(Tiempo de lectura: 3 min)

La reciente decisión de la Unión Europea de implementar estrictos controles a la exportación de vacunas para el Covid-19 es “un problema”, de acuerdo con la descripción de un grupo de expertos.

En efecto, la Unión Europea ha tomado la decisión de restringir la exportación de estos fármacos y ha sido el blanco de fuertes críticas.

La decisión del bloque tiene relación con las serias dificultades de suministro por parte de los laboratorios que fabrican las vacunas hacia todos los países. Estos, a su vez, están transformando el tema en un “arma de diplomacia”.

Los expertos aseguran que la decisión de imponer restricciones en Europa, en cuyos países está buena parte de las fábricas de estos medicamentos, podría conducir a un colapso en el suministro mundial.

Más aún si otros países, fuera del bloque, decidieran imitar este ejemplo. 

Las vacunas están en el ojo de la tormenta

De acuerdo con Suerie Moon, una de las directoras del Instituto de Graduados del Centro de Salud Global en Ginebra, Suiza, “hay un riesgo real potencial muy grave ya que la Unión Europea, al tomar esta medida, podría provocar una cascada de decisiones similares en otras naciones”.

Moon habla de “riesgo de un colapso en el movimiento de vacunas a través de las fronteras”.

Lo describe como un riesgo de una gravedad similar a lo ocurrido a comienzos de 2020 cuando algunos países, incluidos los de la Unión Europea, bloquearon la exportación de algunos alimentos e insumos médicos en el inicio de las restricciones por el Covid-19.

“Sería desastroso”, según Moon.

Para la experta, el mayor riesgo es que otros países sigan el (mal) ejemplo y colapse la provisión de vacunas a nivel planetario.

Control a la exportación

La advertencia se genera luego de que la Unión Europea, en la última semana de enero, dijera que revisará el mecanismo de transparencia y autorización para la exportación de fármacos para prevenir el coronavirus. 

Habló de una medida diseñada para garantizar los “accesos oportunos” a la vacuna para el coronavirus a cada uno de los ciudadanos de Europa.

El bloque teme que los laboratorios vendan vacunas a países de otras regiones antes de entregarlos en los de la UE.

Si bien la UE dijo que no se trata de una prohibición a las exportaciones, lo cierto es que la decisión habilita a los países miembros a restringir la exportación de vacunas que se elaboran en Europa si advierten que los fabricantes de los medicamentos no han cumplido con los contratos de provisión hacia el interior del bloque.

La medida incluye a varios países fuera de la UE, pero dentro del continente europeo, como por ejemplo Serbia y Albania, y los países del norte de África que rodean el Mediterráneo. 

Para Moon, “hay demasiados países del mundo que dependen de la producción de la Unión Europea”.

Tensiones

La decisión del bloque generó tensiones con las empresas fabricantes, que son los laboratorios más grandes del mundo.

Pfizer, por ejemplo, dijo que había tenido que reducir temporalmente la producción de su producto, desarrollado en conjunto con la compañía alemana Bion Tech, para poder a optimizar su planta de producción en Bélgica.

AstraZeneca, en tanto, también advirtió que iba a entregar menos vacunas de las prometidas en Europa por dificultades en sus fábricas en los Países Bajos y Bélgica.

Estos problemas sumaron una fuerte presión en el interior de los países y, en especial, en el seno de la Comisión Europea, que ya estaba siendo criticada por su falta de celeridad para ordenar y aprobar vacunas.

La decisión de colocar restricciones a la salida de las vacunas en la UE fue analizada por el Gobierno del Reino Unido, quien también elabora vacunas de AstraZeneca.

Vacuna de Oxford y AstraZeneca

Es que la UE quiere que parte de la producción en UK se envíe a Europa desde las plantas británicas, lo que generó una disputa entre el laboratorio y el gobierno de Boris Johnson.

La situación se recalentó hasta el punto en que la Unión Europea llegaron a poner en duda el reciente acuerdo por el Brexit para impedir que los fármacos para el coronavirus –producidos en la UE– ingresen al Reino Unido a través de Irlanda del Norte.

Esto finalmente no ocurrió, aunque debió mediar la Organización Mundial de la Salud, que habló del temor al nacimiento de un “nacionalismo” relacionado con las vacunas.

Las restricciones, para Simon Evenett, un experto en comercio internacional de la Universidad de St Gallen, en Suiza, equivalen a abrir una “caja de Pandora” y podría generar consecuencias imprevistas.

Habló de la “poca claridad” en el estándar para autorizar las exportaciones de las vacunas para el Covid-19 no está claro y de las graves “decisiones arbitrarias”.

Vacuna Rusia Sputnik V

También advirtió que medidas como esa podrían extenderse a la cadena de insumos, ya que no todos son fabricados en Europa y que son clave para elaborar las distintas vacunas.

Para Evenett, estos escenarios agravarían el ya duro golpe del Covid-19 a los sistemas sanitarios en todo el mundo en general y a los de Europa en particular.

El especialista en transacciones transfronterizas dijo que el entorpecimiento de las cadenas de suministro de vacunas evitará que avance la tasa de inoculación, lo que generará muertes sin sentido.

Por otra parte, la recuperación económica será todavía más lenta. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here