(Tiempo de lectura: 3 min)

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 0,6% interanual en el mes de junio, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).  La cifra de crecimiento en los precios acaba con una racha de tres meses de caídas consecutivas del IPC en España, debido al impacto de la Covid-19 en la economía del país. Concretamente, los precios se incrementaron un 0,5% en junio respecto al  mes de mayo. Este incremento sitúa la evolución del IPC en 2020 en -0,3%, en un contexto todavía de deflación de los precios de consumo en España.

El indicador publicado por el INE hace referencia a las estimaciones adelantadas del IPC para el mes de junio.  Sin embargo, el incremento de los precios del mes de junio, coincidiendo con el fin del Estado de Alarma y las fases de desescalada iniciadas en mayo, no suponen una recuperación de todos los precios de consumo. De hecho, según informa el propio INE, dicho incremento se debe principalmente al aumento del precio de los carburantes y combustibles y, en menor medida, de la electricidad. Además, el incremento en estos dos sectores de consumo es todavía mayor debido a la bajada del IPC que sufrieron en junio de 2019, por lo que la tendencia deflacionista podría seguir vigente durante los próximos meses.

Los precios de los alimentos se moderan y los servicios Covid-19 siguen en tasas negativas

El grupo de precios de los alimentos y las bebidas no alcohólicas registra una tasa anual del 2,3%, lo que supone una reducción de cinco décimas en relación al mes de mayo. Así, según los datos del INE, el precio de los alimentos modera su escalada vivida durante los meses de confinamiento, y se sitúa en una evolución positiva del 2,8% interanual. Entre ellos, los precios que más suben son los de los productos frescos, que vuelven a vivir tasas de incremento de sus precios en el mes de junio. Lo hacen a menor ritmo que en los meses de abril y mayo, situándose en un incremento del 4,2%. En el mes de mayo los precios de los productos frescos se habían incrementado hasta el 5,4%.

Por otro lado, también sigue disminuyendo el precio de los denominados “servicios Covid-19”. En este grupo de servicios, el INE aglutina el precio del alquiler, alcantarillado, recogida de basuras, electricidad, gas, gasóleo, teléfono ocio, seguros y gastos bancarios, entre otros. Y según las estimaciones del IPC para junio, la tasa anual de dichos servicios se mantiene en el -2,4%. Sin embargo, el hundimiento de los precios se recupera casi 2 puntos, principalmente debido al incremento del precio de los combustibles y la electricidad.

Funcas prevé que el IPC siga en negativo en los próximos meses

Y a pesar del pequeño repunte de los precios vividos en el mes de junio, la mayoría de previsiones apuntan a un período de deflación en España, como consecuencia de la Covid-19. Según un reciente estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), el IPC interanual seguirá en tasas negativas en los próximos meses y se situará en diciembre en el 0,2% positivo. De esta forma, según las estimaciones de Funcas, la tasa media internaual del IPC en España podría situarse en el -0,1%, consiguiendo así una cierta estabilización de los precios. Las previsiones ya serían más optimistas para 2021, con un crecimiento d elos precios del 1,1%, lo que supone una décima más de lo que había previsto la propia entidad hace unos meses.

En todo caso, y de confirmarse las previsiones de Funcas, la Covid-19 llevaría a España a un ejercicio de deflación de los precios por primera vez  desde 2016. Además, el propio INE asume dificultades para la elaboración del Índice de Precios de Consumo, debido a que durante algunos meses ha habido ciertos servicios y productos que no han estado disponibles para su consumo. Además, la entidad sociológica también admite que  el confinamiento de la población impide que los encuestadores y encuestadoras del INE puedan realizar su labor de recolección de los precios mediante su visita a los establecimientos de la muestra.

El turismo podría hacer repuntar el precio de los carburantes

Y tras cinco meses de caída constante de los carburantes, el fin del Estado de Alarma podría comportar un repunte del precio de la gasolina y el gasóleo en España. De hecho, según datos de Idealista, los precios de los carburantes ya bajaron en el mes de febrero y no lo han dejado de hacer hasta la fecha. En enero, el precio medio de la gasolina se situó en 1,32 euros. Una cifra que en febrero ya bajó hasta los 1,29 euros y que en el momento de la aplicación del Estado de Alarma bajó hasta los 1,27 euros. El mayor desplome se vivió entre marzo y mayo. En abril, el precio de la gasolina se situó en 1,12 euros, y el 4 de mayo registraba su mínimo del año con 1,07 euros el litro. Desde entonces, los precios han subido ligeramente, hasta los 1,12 euros a mediados de junio.

Este pequeño incremento se debe al haber encadenado cinco semana consecutivas de subidas de precio, tanto de la gasolina como del gasóleo. En el último mes el precio de los combustibles se ha incrementado un 5% desde los mínimos históricos registrados a principios de mayo. Según datos del Boletín Petrolero de la UE, el precio de la gasolina sube a un ritmo mayor que el del gasóleo. En concreto, el precio de la gasolina se ha incrementado casi un 1%en las últimas semanas, hasta fijar un precio medio de 1,13 euros. En el caso del gasóleo, su precio se ha incrementado un 0,88% en el último mes. Actualmente su precio medio en España se encuentra en 1,028 euros el litro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here