(Tiempo de lectura: 4 min)

El Índice de Precios de Consumo (IPC) volvió a caer durante el mes de julio en España, después de una leve recuperación vivida en el mes de junio. Según el Indicador adelantado del IPC publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) los precios han bajado un 0,6% en el mes de julio. Este indicador adelantado, en el caso de confirmarse, supondría un descenso de tres décimas en la tasa anual del IPC.

Esta vez, el INE justifica la caída del IPC de España por el derrumbe de los precios en el sector de la hostelería y la industria turística. El INE asegura que los precios del turismo y la hostelería subieron en el mes de julio del año pasado, pero este año, como consecuencia de los efectos de la Covid-19 han caído de forma abrupta. Por otro lado, el organismo de estadística público español también vincula la caída del IPC en julio por la disminución de los precios de la alimentación.

En cambio, como ya pasó en el mes de junio, se ha identificado una subida moderada de los precios de los carburantes y los lubricantes, después de la bajada de precios vivida entre los meses de abril y mayo. Durante el mes de junio, los precios subieron un 0,5% debido principalmente a los carburantes y los combustibles, pero también al turismo. En este mes de julio, y tras el veto de muchos países por el repunte de casos de Covid-19 en España, el turismo es el principal motivo que lleva a España a las puertas de la deflación por primera vez en cinco años.

Según el INE, este mes de julio es el primero en que la recogida de datos IPC para elaborar el indicador se ha vuelto a hacer de forma presencial.

España encadena cuatro meses de deflación

Los temores a que España termine el año en situación de deflación se agrandan a medida que pasan los meses, por la incapacidad delos precios de recuperarse. Con los datos provisionales de julio, el país sumaría cuatro meses consecutivos en situación de deflación. De hecho, la variación del IPC en España ya se situó al borde de la deflación en el mes de febrero. El tímido incremento de los precios vividos en el mes de enero (+0,7%), junto con la bajada del mes de febrero, llevó a España a un índice de precios del 0%.

En el mes de marzo, y con la aplicación del Estado de Alarma, el IPC encadena cuatro meses de deflación. En el mes de abril el IPC se situó en el -0,7%. La caída más brusca se produjo en el mes de mayo con una caída anual del IPC del -0,9%. Los precios se recuperaron levemente en el mes de junio (-0,3%) con la entrada en vigor de la llamada “Nueva normalidad”, pero en el mes de julio los precios vuelven a retroceder tres décimas más hasta el -0,6%.

Sin embargo, el INE identifica diferencias en la evolución de los precios en los dos últimos meses. Según sus datos, los productos incluidos en el grupo especial “bienes Covid-19”, que incluyen productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y productos no duraderos del hogar, entre otros, bajaron en el mes de julio un 0,7%. El INE identifica cómo dichos productos básicos subieron de precio a partir del mes de marzo, pero desde mayo los precios se han moderado, o incluso reducido en este último mes.  Más desigual ha sido la evolución de los denominados “servicios Covid” , que contempla servicios como el alquiler, el agua, la electricidad, el gas o la calefacción.

Los precios de los productos básicos siguen al alza

En todo caso, el INE constata un crecimiento interanual del 1,8% de productos básicos como la alimentación, las bebidas, los artículos de limpieza o los farmacéuticos.  Entre ellos, destaca el grupo de alimentación y bebidas no alcohólicas que suben un 2,2% con respecto a los precios de 2019. Las cifras del IPC de julio constatan una cierta moderación en el incremento de los precios, pero su auge sigue contrastando con el resto de productos y servicios. En cambio, los servicios esenciales sí han notado una reducción de precios considerable. En el mes de julio se calcula que los precios de productos como el alquiler, el agua, el gas, la electricidad, la telefonía, lo seguros o los servicios funerarios han caído un 3% interanual, seis décimas más que en el mes de junio.

De este modo, a pesar de la cáida de los precios de productos básicos en julio, el INE constata una diferenciación abismal entre los productos de primera necesidad y los demás. Una diferencia que se da, principalmente, por el cambio en los hábitos de consumo de los ciudadanos.

El plan de recuperación europeo, el posible bote salvavidas para España

Ante la evolución económica vivida en España y la mayoría de economías occidentales de los últimos meses, parece no haber duda que el 2020 se terminará con fuertes recesiones en la mayoría de economías. Sin embargo, la incertidumbre provocada por la Covid-19 también deja dudas sobre la capacidad de los Estados de recuperar sus indicadores económicos de cara al 2021. En este sentido, el Fondo Monetario Internacional consideró “crucial” el plan de recuperación de la Unión Europea, propuesto por la Comisión Europea y aprobado, tras algunas modificaciones, por los Estados miembro.

“Vemos el acuerdo sobre el plan de la UE como un factor importante para una recuperación más fuerte en España y en el conjunto de Europa, lo vemos como algo muy positivo”, aseguró hace unos días Gerry Rice, jefe del Departamento de Comunicación del FMI. Las ayudas que España recibirá, tanto a fondo perdido como en forma de préstamo, “ayudará a impulsar la recuperación de la economía y la transición del país a medio y largo plazo”, según el FMI. El plan de recuperación de  la Unión Europea, que prioriza la digitalización, la reconversión de la industria y la resiliencia económica, generará recursos incapaces de producir por los Estados miembro por si solos.

Las últimas previsiones del FMI para España pronostican una caída del PIB del 12,8% en 2020 y una recuperación parcial en 2021 con un crecimiento del 6,3% del PIB. Sin embargo, el FMI actualizará sus previsiones en el mes de octubre y no descarta que la aprobación del plan europeo pueda mejorar las previsiones para 2021. En todo caso, parece improbable que las ayudas europeas puedan llegar antes del segundo trimestre de 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here