(Tiempo de lectura: 3 min)

El gasto público total de las pensiones contributivas a la Seguridad Social ascendió en el mes de mayo a un total de 9.852,78 millones de euros. La cifra supone un incremento del 2,5% con respecto al mes de mayo de 2019. Sin embargo, si se compara con el gasto público desembolsado en el mes de abril, la cifra de mayo supone un descenso del 0,27%. Y a pesar de que se trate de una caída ínfima, es remarcable si se tiene en cuenta que supone el primer retroceso mensual de la serie desde que se tienen datos.

Según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, a 1 de mayo se contabilizaron 9,7 millones de pensiones contributivas. La cifra supone una reducción de 38.508 pensiones menos que a 1 de abril de 2020. Así, entre abril y mayo, el Estado ha dejado de pagar más de 38.000 pensiones. El fenómeno, inédito en el Estado español, se debe, según el ministerio a dos factores. Por un lado, las medidas decretadas en el marco del Estado de Alarma han atrasado e incluso paralizado un número considerable de nuevas alta. Y, por otro lado, al auge de mortalidad generado por la Covid-19, que ha afectado principalmente a la tercera edad, han reducido el número de pensiones vigentes.

La caída de número de altas generadas durante los meses de abril y mayo es claro. Según informa el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en abril se dieron de alta a 31.232 pensiones. La cifra contrasta con las 46.051 altas que se produjeron en el mes de abril de 2019. El número de altas, pues, ha caído un 32,2% durante el período de confinamiento.

Solicitudes únicamente por vía telemática hasta la fase 2

El decreto de Estado de Alarma produjo el cierre de todas las oficinas de la Seguridad Social. Y, igual como pasa con las prestaciones de desempleo, las gestiones de alta de las pensiones contributivas se deben realizar de forma telemática o por vía telefónica. Esto ha supuesto que muchas de las gestiones de alta no se hayan podido realizar. En concreto, el Gobierno de España identifica una caída del 22,1% de las altas de pensiones contributivas en lo que va de año. Una cifra que se eleva hasta el 33,8% en el número de expedientes iniciados en comparación con el mismo período referente a 2019.

La pensión media sube hasta los 1.010 euros mensuales

La retribución media de las pensiones en España alcanzaron en mayo los 1.010,11 euros, mientras que la pensión de jubilación se elevó hasta los 1.160 euros. Por el contrario la pensión de viudedad se sitúa en 724,6 euros, la más baja de todos los sectores de pensiones en España. De entre todas las Comunidades Autónomas, el País Vasco sigue siendo el territorio con una prestación por jubilación mayor. En concreto, la pensión por jubilación en Euskadi se sitúa en los 1.253,77 euros en mayo de 2020. Esta cifra supone un incremento del 2% con respecto al año pasado.

Por el contrario, la Región de Murcia registra una de las cifras más bajas en cuanto a retribución por jubilación. La pensión media en Murcia se sitúa este 2020 en los 890 euros. Como en el caso de Euskadi, el porcentaje de incremento también ronda el 2%. Otra de las Comunidades con una cifra baja en pensiones es Andalucía, que cuenta con una pensión media de 839,01 euros. Se trata de la más baja del Estado, y supone un 10,4% menos que la media nacional. Sin embargo también es Andalucía donde existen más pensionistas en todo el Estado. En concreto hay más de 1,5 millones de pensionistas. Prácticamente un 20% La pensión media en Andalucía en mayo se cifra en 839,01 euros, un 10,4% por debajo de la media nacional. Por su parte, la pensión media del sistema, que comprende las distintas clases de pensión (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares) se situó en mayo en 936,6 euros mensuales, lo que supone un aumento interanual del 1,8 por ciento.

La Seguridad Social pierde cerca de un millón de afiliados 

La pérdida de pensionistas y la pequeña rebaja en el gasto público en pensiones registrado en el mes de mayo, cabe contrastarla con la pérdida de contribuyentes en la Seguridad Social. Durante las primeras semanas del Estado de Alarma en España se destruyeron un total de 771.695 afiliados a la seguridad social. Esto supone un retroceso del 4% que, súmandole las cifras de abril roza prácticamente el millón.

En total, la Seguridad Social cuenta con 18,3 millones de afiliados. Justo antes del decreto del Estado de Alarma provocado por la Covid-19, el Estado español registraba más de 19 millones de afiliados. Esta disminución de los cotizantes, producida por el aumento del desempleo y por el cese de actividad de trabajadores autónomos, hace prever una disminución notoria de la recaudación por parte del Estado. Una recaudación que en 2019 ya sufrió algunas dificultades para mantener los niveles de los años anteriores, y donde el IRPF supone una parte importante de los ingresos totales de la Agencia Tributaria.

Y ante la desaparición de la hucha de las pensiones, está todavía por ver qué impacto podrá tener la Covid-19 en el gasto público en general y el gasto en pensiones en particular.

 

 

 

EPF-organic

EXCLUSIVAEl País Financiero

Las lucrativas oportunidades de inversión post-COVID-19

El equipo de analista financieros de EL PAÍS FINANCIERO comparte las mejores oportunidades de inversión única y exclusivamente con sus suscriptores.

Únete completamente gratis a nuestra lista de suscriptores y descubre las irrepetibles oportunidades de inversión que esta crisis global ha dejado para los inversores más hábiles.


Tus datos personales serán tratados con absoluta confidencialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here