(Tiempo de lectura: 3 min)

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,2% durante el mes de abril respecto al mes de marzo, consiguiendo así el mayor crecimiento desde la llegada de la pandemia. Así lo asegura el indicador adelantado del IPC publicado hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El incremento del IPC registrado en abril eleva el crecimiento de los precios al 2,2% interanual y ya acumula cuatro meses consecutivos con crecimientos sostenidos.

De este modo, la economía española confirma la dejada atrás del contexto deflacionario que se vivió durante el 2020 y se vislumbra un crecimiento del IPC que podría ser mayor al previsto en un momento. De hecho, los datos del mes de abril suponen el mayor crecimiento interanual del IPC desde el mes de octubre de 2018, cuando se registró un aumento del IPC del 2,3%.

Por otro lado, los datos del INE confirman la tasa de crecimiento positivo del IPC durante los primeros meses del 2021. De hecho, tras cerrar el mes de diciembre con un decrecimiento de los precios interanual del -0,5%, los precios ya se recuperaron en enero. Tras un mes de febrero en el que los precios se congelaron, junto con el pico de la tercera ola de la Covid-19, los precios se volvieron a recuperar en el mes de marzo, con un crecimiento del 1,3%. Un crecimiento que, sumado al del mes de abril, suman el mayor crecimiento registrado en dos años.

Sin embargo, el propio INE alerta que el crecimiento interanual se debe al hundimiento de los precios registrado el año pasado durante los peores meses de la pandemia.

La electricidad y los carburantes, los principales impulsores del crecimiento del IPC de España

Los datos provisionales del IPC publicados por el INE identifican en la electricidad el principal impulsor de los precios en España. De hecho, el precio de la electricidad es el que más crece durante el mes de abril, junto al de los carburantes que comienzan a recuperar sus precios previos a la pandemia.

Sin embargo, el resto de los productos analizados por el INE no registran crecimientos substanciales. Esto produce que, la estimación de la inflación subyacente del INE (que no contempla la variación de los precios de alimentos no elaborados ni los productos energéticos) se sitúe en abril en el 0% interanual. Esto supone un decrecimiento de los precios del -0,3% respecto al mes de marzo y confirma una práctica congelación de los precios.

El consumo no se ha recuperado en el primer trimestre del año

En todo caso, el incremento de los precios en los meses de marzo y abril no denotan un crecimiento sustancial del consumo. Según el Observatorio Regional del segundo trimestre publicado por BBVA Research, en el primer trimestre se ha frenado la recuperación del consumo doméstico. Una recuperación del consumo que sí se produjo en los meses de noviembre y diciembre de 2020, coincidiendo con la campaña de navidad y la relajación de las medidas de contención de la pandemia.

Este frenazo del consumo en España se ha producido, según BBVA research, por el empeoramiento de la situación sanitaria en toda Europa, el Brexit, el encarecimiento del petróleo y los efectos de la borrasca Filomena en el mes de enero. De hecho, estos factores también habrían afectado, según el observatorio, a la demanda externa.

Sin embargo, BBVA Research sí prevé un punto de inflexión en el segundo trimestre, donde se podría volver a activar el consumo, tanto interno como externo, y dinamizar la economía. Más concretamente, las previsiones estiman un crecimiento de la economía española del 5,5% en 2021. Una cifra inferior a las previsiones iniciales del gobierno de España. Pero a este crecimiento se le sumaría uno de todavía más acentuado en 2022, cuando la economía española podría crecer hasta un 7%.

BBVA Research identifica en las restricciones a la movilidad como la principal barrera a la recuperación del consumo interno. De hecho, la relajación de las medidas sanitarias podría suponer un revulsivo para la economía, ya que incrementaría, tanto el consumo doméstico, como el generado a través del turismo. Por otro lado, la economía española también se podría ver beneficiada de la mejora de las relaciones comerciales entre EE.UU. y Europa con la administración de Biden. Ç

España se mantendría a la cabeza de los destinos turísticos de Europa este verano

Y a pesar de la incertidumbre en la campaña de vacunación en toda Europa, España seguiría siendo uno de los destinos turísticos favoritos para los meses de verano de este 2021. Al menos así lo asegura un informe realizado por TravelgateX. De hecho, las previsiones del Marketplace de conexiones turísticas identifican España, Estados Unidos, Grecia e Italia como los destinos más elegidos por los turistas para este año.

El informe también identifica un cambio de hábitos de los turistas. De este modo, a pesar de que España no recuperará el nivel de turistas existente en 2019, los visitantes que decidan pasar las vacaciones en el Estado español lo harán durante más días. De hecho, el informe calcula que en 2019 la estancia media de los turistas extranjeros en España era de 4,46 días. En cambio, para este 2021 se estima que la estancia media será de 6,05 noches.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here