(Tiempo de lectura: 5 min)

La economía global -al menos las economías vinculadas al primer mundo- atraviesan procesos de recuperación lenta, luego de sufrir por más de un año los embates del Covid-19. El remedio parece llegar finalmente por vía de las políticas de estímulo.

Con el mundo entero en franca lucha contra el enemigo mortal, el tratamiento para aliviar los las secuelas de la pandemia sobre la principales economías comienzan a surtir su efecto.

Los mercados son una parte importante del instrumental diagnóstico desde dónde medir su temperatura. Y los actores permanecen alerta.

El principal remedio en estas últimas semanas ha estado influenciado por sendas políticas de estímulo.

Las medidas han tenido su expresión de manera abierta tras el debate y aprobación en los Estados Unidos y con un carácter moderado en Europa. Esto es más palpable entre responsables de la política monetaria conjunta como la OCDE, que desde cada nación en particular.

Los estadounidenses parecen llevar la ventaja. El escenario próximo apunta a un repunte mejor de lo esperado. Tras la puesta en marcha del paquete de estímulo por 1.9 MM de dólares presentado por el presidente Joe Biden, tras su aprobación en el Congreso.

Este escenario favorable seguramente tendrá su impacto también en el concierto europeo, aunque significativamente menos relevante. Según la ODCE, el escenario de crecimiento proyectado para el gigante norteamericano se ha elevado a 5.6% para este año. Muy por encima del estimado para la producción a nivel mundial.

Las restricciones gubernamentales pueden generar una reacción gradual frente a las secuelas de la pandemia. En algunas naciones, caso España, Francia Italia, se espera que la recuperación del PIB se extienda hasta más allá del 2022.

Las alertas desde la OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, ha lidiado en el último medio siglo con los desafíos económicos de las democracias europeas.

Se trata del organismo internacional heredero de la antigua Organización Europea de Cooperación Económica (OECE), creada para guiar la reconstrucción con la implementación del Plan Marshall en la postguerra.

Prácticamente todos los objetivos del ente con sede en París están en juego. Vale decir, expandir la economía y el comercio, mejorar el empleo y aumentar el nivel de vida de sus países miembros. Ahora la OCDE enfrenta su mayor reto: la incertidumbre por la mayor recesión a la que se haya enfrentado la zona euro.

El enemigo biológico es invisible aún para el microscopio. Pero desencadena daños en distintos escenarios, que serán visibles en el mediano y el largo plazo.

La principal prioridad política es garantizar que todos los recursos necesarios se utilicen para producir y desplegar completamente las vacunas lo más rápido posible en todo el mundo, para salvar vidas, preservar los ingresos y limitar el impacto adverso de las medidas de contención en el bienestar“, dijo la OCDE, según un reporte divulgado por la agencia Blomberg.

Pero también se asoman los riesgos laborales, de gran impacto entre sus ciudadanos. La organización considera que hay riesgos importantes.

Para la OCDE, si bien las campañas de vacunación ayudarán a incrementar el gasto y la confianza, persiste el temor a mutaciones del virus como las vistas con las variantes británica o brasilera, lo que podría “frustrar la batalla contra la pandemia”. 

También reconoce que existen “riesgos considerables” para las perspectivas de recuperación. Debido a que una implementación más rápida de la vacuna podría impulsar aún más el gasto y la confianza.

Advierte el organismo que las mutaciones del virus también podrían frustrar la batalla contra la pandemia, causando mayores pérdidas de empleos y más fracasos comerciales.

Optimismo combinado con cautela

El accionar multilateral obliga a sus muchos actores a actuar con optimismo, pero sin perder la sindéresis. Al interior de cada nación la conseja es ser cautelosos, dada la complejidad de la crisis.

La experiencia vivida durante la última crisis evidenció la inconveniencia de un endurecimiento desproporcionado de las políticas financieras por parte de los gobiernos en forma unilateral, ante el temor de mayores prejuicios.

La OCDE ha pedido a sus socios europeos “ser cautelosos” a la hora de instrumentar las políticas fiscales. En cualquier caso, recomienda que este tipo de medidas sean específicas, orientadas a objetivos concretos.

Los bancos centrales deberían mantener políticas extraordinariamente acomodaticias. Incluso si la inflación general sobrepasa los objetivos temporalmente, dijo la OCDE.

