(Tiempo de lectura: 2 min)

Una de las más importantes apuestas de Apple para 2020, su iPhone compatible con las redes 5G, está a punto de ser –también– su gran frustración del año.

Es que todo indica que debido a los graves problemas que está generando la pandemia de coronavirus (Covid-19), el lanzamiento del nuevo móvil de la marca de Cupertino terminaría por postergarse.

Originalmente, la presentación estaba programada para septiembre, como la mayoría de los eventos de Apple.

¿Problemas de fabricación? Puede ser. Las plantas de Foxconn, fabricante clave de iPhone en China continental y en Taiwán, estuvieron semanas detenidas por el brote de Covid-19 en oriente.

Pero esa no es la única razón, el gigante tecnológico estadounidense está evaluando día a día el impacto del coronavirus en la economía mundial y, fundamentalmente, en la demanda global de smartphones, la que podría verse gravemente resentida.

Es cierto que Apple necesita hacer la presentación cuanto antes porque va a la zaga de sus rivales Samsung y Huawei en el lanzamiento de un teléfono inteligente con capacidad 5G, pero también es verdad que ninguna marca, menos la afamada Apple, quiere ver que un producto propio fracase.

Y hay otro problema, igual de grave: la cadena de distribución. Es que aunque haya un buen producto y se consigan compradores interesados, con las fronteras de buena parte del mundo cerradas para evitar el traslado del virus respiratorio, los teléfonos no podrán llegar a destino.

El coronavirus hasta este miércoles ha matado a 21 mil personas en todo el mundo e infectado a más de 471 mil.

Objetivo difícil de cumplir

“Apple necesita que su primer iPhone 5G sea un éxito”, le dijo a Nikkei Asian Review una fuente del interior de la compañía cofundada por Steve Jobs.

Sin embargo, nada parece asegurarle ahora que el ambicioso objetivo de vender 100 millones de unidades entre los cuatro modelos previstos para 2020 pueda cumplirse.

Tim Cook, chief executive officer de Apple Inc.
Tim Cook, chief executive officer de Apple Inc.

El mayor inconveniente de Apple es que Estados Unidos y Europa, donde con mayor agresividad avanza el coronavirus, son sus dos mercados más importantes. Tanto, que en conjunto representan más de la mitad de sus ventas anuales.

Según Nikkei, Apple tomaría una decisión a más tardar en mayo, mientras monitorea de forma permanente el panel de contagios de la enfermedad.

Aunque se confirme para septiembre el comienzo de las ventas del iPhone compatible con las redes de ultra velocidad, lo cierto es que no podrá cumplir con sus intenciones de incrementar en un 10 por ciento la producción de teléfonos en el primer semestre de 2020, como se lo había propuesto a principios de este año. En los próximos meses veremos cómo estos retrasos afectan a las acciones de Apple.

Hay que tener en cuenta que ya suspendió también el lanzamiento del nuevo modelo “low cost”, una esperada nueva versión del iPhone SE que se iba a dar a conocer en marzo.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here