía relación con las dificultades para hallar lugares de almacenamiento ante la brutal baja en la demanda.

Evolución del precio del petróleo (Brent) en el último año. Fuente: etoro.

El regreso del petróleo

Entre las razones del avance de los valores del crudo está el comienzo de la vacunación para el Covid-19 y la paralela recuperación de la economía en la mayoría de los países.

Todo indica que la actividad seguirá creciendo y, con ella, la demanda de petróleo para abastecer el transporte terrestre, aéreo y marítimo.

Por otra parte, luego de una semana de entredichos, todo indica que en un encuentro de este fin de semana de los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y sus aliados, los límites a la producción se extiendan por otro mes (hasta comienzos de agosto), lo que acotaría la oferta y provocaría un fenómeno de precios moderadamente altos por más tiempo.

Como dijimos, el crudo fue la materia prima más afectada el año pasado por la pandemia, con una baja en la demanda de más del 20 por ciento.

Mientras la demanda cayó, la oferta no lo hizo en la misma medida, lo que provocó un sobrestock que derritió los precios.

Igualmente, desde mayo pasado, cuando se comenzaron a liberar las cuarentenas y confinamientos mundiales, el WTI y el Brent iniciaron un lento proceso de recuperación que ya acumula casi el 200 por ciento.

Cambios

En el caso del Texas, en los Estados Unidos están pendientes de lo que suceda con la fenomenal ola de frío que afecta al país y al impulso que la administración de Joe Biden promete darle a la llamada “energía verde”.

En efecto, toda la industria petrolera, apañada durante los cuatro años de gobierno de Donald Trump, teme que no ocurra lo mismo con el demócrata y se han encendido las alertas.

En especial en los pozos de fracking, petróleo no convencional cuyo costo de extracción más elevado y necesita de precios altos para ser rentable.

Igualmente, la incertidumbre no ha impedido que el WTI se sostenga en máximos en 12 meses este fin de semana.

Este fenómeno ocurre más que todo por el temor a que la ola de frío (que golpea especialmente a Texas) interrumpa el envío de crudo y se sume al recorte de los países de la Opep.

Los inversionistas estiman que varios cientos de miles de barriles por día que se producen en Texas se vean afectados por el cierre de pozos, por rutas cortadas y problemas de energía generados a partir de las inclemencias climáticas.

En relación con la demanda de crudo, el incremento se produjo en todos los países, pero muy especialmente en los Estados Unidos, a partir del avance del plan de vacunación.

Estrategias

Respecto de los recortes en la producción, la Opep y sus aliados (fundamentalmente Rusia), firmaron un acuerdo el mes pasado para reducir en 500 mil barriles de crudo diarios. Acordaron bajar en medio millón de barriles diarios el corte a su producción.

Según lo planeado, retrocedieron la producción por día a 7,1 millones de barriles, desde los 7,6 millones anteriores.

Al mayor recorte lo hizo Arabia Saudita, ya que incluso permitió que algunos otros países ampliaran sus extracciones.

La suba de precios de estas semanas confirma que los países de la Opep y sus aliados complieron el acuerdo.

Según el segundo hombre en importancia en el país de Vladimir Putin, Alexander Novak, el mercado global del crudo está en proceso de recuperarse. Novak dijo que el valor del barril estará este año en una media entre 46 y 65 dólares.

Rusia y la Opep firman el mayor acuerdo petrolero de la historia (¿será suficiente?)

Para el vice primer ministro ruso, la volatilidad de 2020 ya se ha terminado.

Mientras, los mercados están confiados en que la vacuna para el coronavirus posibilitará una normalidad y, con ella, la vuelta de la actividad mundial.

Además, esperan que ayuda en todo esto los paquetes de estímulo fiscal que se lanzaron en todo el mundo, especialmente el de casi dos billones de dólares en los Estados Unidos, junto con la debilidad del dólar y tasas de interés en porcentajes mínimos.

Todas estas circunstancias deberían potenciar las inversiones de más riesgo y la cotización de la mayoría de las materias primas.

Sin precedentes en el precio del petróleo

La caída en los precios de todo el 2020 generó innumerables dificultades en las grandes compañías relacionadas con el petróleo.

Sus acciones cayeron hasta niveles impensados producto de la incertidumbre de lo que sucedería con el negocio, ya que la demanda de crudo estaba por el suelo y los combustibles tuvieron sus peores números en décadas.

La baja en el valor de las acciones de las petroleras también fue la responsable de la caída de los distintos índices mundiales.

El Stoxx Europe 600, el FTSE 100 del Reino Unido y el DAX alemán fueron de los más perjudicados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here