(Tiempo de lectura: 4 min)

Todos los pronósticos económicos y sanitarios sobre América Latina en estos momentos son negativos. El avance de la pandemia de coronavirus COVID-19 está azotando a casi todos los países del continente. En particular a las economías más industrializadas como Brasil, México, Chile y Perú.

Hasta ahora el número de casos contabilizados del virus ya supera los 600 mil con un saldo de más de 35,000 personas fallecidas. Esto ocurre en un momento en que China cree estar a un paso de vencer su terrible virus. Mientras que en Europa los índices negativos de la pandemia comienzan a bajar también y a normalizarse la vida.

En Latinoamérica,  las cifras de personas contagiadas se dispararon dramáticamente en los últimos dos meses, según cifras oficiales publicadas por AFP. En todo el mundo se han registrado hasta el viernes 22 de mayo, más de cinco millones de casos y el número de muertos ya supera los 333.000.

COVID-19 dejará 11,5 millones de desempleados

Un informe conjunto de la CEPAL y la OIT que fue presentado en Santiago el jueves, indica que el COVID-19 dejará sin empleo a 11,5 millones de personas este año en Latinoamérica. Esta nueva oleada de desempleados elevará el total de desocupación en el subcontinente a 37,7 millones personas.

Los dos organismos estiman que la región sufrirá una contracción económica de 5,3 % en 2020, tal como ya lo había pronosticado la ONU en un reciente informe.

De acuerdo con el estudio titulado: El trabajo en tiempos de pandemia: desafíos frente a la enfermedad por coronavirus (COVID-19)23.8 millones de personas ubicadas en estratos bajos, pero no pobres, caerían en el nivel de pobreza. En tanto que otras 16.7 millones de personas pertenecientes a los estratos medios-bajos, descenderán a estratos bajos.

Brasil el país más afectado

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

El acelerado crecimiento de los contagios de coronavirus tiene en jaque a Brasil, donde ya se registran 312.000 casos. Casi el doble de los reportados hace poco más de una semana. El cierre de la economía a consecuencia del agresivo brote ha causado una contracción industrial del 76.

En Perú el virus ha alcanzado a más de 104.000 personas, en México a  60.548 y en Chile a 61,857. De todos, Brasil es el país donde el virus ha crecido exponencialmente. Especialmente en los sectores más pobres de Río de Janeiro y Sao Paulo, dos de sus ciudades más pobladas.

La cantidad diaria de muertos ha colapsado al cementerio de esta última ciudad. El promedio diario es de entre 30 y 35 entierros diarios. “Un día fuerte, 45. Actualmente estamos enterrando a 60″, comentó James Alan, un supervisor del camposanto de Vola Formosa.

Sin embargo, el presidente Jair Bolsonaro ha dicho que deseas abrir cuanto antes la economía. El mandatario considera que mantenerla cerrada podría ser más dañino que la pandemia y matará a más personas.

Uno de los sectores de la población brasileña que está en una situación de vulnerabilidad es el de los indígenas que habitan en el Amazonas. En Ecuador, la confederación de indígenas amazónicos ha reclamado mayor atención del gobierno para frenar el brote de coronavirus.

“Es como una película de terror”

Perú es el segundo país de la región con más personas contagiadas de COVID. Hasta este viernes 22 de mayo la cifra ya superaba los 109.000 casos con más de 3140 muertos. Los hospitales del país han colapsado por el acelerado incremento de los contagios. Personal médico y familiares de las víctimas han denunciado escasez de medicinas y equipos para enfrentar el brote.

La impresionante situación fue descrita por Miguel Armas, un enfermero del hospital Hipólito Unanue de Lima. “Es como una película de terror, adentro (del hospital) parece como un cementerio por los cadáveres, los pacientes mueren en sus sillas, (o) en sillas de ruedas”.

Otro país que ha visto crecer la pandemia es Chile. El país viene de una violenta crisis social estimulada por sectores de izquierda opositores al gobierno de Sebastián Piñera. Los casos de coronavirus en el país austral, supera ya los 60.000. Las protestas en la capital Santiago han resurgido denunciando la falta de alimentos.

El ministro de Salud Jaime Mañalich, dijo que “se trata de una batalla descomunal de la cual nadie puede desmarcarse”. Advirtió además que el aumento de los casos de COVID-19 en los próximos días “va a provocar presión en la red asistencial”.

Mañalich instó a los chilenos a respetar las medidas de confinamiento y dejar a un lado las diferencias políticas que mantienen polarizado al país.

En Ecuador la pandemia de coronavirus ha infectado a más de 35.000 personas y cobrado la vida de casi 3.000. Aunque el país que inicialmente fue el más golpeado en Latinoamérica por el virus comenzó esta semana inició su desconfinamiento. Pero persiste la preocupación porque en una prisión ubicada en el centro del país (Ambato), donde se detectó que 400 reclusos están contagiados.

En Centroamérica protestan por el confinamiento

Igualmente en Centroamérica se han generado protestas de la población pobre y algunos sectores económicos que sienten la presión del confinamiento. En Honduras cientos de transportistas decidieron bloquear las carreteras para exigir el pago de un bono de subsistencia. El transporte está paralizado por el toque de queda impuesto por el gobierno para tratar de contener la propagación del virus.

Por otro lado, en Guatemala acaba de aprobarse una polémica ley que obliga a los proveedores de servicios básicos, tanto públicos como privados, a suministrarlos sin ser cortados mientras dure la pandemia. El gobierno también se quejó ante Estados Unidos por la deportación de migrantes de ese país que estaban contagiados de COVID-19.

En México la presión financiera y laboral ha llevado al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a autorizar la apertura  progresiva de la economía por sectores. Las plantas de ensamblaje de vehículos y aviones han comenzado a trabajar esta semana. A pesar de que se mantendrán vigentes por un tiempo más las medidas de distanciamiento personal y las restricciones a la movilidad.

Es probable que mientras el resto del mundo comienza a recuperarse del coronavirus, Latinoamérica apenas esté entrando a la pesadilla. La rápida propagación de la pandemia en algunos países y la falta de fondos para hacer frente a los efectos del virus, solo contribuyen a complicar más la situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here