(Tiempo de lectura: 4 min)

Las previsiones de los empresarios españoles para este 2021 no son buenas, si bien esperan que la facturación de este año sea mejor que la de 2020. Así, el 66% de los empresarios españoles calculan que no recuperarán su nivel de facturación previa a la llegada de la pandemia, al menos hasta 2022. Estas son las principales conclusiones extraídas del informe Prespectivas España 2021, publicado hoy por la consultora KPMG. El informe, que recoge la opinión de más de 1.400 empresarios españoles de 25 sectores económicos distintos, asegura que una mayoría de empresarios (el 73%) considera que la situación económica actual es “mala o muy mala”. Por el contrario, solo el 39% de los encuestados encaran este 2021 con buenas perspectivas económicas. Sin embargo, esta cifra, todavía minoritaria, de empresarios optimistas, es cinco puntos superior a los datos recogidos en julio por el mismo informe.

Estos efectos de la pandemia en el desarrollo de los negocios impactan también en la viabilidad de las empresas. Y si bien solo el 5% de los empresarios consideran que la situación de su compañía es “preocupante”, hay un gran número de empresas (44%) que definen su situación somo “sensible”. Es decir, la mitad de las empresas españolas se encuentran en un momento complicado y no tienen asegurada su viabilidad.

En cambio, un 35% de empresas consideran que su negocio se encuentra en un contexto cómodo, y que el impacto de la pandemia ha sido llevable durante este primer año. También un 9% considera que situación es sólida, y un pequeño porcentaje (el 6%) cree que la situación de su compañía es “pujante”, es decir, que se encuentra en fase de crecimiento o que vislumbra posibilidades para crecer en el corto y medio plazo.

Los niveles de facturación previos a la pandemia no se igualarían hasta 2022

En todo caso, y en términos globales, las perspectivas de las empresas marcan una recuperación lenta, que en muchos casos no se produciría este año. Así, según los datos del informe de KPMG, el 66% de empresas no prevé recuperarse hasta 2022, o incluso más tarde. Más concretamente, el informe detalla que el 35% de empresas españolas considera que se recuperará en 2022, y el 31% que tardará al menos otro año más (hasta 2023) para recuperar los niveles de facturación previos a la llegada de la pandemia.

Estos datos muestran una minoría de empresas que prevén recuperar sus niveles de facturación este 2021. De hecho, tan solo el 18% de los más de 1.400 empresarios encuestados en el informe confían que este año podrán ganar el terreno perdido en 2020. Y todavía es más bajo el porcentaje de empresas que no se habrían visto afectadas por la pandemia. Según datos del informe el 15% de las compañías españolas no han visto bajar su facturación en 2020 ni esperan que pueda ocurrir en 2021.

“Las expectativas, estrategias, riesgos y demandas del tejido empresarial español que se anticipan en esta edición presentan un panorama agridulce en el que se evidencian el impacto desigual de la pandemia en los diferentes sectores y la transición definitiva a una nueva realidad competitiva”, asegura el presidente de KPMG en España, Hilario Albarracín en la valoración del informe. Un panorama agridulce que dibuja en este 2021 un año “de transición” para la mayoría del tejido productivo del país.

El 50% de las empresas españolas han despedido a trabajadores

Por otro lado, el informe de KPMG asegura que la mitad de las empresas españolas han decidido realizar ajustes en su plantilla. El informe incluye datos del EPA, que concluyen que en 2020 se destruyeron 622.000 puestos de trabajo, sobre todo motivados por el hundimiento de la facturación de empresas de distintos sectores económicos. Y el propio informe calcula que este 2021 podría ser todavía peor en términos de empleabilidad, y que las empresas españolas perdieran todavía más capital humano.

Y las amenazas existentes en el tejido empresarial español tratarán de ser combatidas a través de la digitalización. O al menos así lo aseguran las perspectivas de KPMG. Los datos del informe otorgan una puntuación media de 6,7 a las empresas españolas en relación a su nivel de digitalización. Un porcentaje que, según el informe, “presenta un amplio margen de mejora”. Un margen de mejora que también se vislumbra en las capacidades digitales de los trabajadores españoles. En este caso, el informe otorga una puntuación de 6,5 a la formación en digitalización de las plantillas humanas de las empresas del país.

Sin embargo, el proceso de digitalización parece ser una de las prioridades de las empresas. Y según los datos, el 62% de las compañías españolas han incluido la transformación digital entre sus prioridades estratégicas a corto y medio plazo. El porcentaje es todavía algo superior en el caso de las empresas que consideran la transformación digital como uno “de sus principales retos que deberá afrontar en 2021”. En concreto, es un reto principal para el 68% de las empresas del país.

Y dicho proceso de digitalización comportarán una inversión sin precedentes en distintas tecnologías. En concreto, el Big Data & Analytics y la soluciones Cloud serán las más demandadas este 2021.

Los empresarios de Canarias y Baleares, los más pesimistas

El informe de KPMG también segmenta la opinión de los empresarios españoles en función del territorio. Y la conclusión es clara: los empresarios de Canarias y Baleares son los más pesimistas de todo el Estado español. En concreto, tanto en Baleares como en Canarias, el 67% de empresarios califican la situación económica de “muy mala”, y el 27% de “mala”. Por el contrario, solo un 6% de los empresarios de las comunidades insulares consideran que la situación económica es buena, o regular.

Las dos comunidades insulares, altamente castigadas por el hundimiento del turismo, muestran un estado anímico de su tejido empresarial muy inferior a la del resto de territorios. La media española eleva hasta un 36% los empresarios que consideran que la situación es “regular” o incluso “buena”. En cambio, solo un 20% consideran que la situación económica es muy mala, y un 44% la consideran solamente mala.

Los empresarios más optimistas los encontramos en Aragón, Navarra, País Vasco y Galicia. Y si bien en todas las comunidades autónomas el porcentaje de empresarios que consideran que la situación económica es buena, el pesimismo parece ser algo más discreto en aquellas comunidades menos dependientes del turismo y la hostelería.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here