Para la Reserva Federal, eso significa que debería usar el nuevo marco flexible de metas de inflación promedio para evitar aumentos inmediatos en las tasas, reconocieron fuentes del organismo.

El banco central de EE.UU estima que el impacto duradero del plan de estímulo sobre la inflación será “modesto” después de 2022.

Las recomendaciones incluyen el llamado a los bancos centrales en los 19 países miembros, a fin de mantener “políticas extraordinariamente acomodaticias”. Aún en un escenario donde las expectativas de inflación se vean superadas.

BCE sin acuerdo

La falta de criterios unificados entre los socios miembros del Banco Central Europeo impide, por el momento, que se logre aumentar la compra de los bonos de emergencia, según refiere una nota de la agencia Reuters desde Francfort.

Una de las objeciones se refiere al incumplimiento en cuando a las expectativas de los mercados. Mientras tanto, el BCE sigue sin lograr la meta de incrementar la compra de bonos de emergencia. A pesar del compromiso de los miembros en respaldar la economía asediada por deudas y temores.

El argumento son los reembolsos, pero la confianza no llega del todo. La discusión en torno a la pertinencia de una eventual intervención para reducir los bonos desde el organismo financiero europeo tiene defensores y detractores.

El representante italiano Fabio Panetta, consideró injustificada decidir un aumento de los rendimientos, ya que pondría en peligro la recuperar económica.  La reunión está prevista para el jueves.

Una posición moderada se vio por la parte alemana. Isabel Schnabel y el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, calificaron como favorable este aumento del rendimiento si ayudan mejorar las perspectivas para todos.

A pesar del aumento, los rendimientos de los bonos siguen siendo bajos en términos absolutos o incluso negativos.

Desde enero pasado a través del Consejo de Gobierno acordó las compras en el marco del “Programa de Compras de Emergencia frente a la Pandemia (PEPP)”, para la cual dispone de una dotación total de 1.850 mm de euros.

A través del PEPP, el Consejo de Gobierno puede realizar compras netas de activos en el marco del PEPP. Al menos hasta final de marzo de 2022 o hasta haber dado por superada la fase crítica del coronavirus.

Recuperación consistente de Europa después del 2022

El BCE adelantó en la primera semana de marzo compras a través del Programa por 11.900 millones de euros. Un monto inferior a la compra realizada en la última semana de febrero.

Un vocero del organismo atribuyó el descenso a factores estacionales. Principalmente el vencimiento de gran cantidad de bonos, lo que afectó el cumplimiento de las metas previstas por el BCE.

También los miembros del organismo deberán establecer previsiones frente a la inflación. Esta es una consecuencia natural en la estrategia de estímulo iniciada en los EEUU, pero que tiene implicaciones sobre toda la Europa unida.

Para este último escenario, lo ideal por parte de la Reserva Federal es usar el marco flexible en cuanto a expectativa de inflación prevé el BCU. La expectativa de recuperación para el escenario europeo empezará a ver resultados consistentes después del 2022.

El Banco Central que reúne a los miembros de la zona euro tiene entre sus responsabilidades fijar los tipos de interés y mantener la estabilidad en los precios. Y en este marco es donde conviene evitar que las medidas contra la inflación incrementen las tasas de manera inusual, algo que puede resultar contraproducente.

Desde comienzos de 2021 se estableció mantener sin variación el tipo de interés en operaciones de financiación. Igualmente, los depósitos y otros indicadores regulados por el ente. Con los tipos de interés bajo control, se esperaba mantener la inflación por debajo del 2%, a la espera de la evolución del escenario sanitario.

Industria presiona sobre plan frontera del carbono

En medio de esta controversia económica, la meta europea hacia la emisión cero emisiones carbono complica el escenario. Por parte de la Industria, se presiona a los legisladores de la UE para cambiar el plan de gravamen previsto sobre las fronteras de carbono.

El Parlamento votará un informe que conlleva imponer costos a las importaciones de bienes que excedan el nuevo margen establecido dentro del Plan de la UE, frente a la importación de bienes considerados contaminantes.

Desde Bruselas el propósito es protegerse de los competidores en donde las políticas flexibles permiten mayores emisiones, sin los costos que ello representa para la industria europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here