(Tiempo de lectura: 3 min)

El incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) aprobado por el Gobierno de España a finales de 2018 hasta los 900 euros mensuales conllevó un recorte de creación de empleo de hasta 180.000 puestos de trabajo. Al menos así lo asegura un informe del Banco de España, que estima que el incremento del salario mínimo fue el responsable de contraer la creación de empleo entre un 0,6% y un 1,1%. El incremento del salario mínimo aprobado en 2019 supuso un aumento histórico del 22%. Una medida que en su momento fue ampliamente aplaudido por los sindicatos y los agentes sociales, pero criticado por las patronales. El informe del Banco de España sostiene que, tras la aprobación del incremento del SMI, se desaceleró el ritmo de contratación laboral por debajo de la evolución del PIB. Sin embargo, el informe también constata que en 2019 (el primer año de vigencia del nuevo SMI) se generó empleo neto. Y en especial se generó empleo a tiempo completo, con un incremento total de 400.000 puestos de trabajo.

Por otro lado, el informe del Banco de España sostiene que la reducción de la contratación supuestamente producida por el incremento del SMI afectó principalmente a los jóvenes y los mayores de 45 años. Más concretamente, el Banco de España sostiene que desde la vigencia del nuevo SMI “se observa una caída brusca” de los contratos con salarios bajos, inferiores o iguales al SMI. En cambio, el informe detecta que durante ese mismo año crecieron los contratos de entre 1.051 y 1.250 euros.

El estudio sostiene que el empleo de salarios de menos de 900 euros en 2019 se redujo entre un 6% y el 11%. Un porcentaje que podría suponer la destrucción de hasta 180.000 puestos de trabajo.

El SMI no afectó en el riesgo de perder el trabajo

A pesar de esta conclusión del Banco de España, la afectación en el empleo del SMI no habría sido tal en sueldos superiores a los 1.000€ ni habría comportado un mayor riesgo de perder el puesto de trabajo. De hecho, los datos del informe muestran que el riesgo de quedarse sin trabajo en 2019 fue parecido al de 2017 y 2018. De hecho, el Banco de España calcula que el riesgo de perder el trabajo en 219 se situó entre un 2,3% y un 3,2%. Unas cifras muy similares a las registradas en 2017 (cuando se estableció un incremento del SMI del 8%). En ese momento, el riesgo de perder el trabajo estimado por el Banco de España se situó entre el 2,6% y el 2,8%.

En este sentido, el propio Banco de España se muestra sorprendido del poco impacto del incremento del SMI en el riesgo de destruir trabajo. “Este hecho, en principio un poco sorprendente, debido a que el aumento del 2019 es mucho más grande que el del 2017 y, por lo tanto, se podrían esperar impactos más proporcionales como mayor sea el incremento del SMI”, asegura el informe del Banco de España.

 

El Gobierno niega que el Banco de España hable de destrucción de empleo en el informe sobre el SMI

El informe del Banco de España sobre el incremento del FMI ha comportado la reacción inmediata del Gobierno de España. En este sentido, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, aseguró ayer que el informe del Banco de España no habla de destrucción de empleo en ningún momento. La ministra aseguró que considera oportuno que el Banco de España haya realizado, por primera vez, un informe sobre los impactos macroeconómicos del incremento del SMI.

“Por primera vez coincidimos en datos y estimaciones” aseguró Díaz. De hecho, Yolanda Díaz ha querido reivindicar los datos del Banco de España que sostienen que el mercado laboral del país contaba entre un millón y un millón y medio de trabajadores fuera de convenio y que estaban afectados por el SMI. Unas cifras ya avanzadas por el Gobierno antes de aplicar el incremento del salario mínimo. Según la ministra, los datos del Banco de España muestran la necesidad que había de incrementar el salario mínimo para eliminar la precariedad extrema del mercado laboral español.

El Gobierno de España podría volver a incrementar el SMI este verano

La prórroga del salario mínimo interprofesional decretado a finales del 2020 por el gobierno podría modificarse en verano. Según publicó la semana pasada La Información, el Gobierno podría estar preparando una nueva propuesta de subida del SMI para verano. En este sentido, el ejecutivo español se estaría preparando para retomar las negociaciones con los sindicatos y las patronales. Unas negociaciones en las que se presentará una propuesta concreta tras el informe del comité de expertos encargado de definir cómo elevar el SMI en el contexto económico actual.

Actualmente, el salario mínimo interprofesional está cifrado en 950, tras el acuerdo conseguido por el gobierno con los agentes sociales en 2020. Desde finales del año pasado, Unidas Podemos y los sindicatos reclaman un nuevo incremento del SMI, pero la negativa del PSOE y las patronales a revisar el SMI hasta que no se recupere la economía dejo las negociaciones congeladas. Las tensiones entre los socios de gobierno respecto al SMI se hicieron evidentes en diciembre del año pasado cuando la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, rechazó la propuesta de Unidas Podemos hasta los 1.000 euros. En todo caso, el salario mínimo interprofesional ha subido un 50% en los últimos diez años, pasando de los 633 euros hasta los 950 actuales.

La predisposición de los agentes sociales y la capacidad del ejecutivo español de dirimir las diferencias entre los socios de gobierno marcarán la viabilidad de un nuevo incremento del SMI en los próximos meses en España.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here