(Tiempo de lectura: 3 min)

El Banco Central Europeo (BCE) ve “muy probable” que los bancos de la eurozona tengan “pérdidas significativas” en los próximos ejercicios por los efectos generados por la Covid-19. La entidad supranacional europea ha emitido hoy un informe sobre la estabilidad financiera. La institución alerta que la pandemia “aumenta los riesgos” para la estabilidad financiera porque “amplía enormemente las vulnerabilidades ya existentes en el sector financiero, los gobiernos y las corporaciones”.

En su informe, el Banco Central Europeo considera que las medidas económicas tomadas por los gobiernos europeos han evitado el colapso del sistema. También admite que las entidades financieras se encuentran en una  situación de capitalización más robusta que en la crisis financiera de 2008. Sin embargo, el  BCE avisa que las entidades financieras “sufrirán más presión sobre su rentabilidad” debido a la “inmensa disrupción social y económica” que ha generado la Covid-19 en el funcionamiento de los mercados.

Por otro lado, el BCE también alerta que la situación actual está lejos de ser estabilizada, a pesar de las medidas de desescalada tomadas ya por algunos países. Y, en este sentido, no descarta que las entidades financieras puedan sufrir huídas de capital de algunos fondos de inversión, así como el incremento de algunos precios.

Y otro elemento que preocupa a la organización bancaria es la elevada deuda pública contraída por los Estados miembro de la Unión Europea. Una deuda pública que podría llegar al 100% del PIB en el sí de la eurozona, prácticamente doblando al existente hace una década. En este sentido, el BCE alerta que la situación puede desencadenar “revaloraciones del riesgo soberano” e incrementar las presiones en países vulnerables.

La Covid-19 supondrá una de las mayores contracciones de la historia reciente de Europa

Así pues, las advertencias del BCE del impacto de la Covid-19 en el sistema económico de la eurozona no se limitan solo a los bancos. De hecho, en el informe, el Banco Central Europeo considera la pandemia producida por la Covid-19 como “una de las contracciones económicas más pronunciadas en la historia reciente de Europa”. Las propias medidas tomadas por el BCE, con una política fiscal laxa y una política monetaria expansiva pueden haber evitado el colapso, pero supondrán también consecuencias para los bancos.

“Será necesario abordar las repercusiones de la pandemia en las perspectivas de rentabilidad bancaria y las finanzas públicas a medio plazo para que nuestro sistema financiero pueda continuar apoyando la recuperación económica”, ha asegurado el vicepresidente del BCE, Luis De Guindos, en declaraciones recogidas por Europa Press.

En este sentido, la institución alerta que “si las medidas tomadas a nivel nacional o europeo se consideran insuficientes para preservar la sostenibilidad de la deuda, la evaluación por parte del mercado del riesgo de predominación podría incrementarse”. Ante esta afirmación, el BCE hace un claro llamamiento a la implementación de políticas de  austeridad de cara a rebajar el nivel de deuda de ciertos estados.

El gobierno español restringe que la banca pueda repartir dividendos hasta octubre

Y una de las principales preocupaciones de los gobiernos estatales y el Banco Central Europeo pasa por una pérdida de liquidez por parte de los bancos que pueda afectar al funcionamiento de la economía de la eurozona. En este sentido, el BCE ya se pronunció en abril recomendando a los bancos que no repartieran dividendos, al menos, hasta el primer trimestre de 2021.

En este sentido, hoy el gobierno de España ha anunciado una restricción para la repartición de dividendos del sector bancario. La medida, anunciada hoy por la ministra de Hacienda y portavoz del gobierno, María Jesús Montero, limita a los bancos repartir dividendos hasta el 1 de octubre de 2020. Con esta medida, el gobierno asegura seguir las recomendaciones del BCE para blindar la liquidez del país y asegurar la capacidad de los bancos de conceder créditos a empresas y particulares.

De hecho, hasta la fecha las cuatro principales entidades bancarias de España (Santander, BBVA, Sabadell, Bankia y Caixabank) habían insinuado un cambio de política en el reparto de dividendos, siguiendo así las recomendaciones del BCE. Sin embargo con la medida anunciada hoy se garantiza la obligación de los bancos de mantener en sus arcas altos niveles de liquidez.

Durante el anuncio de la medida, Montero también ha asegurado que la norma también establecerá un incentivo a las moratorias de los préstamos hipotecarios y no hipotecarios, la cual ampliaría las personas que se podrían beneficiar de eventuales aplazamientos en el pago de créditos.

El 60% de empresa s del IBEX revisan el repartimiento de dividendos por la Covid-19

Pero la apuesta de congelar o disminuir el reparto de dividendos de las corporaciones no se produce únicamente en el sector bancario. Así, 21 compañías que conforman el IBEX 35 (el 60% del total) han decidido modificar o cancelar directamente el reparto de dividendos a sus accionistas. Entre ellas, se encuentran las cinco entidades bancarias, que se ven obligadas por el decreto del gobierno español.

Pero también encontramos compañías como Repsol ha cancelado su programa de recompra de acciones y Mapfre está sospesando cancelar cualquier reparto hasta 2020. Por otra parte, Telefónica ha optado por el scrip dividend (retribución en acciones) para evitar la descapitalización de la compañía. Las compañías del sector turístico también han cancelado por completo el reparto de dividendos a sus accionistas. Es el caso de IAG, Meliá Hotels, Amadeus y Aena.

Por el contrario, compañías menos afectadas directamente por la Covid-19 como Viscofan, Grifols o Siemens Gamesa ya han confirmado que sí repartirán dividendos durante el 2020. En estos casos, es posible que algunos pagos se realicen ya en el mes de julio, a pesar de las recomendaciones del Banco Central Europeo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here