(Tiempo de lectura: 3 min)

¿Acaso el mundo podría quedarse sin cobre? Eso es lo que parecen sugerir algunos analistas de materias primas como Michael Widmer de Bank of America. El estratega señala que los inventarios del preciado metal clave en la industria han retrocedido a niveles vistos hace 15 años.

El creciente déficit de cobre podría extenderse en los próximos años, impulsando su precio hasta los 20 mil dólares por tonelada en 2025, según los analistas. En la coyuntura actual con los inventarios agotados y la disminución de la oferta, es previsible que el cobre aumente a 13.000 USD la tonelada métrica en los próximos años.

Por otro lado, el director gerente del fondo de cobertura de EE.UU Livermore Partners, David Neuhauser, ha pronosticado que el cobre se convertirá en “el nuevo petróleo” de la era actual.

Solo hay cobre para tres semanas

Esta semana Michael Widmer reveló que las existencias actuales de cobre apenas alcanzan a cubrir unas tres semanas de demanda mundial. En un momento en que la economía global comienza a recuperarse y expandirse el déficit es claro.

El estratega de BofA dijo también que las previsiones para 2021 y 2022 son que el mercado del cobre tenga un mayor déficit y se produzcan más caídas de inventario. Argumenta que los inventarios en la Bolsa de Metales de Londres (LME en inglés), están cercanos a su punto límite.

Indicó Widmer que “los diferenciales pueden moverse violentamente”. Además, hay “un riesgo de retroceso, impulsado por un repunte en los precios cercanos, que puede aumentar”. El cobre registra el fenómeno del backwardation. Es decir que el metal se cotiza a un precio más alto en el presente que el mercado de futuros.

Existen precedentes de aumentos de la volatilidad de los precios como resultado de la caída de los inventarios. En el período 2006 – 2007, la escasez de níquel en los almacenes de la LME produjo un vertiginosa subida de los precios del metal rojo a más de un 300%.

Déficits recurrentes en los próximos años

El jueves a las 5:30 am hora de Londres, los precios del cobre subieron alrededor de $ 4.54 por libra. Esto es un 30% más durante la sesión.

Para Bank of America después de los déficits que se registrarán este y el próximo año, se espera que el mercado del cobre nuevamente se reequilibre entre 2023 y 2024. Pero pronostica que a partir de 2025 nuevamente se producirán más déficits con una consecuente reducción de los inventarios del metal.

Según el experto, durante esta coyuntura es fundamental el suministro de chatarra. En su pronóstico “el uso de chatarra en las fundiciones / refinerías podría aumentar de alrededor de 4.200t en 2016 a 6.700t en 2025”.

Widmer afirma que si los pronósticos de una mayor oferta de material secundario no se cumplen, “los inventarios podrían agotarse en los próximos tres años”. Esta situación daría lugar a una mayor volatilidad de los precios, que podrían llevar al precio del cobre más allá de los 20.000 dólares la tonelada o lo que es igual 9,07 USD la libra.

El ‘nuevo petróleo’ impulsado por la industria verde

El cobre es un metal clave en la fabricación de baterías para coches eléctricos y semiconductores.

La demanda actual del cobre no solo es impulsada por la recuperación económica que se observa en las economías más avanzadas. Este impulso viene estimulado por el papel fundamental que el cobre juega en estos momentos en la industria.

Hay dos sectores industriales de rápido crecimiento en estos momentos que demandarán cada vez más ingentes volúmenes de cobre. Las baterías de vehículos eléctricos y el cableado de semiconductores.

Para el fundador de Livermore Partners, David Neuhauser, durante la crisis pandémica los metales estaban recibiendo un viento de cola general debido a la debilidad del dólar más débil y la tendencia creciente hacia la creación y aumento de la infraestructura verde.

En abril, los precios de las materias primas subieron un 3%, elevando el índice mundial un 80% desde hace un año. En una nota emitida el miércoles, los analistas de materias primas de HSBC explicaron por qué la demanda de cobre sigue en aumento.

El cobre es el producto básico favorito

Destacaron que la demanda del metal está siendo respaldado por la inversión en electrificación. Las estrategias para reducir las emisiones diseñadas por los formuladores de políticas han servido para diversificar el uso del cobre.

Tanto así que la Livermore, el cobre es el producto básico favorito del mercado en estos momentos. “Creo que el cobre es el nuevo petróleo (…) durante los próximos cinco a 10 años, se verá tremendo con el potencial de $ 20,000 por tonelada métrica”, señaló Neuhauser.

Precisó el experto que hay empresas de pequeña capitalización muy sólidas cuyo potencial de producción masivo es muy alto. Son empresas con valoraciones muy atractivas,  en donde “Livermore podría generar un gran retorno de la inversión”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here