(Tiempo de lectura: 3 min)

La inflación anual estimada del IPC en mayo se situó en el 2,7%, cinco décimas más que en abril, según el indicador adelantado publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata del incremento más destacado desde febrero de 2017, cuando entonces fue del 3%. En este comportamiento, destaca el aumento de los precios de los carburantes y combustibles ante el descenso registrado en mayo del año pasado.

Por su parte, la variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta dos décimas, hasta el 0,2%, es decir, 2,5 puntos por debajo del IPC general. En cuanto a la tasa mensual, en mayo se registró una tasa del 0,4% respecto a abril, según el indicador adelantado.

Los datos del INE muestran un crecimiento exponencial, sobre todo debido a la caída de los precios registrados en el mes de mayo del año anterior. En todo caso, los datos adelantados del instituto de estadística público español muestra una tendencia al alza de los precios desde el mes de marzo. Los datos, que todavía no son definitivos, identifican en los carburantes, y en especial el gasoil y la gasolina, los principales aumentos de los precios en España. Un incremento que podría ser todavía más acentuado en los próximos meses, con la recuperación de la movilidad entre países y la reactivación del turismo internacional.

El IPC general y el IPC subyacente se encuentran más separados que nunca

Más allá de los incrementos de los precios registrados en marzo, abril y mayo, los datos del IPC del INE de mayo de 2021 muestran una distancia cada vez más acentuada entre el IPC general y el IPC subyacente. Actualmente, el diferencial entre el IPC general, y el IPC que excluye el precio de los productos energético y los alimentos por su alta volatilidad, marca máximos históricos de cerca de tres puntos. Este diferencial muestra una evolución en forma de “K”, que según los economistas es síntoma de desigualdad económica.

Los datos del INE del mes de mayo muestran un incremento anual del IPC del 2,7%. En cambio, la evolución del IPC subyacente se sitúa en un crecimiento mínimo del 0,2%. La cifra del IPC subyacente se sitúa cerca de un punto por debajo del existente en 2020, mientras que el IPC general no para de crecer. Esta diferencia de 2,5% entre los dos medidores es la más alta registrada en toda la serie histórica del INE, y es una tendencia que se está registrando en muchas economías del mundo.

Según los expertos macroeconómicos, este incremento se debe al encarecimiento de las materias primas ante una inminente recuperación de las economías occidentales. Los datos del IPC del mes de abril ya mostraban unos incrementos exponenciales en los precios de la gasolina, el gasóleo, los combustibles líquidos y, especialmente, la electricidad, que subió un 36,9% interanual en el cuarto mes del año.

El precio de los alquileres registra en mayo su mayor caída desde 2013

Por el contrario, el precio de los alquileres ha iniciado el 2021 con ligeras caídas. Unas caídas que han ido a más hasta el mes de mayo, en el que se registra una caída del 6%, según el informe de precios de Idealista. La caída registrada por el portal inmobiliario muestra el mayor descenso de los precios de alquiler en España desde 2013. El informe también muestra una caída trimestral del 1,2% y mensual del 0,5%.

En concreto, el informe de Idealista sostiene que los precios del alquiler han caído durante el último año especialmente en Barcelona y Madrid. Los datos del informe muestran que en mayo de 2020 Barcelona y Madrid llegaron a máximos históricos en el precio del alquiler. Sin embargo, desde entonces, los precios se han derrumbado. En Barcelona el precio del alquiler ha caído un 17,8% en los últimos 12 meses, mientras que en Madrid la caída habría sido del 13,4%, según datos de Idealista.

Pero el descenso de los precios del alquiler no solo se habría producido en las dos principales urbes de España, sino que se habría extendido a 23 capitales de provincia. Entre ellas, destaca la caída de Palma de Mallorca (-11,6%), Sevilla (-9,1%), Málaga (-8,2%), Valencia (-7,9%), Alicante (-5,4%), Las Palmas de Gran Canaria (-5,3%), Valladolid (-4,4%) y Salamanca (-2,6%). En cambio, solo ocho ciudades habrían registrado incrementos en sus alquileres. Los principales aumentos, según el informe, se habrían producido en Soria, Lleida, Vitoria, Teruel, Cuenca, Granada y Almería.

El precio de los alquileres ha bajado cerca de un euro el metro cuadrado en los últimos doces meses

Los datos de Idealista sostienen que el precio medio por metro cuadrado del alquiler en España se sitúa en 10,7 euros. Una cifra que se aleja de los 11,5 euros por metro cuadrado existente en septiembre de 2020, cuando se registró el máximo histórico. Euskadi, Catalunya y Madrid siguen siendo los tres territorios del Estado con los precios más altos. Y entre ellos, los máximos se registran en Madrid, con 14,5 euros el metro cuadrado. A pesar de los altos registros, un piso de alquiler en Madrid es hoy, de media, 2,3 euros por metro cuadrado más barato que en mayo de 2020.

Precios parecidos se registran en Barcelona, donde el precio medio del alquiler también registra en mayo de 2021 14,5 euros por metro cuadrado. La caída es prácticamente calcada a la de la capital madrileña, pasando de 17,6 euros el metro cuadrado a 14,5 euros en tan solo un año. Por el contrario, Extremadura sigue siendo la comunidad autónoma del Estado con los precios de alquiler más bajos, con una media de 5,4 euros por metro cuadrado. A Extremadura le siguen Murcia (6,7 euros) y Castilla-La Mancha (5,8 euros).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here