(Tiempo de lectura: 3 min)

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,1% en el mes de septiembre en relación al mes de agosto. Así lo asegura la predicción adelantada del Índice de Precios de Consumo Armonizado realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, los precios del mes de septiembre sufrieron una caída del 0,4% respecto al mismo mes del año pasado. Con este indicador, los precios de consumo en España frenan su caída, pero encadenan seis meses de tasas anuales negativas. De hecho, desde el mes de abril y hasta septiembre el IPC ha caído de forma sistemática cada mes, lo que hace pronosticar un cierre en deflación para este 2020 en España.

Según las estimaciones del INE, en el mes de septiembre los precios se comportaron ligeramente al alza respecto al mes de agosto. Un comportamiento al alza debido principalmente por la subida del precio de la electricidad y de los paquetes turísticos, que aunque siguen disminuyendo sus precios, en septiembre lo hicieron menos que en agosto. Sin embargo, el INE pronostica una caída considerable en el precio de los combustibles respecto al mes de septiembre de 2019, cuando su precio aumentó por encima de la media.

La evolución anual del IPC muestra un cierto estancamiento de los precios de consumo desde el mes de julio. Tras la debacle de los meses de abril y mayo, en que la inflación llegó al -0,9%, con los datos de septiembre el IPC español acumularía tres meses con una caída menos pronunciada. De hecho, las cifras muestran que en el mes de junio la tasa anual del IPC se recuperó hasta el -0,3%. Sin embargo, en el mes de julio los precios volvieron a bajar hasta el -0,6%. En agosto (-0,5%) y septiembre (-04%) la caída del IPC se modera.

Varios países pueden sufrir deflación este 2020

El impacto de la pandemia generada por la Covid-19 en los precios del consumo llevará a muchos países a una situación de deflación para este 2020. Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Índice de Precios al Consumo se situaría en el 0,5% de media en las economías desarrolladas este 2020.

En el caso de la Eurozona, la autoridad internacional calcula que la inflación de precios se podría situar en el 0,2%, un porcentaje de práctica congelación de los precios, pero que sería suficiente para evitar un contexto deflacionario. Sin embargo, el FMI sí pronostica que varios países europeos puedan caer en recesión este 2020. Entre ellos, el FMI calcula que España terminará con una evolución negativa de los precios al consumo del -0,3%. Un porcentaje algo inferior al existente en el mes de septiembre y que, para no producirse, la tendencia de precios debería dar un vuelco substancial en el último trimestre de 2020.

Por otro lado, el FMI también pronostica que Suiza (-0,4%), Lituania (-0,3%) y Portugal (-0,2%) terminarán el 2020 con una evolución negativa de los precios. En cambio, la autoridad económica internacional otorga a Francia, Bélgica, Alemania e Italia una variación positiva de los precios de entre el 0,2% y el 0,4%. En el otro lado de la balanza se situarían Noruega, Islandia y la República Checa con evoluciones del IPC superiores al 2%.

La AireF descarta una subida de las pensiones según el IPC

Ante una previsión deflacionaria o, al menos de congelación de los precios, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) se ha mostrado hoy contraria a actualizar las pensiones según el IPC de cada año. A pesar de una previsión pesimista para la evolución de los precios en 2020, las estimaciones para 2021 y 2022 sí contemplan una evolución favorable de los precios. Y en este sentido,  la AIReF pide que se apliquen las reformas paramétricas de 2011 y el factor de sostenibilidad a partir de 2023. En caso de que no se hiciera, la propia autoridad fiscal calcula que el gasto de pensiones se elevaría al 15,2% en 2050.

Sin embargo, la medida del factor de sostenibilidad supondría no igualar las pensiones con el coste de vida que supone el incremento del IPC. De hecho, el factor de sostenibilidad tiene en cuenta otros indicadores para calcular la cuantía de las pensiones, como la esperanza de vida o el crecimiento económico. De esa forma, la remuneración de los pensionistas no iría acorde con el coste de vida, sino con la coyuntura macroeconómica del Estado Español. Por otro lado, la AIReF también se muestra partidaria de incrementar la edad efectiva de jubilación e incrementar la carrera de cotización de los 25 a los 35 años.

Los técnicos de la AIReF apuntan a que el gasto de las cotizaciones sociales en desempleo en España es 3,3 puntos superior al de la media de la Unión Europea, con lo que se podría igualar ese gasto porque “el Estado cubra esa pérdida de ingresos para pagar el paro” y dedicar ese dinero a la financiación de las pensiones públicas.

El gasto en pensiones en 2050 podría alcanzar el 14% del PIB de España

Las previsiones de la AIReF dibujan un escenario complicado para el mercado laboral y de pensiones de España en 2050. Según las estimaciones de la autoridad fiscal, en 2050 España podría tener una población de 54 millones de personas. De ellas, más de 30 millones se encontrarían en edad de trabajar. Esto supone que la tasa de dependencia, que aglutina la población jubilada y los menores con edad insuficiente para trabajar, podría alcanzar el 53%.

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here