(Tiempo de lectura: 3 min)

El IPC de España registró en el mes de abril su mayor nivel desde finales de 2018. Así lo asegura el Instituto Nacional de Estadística (INE) en su última publicación, en el que se registra un incremento interanual del 2,2%. Respecto al mes de marzo, el crecimiento de los precios en España fue del 1,2%, uno de los mayores crecimientos de los últimos meses. Con este crecimiento el IPC encadena cuatro meses consecutivos con tasas positivas, tras la caída de los precios registrada en 2020.

Sin embargo, este incremento de los precios de consumo en España es desigual según los productos y servicios. Así, según los datos del INE, el IPC subió en abril por el disparo de los precios de la electricidad y de la vivienda y el mantenimiento de los precios de los carburantes. Más concreto, el INE identifica un incremento del 10% interanual del precio de la vivienda, debido principalmente al auge de los precios de la electricidad. Por otro lado, los carburantes y lubricantes también hacen incrementar los precios del transporte un 7,4% respecto al mes de abril del 2020.

Por el contrario, los precios de alimentos y bebidas no alcohólicas han registrado un leve incremento interanual de sus precios del 0,3%. De hecho, el precio de los alimentos dibuja una cierta tendencia a la baja, tras caer erca de un punto respecto a los precios de marzo. Además, respecto al mes de abril del año pasado, también se identifica una caída d ellos precios de las legumbres, las hortalizas, el pescado y el marisco. Por su parte, también descienden los precios del ocio y la cultura (-1,2%) respecto a 2020, y los precios de los hoteles, cafés y restaurantes (-0,5% interanual).

La inflación subyacente se sitúa en el 0% interanual, según el INE

La fuerte influencia de la electricidad y los carburantes en el incremento del IPC de abril hace que la inflación subyacente analizada por el INE sea prácticamente nula. La inflación subyacente estimada por el INE elimina los alimentos no elaborados y los productos energéticos del análisis de la variación de los precios. Y a falta de que los datos del mes de abril se confirmen, el INE asegura que la inflación real en España es prácticamente inexistente.

De hecho, la tasa anual del IPC subyacente en España encadenaría así 10 meses con tasas inferiores al 1%, a pesar de no haber bajado nunca del 0%. Por el contrario, el IPC general sí dibuja una línea claramente ascendente desde el mes de noviembre, cuando registró su mínimo con una caída del -0,8%. Desde entonces, el IPC ha crecido de forma exponencial, y lo ha hecho con más énfasis en 2021. En marzo el INE ya identificó un incremento interanual del IPC del 1,3%, mientras que en abril el aumento del IPC se eleva hasta el 2,2%.

Por otro lado, la tasa mensual de los precios de consumo dibuja un incremento sostenido en los últimos dos meses, tras la caída del mes de febrero. Más concretamente, el INE solo identifica dos meses de los últimos 12 con tasas negativas mensuales del IPC: julio de 2020 y febrero de 2021.

El IPC de abril sube con fuerza en Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares, Galicia y Navarra

Por comunidades autónomas, Navarra, Galicia, Baleares, Aragón y Castilla-La Mancha son los territorios de España donde más subió el IPC en abril, con incrementos superiores al 2,6%. Por el contrario, los incrementos fueron más comedidos en la Comunidad de Madrid (1,7%) y en Catalunya (2%).

Crecimientos de más del 20% en el precio de la electricidad, los combustibles líquidos y la gasolina

De este modo, los datos del INE muestran un incremento del IPC en abril poco extrapolables a todos los productos y servicios de España. De hecho, el incremento se debe a un auge generalizado de los carburantes y la electricidad. Más concretamente, el INE identifica un crecimiento del 36,9% en el precio de la electricidad en abril. También crece con fuerza el precio de los combustibles líquidos (+31,4%), de la gasolina (+20%) y del gasóleo (+16,5%).

En cambio, en el último año se han abaratado los precios de los hoteles y los hostales (-25,6%), los vuelos internacionales (-13,3%), los paquetes internacionales (-13,1%), la telefonía móvil (-9%) y los ordenadores y equipamiento de informática (-8,5%).

El Banco de España prevé una inflación cercana al 2% en 2021

En todo caso, todos los pronósticos de inflación no prevén una gran inflación para este 2021. En este sentido el Banco de España se fija como objetivo conseguir una inflación del 2% durante este año. Una inflación que se produciría tras una leve estabilización de los precios de la energía y los carburantes tras el desplome de 2020, y la recuperación de otros productos y servicios afectados por la Covid-19.

De hecho, el incremento de los precios de los carburantes y la energía deja los precios parecidos a los existentes antes de la llegada de la pandemia. Un incremento que podría ser todavía mayor en los próximos meses por los impuestos al CO2 impuestos por la Unión Europea, si no se consigue una transformación real del sector energético hacia las fuentes de energía renovables.

En todo caso, el Banco de España prevé que los precios de la energía vayan a la baja los próximos meses, sobre todo durante el período de verano. Unos precios a la baja que también podrían ir condicionados por las nuevas tarifas de la luz que el gobierno tiene previsto aplicar a partir del mes de julio de este mismo año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here